Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Galardón

Medalla dorada y rojilla

Osasuna, reconocido por "su capacidad de hacer comunidad"

Actualizado el 04/12/2021 a las 09:13
Ya subió con lágrimas en los ojos por las escaleras que accedían al estrado donde iba a tener lugar la entrega. “Lo siento, no puedo evitarlo, ya me conocéis”. El día de ayer fue uno de los más importantes de un club centenario y bregado en mil batallas, deportivas y no tan deportivas, al serle otorgada la Medalla de Oro de Navarra. Pero también lo fue para su presidente, Luis Sabalza, que pronunció un potente discurso en el que hubo parones, palabras entrecortadas y hasta una disculpa. El mandatario osasunista era emoción viva y lo contagió al público asistente, integrado por componentes del club que preside, autoridades y patrocinadores.
El Patio Isabelino de la sede del Departamento de Cultura y Deporte en Pamplona, situado en la calle Navarrería, se llenó de osasunismo. Por la entidad premiada, acudieron, entre otras personalidades: los directivos en pleno, incluido el nuevo integrante de la junta, Manuel Piquer, junto a sus parejas; el director general, Fran Canal; el secretario técnico, José Antonio Prieto, Cata; el director deportivo de Osasuna Femenino, Tito Iribarren; la entrenadora Kakun Mainz; las capitanas Mai Garde y Leyre Fernández; el entrenador del juvenil de División de Honor y ex capitán, Miguel Flaño; otro que lució el brazalete, Patxi Puñal, ahora en el organigrama de Tajonar; veteranos como Patxi Iriguíbel y Javier Bayona; y el presidente del CD Xota, José Antonio Arregui, Tatono, que fue quien propuso la candidatura de Osasuna para serle otorgada la máxima distinción de Navarra, como así se decidió el 17 de noviembre.
JUAN PÉREZ, EL ÚNICO JUGADOR
¿Y el primer equipo masculino? No apareció. Sólo acudió un jugador, Juan Pérez. El portero oscense representó a la plantilla en solitario. ¿El motivo? Osasuna había disputado el partido de Copa del Rey ante el San Agustín del Guadalix el jueves por la noche y llegó a Pamplona a las dos y media de la madrugada, por lo que la sesión de entrenamiento, programada a las 10:30, se retrasó a las 12. De esta manera, mientras el equipo salía a entrenar en Tajonar, se iniciaba el acto institucional en el que debían ser premiados. No hubo ni jugadores ni componentes del cuerpo técnico, lo que quitó lustre al evento en Navarrería.
La emotividad del discurso de Sabalza enseguida impregnó a los asistentes. Miguel Flaño, Kakun Mainz y Juan Pérez reconocieron haber sentido algo muy especial en ese momento. Sabalza recogía la medalla de manos de María Chivite y, a pesar de la mascarilla y las gafas, se le veía llorar. A duras penas, pudo trazar un discurso en el que fue agradecido con las otras candidaturas, honró los orígenes, fue descriptivo con la filosofía histórica del club y el sentimiento de pertenencia, equilibrado en la memoria de los que sufrieron represalias, orgulloso de la progresión de la sección femenina y de los proyectos sociales y, también, reivindicativo.
Porque así fue. Sabalza aprovechó que tenía delante a la plana mayor del Ejecutivo, al alcalde, Enrique Maya, al presidente del Parlamento, Unai Hualde, y a diversos representantes políticos para solicitar un mayor acercamiento, en clara alusión a términos económicos.
ASPACE Y GIL JAURENA
Los nombres de las otras dos candidaturas a la Medalla de Oro, Aspace y el cirujano cardíaco Juan Miguel Gil Jaurena, surgieron pronto de la boca de Sabalza, a quien en sus agradecimientos iniciales se le enrolló la mascarilla con las gafas, al quitársela para hablar. Quería el presidente expresar su respeto, desde la modestia, a la elección de Osasuna: “Las otras dos candidaturas tenían un mérito encomiable. No hay comparación, porque no hay más merecimiento que quien ayuda a quien más lo necesita”. Las palabras de Sabalza, que pidió un aplauso para Aspace y Gil Jaurena, fueron saludadas con una gran ovación.
“Es un honor que asumo en nombre de directivos, jugadores, entrenadores, socios y afición -dijo Sabalza-. Recuerdo a aquéllos que el 24 de octubre de 1920 en el Café Kutz fundaron Osasuna, un club que nació para unir y disipar las discrepancias de personas de distinta ideología. El carácter apolítico de Osasuna le ha convertido en un símbolo para toda Navarra, que es una tierra de convivencia próspera donde es un privilegio vivir. Osasuna es un hilo que cose Navarra de Norte a Sur y de Este a Oeste. Es un gol que abraza a personas de todas las razas y religiones. Es la niña que pide un balón al Olentzero o a los Reyes Magos. Está en el recuerdo de padres y abuelos. Es una familia que siempre acoge con los brazos abiertos a cualquiera que quiera pertenecer a ella”, expresó con voz entrecortada Sabalza.
RECUERDO A LAS "VÍCTIMAS DEL ODIO"
El presidente del club rojillo no sólo se refirió a las bondades de los 101 años de Osasuna, sino también a las dificultades y décadas duras. “Durante tiempos a habido peligros y no me quiero olvidar de los osasunistas que han sido víctimas del odio, como los que fueron asesinados o represaliados en la Guerra Civil o los que en democracia fueron asesinados por el terrorismo. Ojalá encontremos puentes y vínculos que nos unan”, deseó Sabalza.
Épocas oscuras del pasado y otras más recientes de las que Osasuna ha sabido sobreponerse y que también abordó el dirigente rojillo. “Con sus valores de humildad, esfuerzo y tesón, ha mirado a los ojos a los poderosos. Como un pequeño reino resistió ante grandes amenazas. Ahora somos un club de socios entre otros que pertenecen a magnates y estados”, apuntó.
El momento reivindicativo llegó a continuación, cuando Sabalza se dirigió a las autoridades: “Tenemos que cuidar a Osasuna con cariño, porque además aporta una cantidad ingente a las arcas forales y es una fuente de enriquecimiento. Tenemos que acercarnos más a las instituciones. Tengo la sensación de que en otras comunidades hay un mayor entendimiento. Espero que hoy sea el inicio de ese acercamiento”, solicitó el presidente.
Los gaiteros de Tudela, junto a los de Fustiñana, Ablitas, Marcilla, Pamplona, Calahorra, Baigorri y Valle Salazar, han entonado el himno de Navarra en el quiosco de la plaza de los Fueros de la capital ribera, con motivo de la celebración, este 3 de diciembre, de la festividad de San Francisco Javier, Día de Navarra.
Gaiteros entonan el himno de Navarra en TudelaBlanca Aldanondo
No se olvidó, en la conclusión, de felicitar al club por la integración y progresión de Osasuna Femenino y de sus proyectos sociales, como Osasuna Genuine.
“Sin Osasuna, Navarra sería diferente”, dijo Sabalza antes de romperse por completo y tener que parar. Pidió disculpas y fue ovacionado. “Ya me conocéis, no lo puedo evitar”. No pudo. “Ojalá Osasuna y Navarra caminen juntos hasta la eternidad. Viva Navarra, Gora Navarra, Aúpa Osasuna”, selló el presidente.
“ALGO MÁS QUE UNA INSTITUCIÓN"
En su intervención, la presidenta de Navarra, María Chivite, resaltó en el acto central del Día de Navarra la “capacidad de hacer comunidad, de construir en común” de Osasuna, al que se reconoce su “gran arraigo social, que es para la sociedad algo más que una institución deportiva”.
Para Chivite, Osasuna es “un club que une, que vertebra, que contribuye a la convivencia entre generaciones y que integra la pluralidad y la diversidad”. “Osasuna es mucho más que fútbol, mucho más que competición. Sois una manera de sentir, emoción, sentimientos y valores en positivo”, añadió la presidenta.
LA LABOR SOCIAL Y EL FEMENINO
En la misma línea que Sabalza, declaró que “ser de Osasuna es un sentimiento que trasciende ideologías, edades, procedencias. Ser de Osasuna une”. Chivite quiso mencionar la labor social que realiza a través de la Fundación, destacando “el torneo interescolar en el que chicas y chicos pueden jugar conjuntamente, el impulso al fútbol femenino o la contribución a una sociedad inclusiva con los equipos integrados por personas con discapacidad intelectual”.
La presidenta deseó a Osasuna “éxitos deportivos” y que siga teniendo “la capacidad de unir”. “El rojo de Osasuna es el rojo de la bandera de Navarra, la que nos une y es símbolo de un proyecto común que día a día construimos todas y todos. Porque nuestra comunidad está construida por sólidos valores y por una convicción de que solo en común se mejora y progresa”, concluyó Chivite.
Un día de celebración en la calle Navarrería, mientras el equipo preparaba el partido ante el Levante.
volver arriba

Activar Notificaciones