Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Salud

Por qué Navarra lidera la incidencia de casos de covid, según el epidemiólogo Pedro Gullón

La capacidad de detección y el tipo de actividad económica y social pesan más que el clima

Ampliar Durante el curso pasado, se practicaron 34.042 PCR y 10.769 test de antígenos a alumnos y profesionales de la Universidad de Navarra
Durante el curso pasado, se practicaron 34.042 PCR y 10.769 test de antígenos a alumnos y profesionales de la Universidad de NavarraCalleja
Publicado el 05/01/2022 a las 06:00
El epidemiólogo Pedro Gullón explica por qué cree que Navarra lidera la incidencia de casos: por su capacidad de detección y el tipo de actividad económica y social. No cree que sea decisivo el clima.
¿Tiene alguna explicación que Navarra esté siendo la peor en incidencia de casos, incluso comparada con el resto de Europa? Y no sólo en esta ola, ha ocurrido antes, aunque ahora la diferencia es ya abismal.
Hay dos cuestiones que podrían explicarlo. La primera es la altísima capacidad de detección que ha tenido Navarra y que otras comunidades no han tenido. Se ve que es la que tiene más incidencia de casos, pero no es la que tiene más hospitalizados, donde está incluso por debajo de la media. Y no es una población que sea menos vulnerable, no es la comunidad más joven de España, para nada, está un poco por encima de la media de edad.
¿Y qué otro factor a su juicio puede estar influyendo?
Luego por otro lado también puede ser que las propias condiciones que tienen Navarra o el País Vasco, que le ha ido acompañando en la alta incidencia, pueden hacer que se transmita el virus con más facilidad, me refiero al tipo de actividad económica, el tipo de socialización... Hay gente que ha hablado del clima, pero eso no explica todo porque otras comunidades con un clima similar no han tenido esa incidencia.
El alto número de contagios desbordó al departamento de Salud del Gobierno navarro, que cambió el protocolo y ahora centra las pruebas en personas con síntomas severos o personas vulnerables y no hace las labores de rastreo de antes. ¿Qué le parece?
Estamos cambiando de modelo de vigilancia epidemiológica. Cuando las incidencias son más bajas, una de las estrategias de control que usamos es aislar a los casos positivos e intentar cuarentenar o controlar con pruebas a los contactos estrechos. Cuando tenemos una incidencia desbordada eso no es posible, porque tendrías a casi todos los trabajadores esenciales sin poder trabajar y la sociedad no podría funcionar. Aparte, ningún servicio sanitario tiene capacidad de hacerlo. En ese sentido me parece que está siendo una estrategia de supervivencia, centrada en los casos más graves e intentando dejar un poco más apartado el seguimiento individualizado de los casos leves y de contactos hasta momentos con menor incidencia. O incluso ya veremos si forma parte de cómo se aborde esta enfermedad en el futuro, si nos acercamos más a cómo se vigila una gripe que a cómo se vigilaba la covid. En ese sentido va también la reducción de aislamientos de 10 a 7 días, intentando disminuir el impacto social que tienen.
¿Eso no tendría que haber estado acompañado de medidas que facilitasen que los ciudadanos puedan tener acceso a los test de antígenos en cantidad y en precio, algo que no ha sucedido?
Depende del abordaje que queramos hacer. Si queremos seguir teniendo el mismo, es decir, detectar todos los casos, aislar a todos durante siete días, sí, eso debe ir acompañado de que los test sean accesibles, de que eso esté integrado con la red de vigilancia epidemiológica bien, que se puedan agilizar las bajas de los positivos y que puedan ellos mismos reportarlas sin pasar por el médico de atención primaria. Mientras sigamos con el sistema de vigilancia intensivo todo eso es estrictamente necesario. Ahora, con perspectiva más a largo plazo, va a haber un momento en el que vamos a dejar de vigilar todos los casos de covid, porque se ha visto que con incidencias tan altas es insostenible.
Pero todavía no parece que haya llegado ese momento.
Mientras continuemos con la filosofía de abordar todos los casos, habría que controlar los test de farmacia para no darlos a demanda, sino cuando se necesite: a quien tenga síntomas y a los contactos. No tiene sentido que unos los repartamos con unos criterios a personas graves y otros los dejamos al mercado, o directamente se dé uno por persona. Si creemos que son necesarios, deben ser gratuitos y para quien los necesite.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE