Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Crimen de Cáseda

La abogada del padre del crimen de Cáseda afirma que nunca tuvo intención de matar a nadie

La letrada ha señalado que las dos escopetas y armas blancas que había en el coche en el que fue a Cáseda "se encontraban allí por simple costumbre"

En primer término, los abogados de los acusados por el crimen de Cáseda y, detrás, los tres procesados.
En primer término, los abogados de los acusados por el crimen de Cáseda y, detrás, los tres procesados.
  • Efe. Pamplona
Actualizado el 24/05/2021 a las 15:54
La abogada del hombre acusado de efectuar los tres disparos de escopeta que terminaron con la vida de un padre y sus dos hijos en Cáseda en septiembre de 2018 ha afirmado que el procesado nunca tuvo intención de matar y ha considerado que se trata de tres delitos de homicidio y no de asesinato.

La letrada, tras trasladar su pésame a las familias de los fallecidos, ha asegurado en la primera sesión del juicio que se celebra en la Audiencia de Navarra que "los hechos son muy claros" y es que su defendido, Juan Carlos padre, "preocupado por la situación que atravesaba el matrimonio" de su hija Amparo con Julián fue a Cáseda "para hablar con ambos", no para agredirles.

En ese sentido, ha señalado que las dos escopetas y armas blancas que había en el coche en el que fue a Cáseda con dos de sus hijos, Juan Carlos y Emilio, "se encontraban allí por simple costumbre, una costumbre errónea", pero que era "habitual" en un cazador.

La letrada, quien ha apuntado que "el fatal desenlace no estaba premeditado", ha resaltado que el padre "en ningún momento pensó en atentar contra la vida de las personas", pero "las circunstancias del momento le llevaron a ello".

En este sentido, ha considerado que el padre actuó "con su conciencia nublada, bajo la circunstancia atenuante del arrebato", así como la de confesión a la policía, no así la de reparación del daño, ya que, si bien intentó vender su vivienda, "la acusación torticeramente lo impidió".

La abogada ha entendido que en este caso hay tres delitos de homicidio, con las atenuantes de estado de arrebato y confesión, y ha pedido cinco años de prisión por cada uno de los tres delitos.

Por su parte, la defensa de Juan Carlos hijo ha subrayado que en el juicio demostrará que el joven es "una persona injustamente acusada, que ni siquiera debería estar aquí sentado".

Juan Carlos, ha manifestado, "no disparó a nadie, no animó a nadie a disparar", ya que el grito "dispara, dispara" que habría proferido según la acusación "es totalmente falso, eso es un invento".

El letrado ha comentado que el joven "tampoco pudo evitar que su padre disparase" y "ni siquiera vio a su padre coger el arma".

El abogado de su hermano Emilio, quien ha pedido su libre absolución, ha defendido "la inexistencia de una actuación delictiva" en su cliente y ha opinado que "los dos hermanos están aquí de una forma completamente innecesaria".
volver arriba

Activar Notificaciones