Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Curso 2021-2022

15.400 alumnos universitarios inician las clases en Navarra

Unos 4.390 estudiantes empezaron este miércoles su primer año en los campus de la Comunidad

  • Paloma Dealbert
Publicado el 02/09/2021 a las 06:00
A los cerca de 15.400 estudiantes de grado de la Universidad de Navarra y la Universidad Pública de Navarra que empezaron este miércoles por la mañana el curso los recibió una tromba de agua y una coreografía de relámpagos. Aunque este año se ha dado un paso más hacia la vieja normalidad y en los campus se apuesta por la presencialidad como criterio general y siempre que la situación sanitaria lo permita.
Pero la jornada fue especial, sobre todo, para quienes iniciaron una nueva etapa académica. Los cerca de 2.341 -las matrículas de los dos centros todavía se encuentran abiertas- que lo hicieron en la Universidad de Navarra conocieron a los primeros del total de profesores que tendrán a lo largo del año académico.
A los 2.045 de la Universidad Pública de Navarra se les convocó para una charla, divididos por titulaciones. Recibieron información sobre las instalaciones, las tarjetas universitarias y la dinámica de sus estudios. También pudieron conocer la oferta cultural y deportiva en unos estands al aire libre y dos food trucks -furgonetas en las que se vende comida- que se instalaron entre el edificio de las clases, el Aulario, y la biblioteca. Estos puestos solían instalarse cada año en la jornada de bienvenida, pero su montaje no se organizó en 2020 con motivo de la pandemia. A lo largo de hoy, el resto de matriculados en los grados, 5.522 por ahora, retomarán sus estudios.
La distancia de seguridad interpersonal en la UPNA se ha reducido a 1,2 metros, como establece el Ministerio de Universidades. En la UN prosiguen los 1,5 metros estipulados para el curso pasado, aunque por lo demás los dos centros mantienen medidas similares. La Universidad Pública de Navarra no reduce los aforos de la biblioteca, por lo que su uso se regulará con las mismas normas que el año pasado.
Ambas universidades serán escenario del proceso de vacunación para estudiantes de otras comunidades o del extranjero. En el polideportivo del campus de Arrosadía se inoculará los fármacos -segundas dosis o pauta completa- a alrededor de 50 alumnos de intercambio, así como a un centenar de nacionales, según informó la vicerrectora de Estudiantes, Empleo y Emprendimiento, Cristina Bayona Sáez. El centro ha recibido a 101 alumnos de programas de movilidad internacional. La UPNA, recordó Bayona, no llevará un registro del porcentaje de vacunación en la comunidad universitaria.
En la Universidad de Navarra, en la que se han inscrito 7.900 personas este año para cursar un grado en Pamplona, la administración de las vacunas empieza este viernes, 3 de septiembre, con 456 personas. En total, 962 han solicitado este servicio que se llevará a cabo en el Centro de Simulación Médico del el edificio de Ciencias, y en el que la UN aportará la logística.
El centro envió al alumnado un formulario para aportar el certificado vacunal de forma voluntaria el viernes pasado. De las 3.971 respuestas recibidas en el primer día, un 63,4% de los estudiantes contaba con la pauta completa, un 11% tenía previsto ponerse la segunda dosis o la pauta completa en la sanidad pública; un 23% se iba a poner la vacuna en la UN; y un 1,4% no estaba vacunado ni tenía intención de recibir el fármaco por el momento.
El centro universitario proporciona a su comunidad la posibilidad de someterse a las pruebas PCR de manera gratuita. El 26 de septiembre se instaló un dispositivo en una caseta situada en el Área de Ciencias, entre el edificio Los Castaños y el edificio de Investigación, para este fin.

Las vacunas dan seguridad a los alumnos de la UN

Un aguacero acompañó este miércoles a los estudiantes en su camino al edificio de Ciencias de la Universidad de de Navarra, conocido como el Hexágono. Ya a cubierto, se concentraron en la puerta pequeños grupos de alumnos con la mascarilla puesta que se reencontraban después de tres meses y con los que apenas se conocían de unos días o unas horas.
La llegada de las vacunas y la continuidad de las medidas de prevención del centro educativo han desplazado el temor que pudo provocar el coronavirus en el inicio del año curso pasado. Sara Michelena López, gallega de 18 años, descartó la palabra ‘miedo’: “Como aquí son profesionales -manifestó mientras señalaba hacia la facultad- confío bastante”. Michelena empezó ayer Farmacia Internacional y se alegraba de tener clases presenciales. Como el pamplonés Jonathan Mena Solórzano, la chica admitió estar “con ansias de empezar” la nueva etapa. “Estoy vacunado, si en el campus se aseguran las distancias me sentiré seguro”, indicó Mena.
Francisco Prats Hueso, natural de Alicante, añadió que se sentía “tranquilo” con las medidas, en las que veía “mucha prudencia”, aunque “por el momento” no se vacunará. A este joven de 18 años le preocupaban los rumores sobre sus estudios, el doble grado en Farmacia y Nutrición: “Me han dicho que es más difícil que Medicina”. En otras facultades se respiraba alivio por la vuelta de la presencialidad para todas las clases.
“A ver si se puede explicar más todo y nos llevamos menos tabajo para casa”, deseó Ana Percaz Tina. Para la pamplonesa se trata del primer curso univerisitario en el que compartirá aula con todos sus compañeros a la vez. El año pasado, en 1º del doble grado en Relaciones Internacionales y Derecho, tuvo que alternar la asistencia al edificio Amigos con el seguimiento virtual de las clases. Una experiencia que los 565 nuevos alumnos de las facultades de Derecho, Económicas e ISSA no conocerán si la situación sanitaria se mantiene en buenas cifras.
Raúl Sánchez Irurita y Álvaro Vila Sagaseta de Ilúrdoz pudieron descubrir la vida del campus previa a la pandemia. Este es su tercer año en la UN. Vila, estudiante de Magisterio Primaria señaló que tenía “muchas ganas” de ver a sus amigos de la universidad. “Con todo el mundo vacunado, el que se contagie es por descuido”.
La Facultad de Educación y Psicología les envió un correo para anunciarles que, al menos durante septiembre, y es probable que hasta enero, se mantendrá el sistema de semipresencialidad del curso pasado. “Online se aprovecha menos”, lamentó Vila. “Pero es lo que hay porque si no volveremos a estar como hace unos meses”, añadió Raúl Sánchez, alumno de Magisterio y Pedagogía.
Para Pablo Gómez Arroqui, el avance de la vacuna es una oportunidad para “volver un poquito a la normalidad”, y alabó la gestión del centro universitario. Estudiante pamplonés de 4º de ADE y Derecho, descarta el miedo al coronavirus: “Yo lo pasé hace un mes y tengo fecha para la vacuna a finales de septiembre”.

Animación y hechos a la mascarilla en la UPNA

El segundo año con restricciones sanitarias y un cielo encapotado no estropearon el ambiente de la explanada que se encuentra entre el Aulario y la biblioteca de la Universidad Pública de Navarra en Pamplona. Una carpa cubrió los estands con la oferta de actividades extracurriculares de este curso. Dos funciones de microteatro y una exhibición de deporte recibieron a los alumnos de primer curso al salir de la charla sobre sus titulaciones y la vida universitaria. Luis Martínez Gómez llevaba en el campus menos de dos horas cuando se acercó a los puestos. Matriculado en el programa internacional de doble grado de Derecho y ADE, se mostraba feliz por el inicio de sus estudios: “No creía que me iba a dar la nota de corte, pero tuve suerte. Cuando me enteré me alegré mucho”. Ya vacunado, resaltaba que no notaría mucha diferencia con sus clases del curso anterior. “Si hubiéramos empezado con las mascarillas este año, me hubiera parecido raro, pero ya estoy acostumbrado”, aseguró.
Los fármacos contra la covid-19 han aportado tranquilidad. Fabio Pérez Guevara, vecino de Pamplona de 1º de Ingeniería en Tecnologías de Telecomunicación, señaló que las aulas que había visto eran más grandes que las de su instituto. Un argumento similar al de Carlos Yunquera González, de San Adrián. Yunquera admitió estar “emocionado” por empezar ADE y Derecho, pero hasta que no avanzase el semestre y comprobar la carga lectiva real, no se iba a decantar por ninguna actividad extra. Al igual que Ane Li Ros, del programa internacional de Telecomunicaciones, aunque la tentaron los deportes. María Goicoechea Elío hizo suyas las palabras que les dirigieron los integrantes del plan de mentoría. “Nos han dicho que es normal suspender alguna asignatura, pero que no se nos acumulen. Y que vayamos tranquilos”, relató la alumna de 1º de Ingeniería Informática.
“Estoy un poco nerviosa porque no sé qué esperarme de la carrera”, alegó Sara Vázquez Cebrián. La pamplonesa solicitó Psicología, pero la nota de corte se elevó este año y entró en Trabajo Social. “Parece un campus grande en el que puedo conocer a mucha gente”, destacó.
volver arriba

Activar Notificaciones