Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Pesetas

Franco retiró una serie de pesetas por coquetería

Hasta Filatelia y Numismática Orreaga, regentada por Mikel Zuazu, acuden todas las semanas clientes con pesetas con intención de cambiarlas

Ampliar Mikel Zuazu Amezketa, tercera generación en Numismática Orreaga, con  una serie de monedas en pesetas
Mikel Zuazu Amezketa, tercera generación en Numismática Orreaga, con una serie de monedas en pesetasJ.A. Goñi
Actualizado el 09/01/2022 a las 10:59
Aunque haya vencido la prórroga de canjeo por euros, fijada hasta el pasado 30 de junio, Filatelia y Numismática Orreaga recibe en Pamplona “todas las semanas a algún cliente que acude con pesetas”. Lo dice su actual administrador, Mikel Zuazu Amezketa, quien a sus 31 años es tercera generación en un establecimiento abierto por sus abuelos en 1975.
Aunque hace dos décadas que dejó de estar en curso, aún siguen apareciendo pesetas en rincones olvidados del hogar, observa el experto. Días atrás, un joven solicitó sus servicios de escrutador de divisas. “Se presentó con una mochila llena de monedas, muchas de ellas pesetas, pero también con libras esterlinas, entre otras”.
Hay una precisión por su parte para aclarar qué monedas fuera de curso, incluidas pesetas, son aceptadas. Su valor se mide por si están bien o mal conservadas -“el precio puede multiplicarse por 20 o más”-, pero, por encima de todo, por su carácter singular bajo la perspectiva de un coleccionista. “Hay pesetas acuñadas con el perfil de Juan Carlos I que ya no cogemos, porque tenemos un gran stock”, apunta.
Ahora bien, si es el caso de alguna serie buscada por ser única o de alguna pieza para completar una colección, la cosa cambia. Como señala, “el valor de una peseta varía desde los cinco céntimos hasta los 5.000 euros que se pueden llegar a pagar por una de 1884 de Alfonso XII. De ésas quedan pocas”. Sin caer en la desmesura, afirma que incluso podría llegar en el mercado numismático a los 7.000 euros.
Otro objetivo cotizado y codiciado por aficionados es el modelo que se acuñó en 1945 por primera vez con el busto de Francisco Franco. Aunque estuvo en curso hasta 1975, lo curioso del caso es que el dictador ordenó retirarlo tan pronto como se puso en circulación. Si lo hizo fue por un detalle de coquetería: “El busto salía con un pequeño chichón en la nuca”. Se salvaron 100 unidades, que son hoy buscadas por coleccionistas.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE