Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Foro 'DN en vivo'

Las residencias afrontan ahora remediar el daño mental y físico derivado de la covid

Directores de residencias y la responsable de la Agencia de Autonomía hablaron de lo vivido, de la vacunación y del futuro

Foro Dn En Vivo sobre residencias de mayores.
Foro Dn En Vivo sobre residencias de mayores.
Intervienen en el debate el director de la Casa Misericordia de Pamplona, Jesús Cía; el director general de Solera Asistencial, Borja Macaya; la directora de la residencia de mayores Virgen de Jerusalén de Artajona, Yaquelín Maestre; y la Directora Gerente de la Agencia Navarra de Autonomía y Desarrollo de las Personas, Inés Francés.
Diario de Navarra
De izquierda a derecha, Borja Macaya (director de Solera Asistencial con residencias como La Vaguada y Torre Monreal), Jesús Cía (director de la Casa de la Misericordia de Pamplona), Inés Francés (directora de la Agencia Navarra de Autonomía y Desarrollo de las Personas) y Yaquelín Maestre (directora de la residencia Virgen de Jerusalén de Artajona).  Los participantes sólo se quitaron la mascarilla en el momento de hacerse la foto.
De izquierda a derecha, Borja Macaya (director de Solera Asistencial con residencias como La Vaguada y Torre Monreal), Jesús Cía (director de la Casa de la Misericordia de Pamplona), Inés Francés (directora de la Agencia Navarra de Autonomía y Desarr
Actualizada 20/02/2021 a las 10:09

Dos meses o más encerrados en una habitación para evitar enfermar o contagiar a otros y casi un año con visitas a cuentagotas de hijos y nietos, pero también viendo cómo mueren muchos compañeros, con el miedo a ser el siguiente y prescindiendo de cosas tan mundanas como un paseo por la calle o un café en la terraza de un bar. Los mayores de las residencias han sido, sin duda, los grandes sufridores de la pandemia y, ahora, con el proceso de vacunación ya finalizado, encaran una primavera con una renovada ilusión por recuperar “vida perdida”. Las residencias ven en la vacunación una baza importante para dejar de ser “islas” en la sociedad” y afrontar con mayor brío la recuperación de la salud mental y física de los mayores.

Así lo expusieron este jueves en el foro DN en vivo organizado por Diario de Navarra la responsable de la Agencia Navarra para la Autonomía y Desarrollo de las Personas (ANADAP), Inés Francés, y tres directores de residencias: Jesús Cía (Casa Misericordia de Pamplona), Yaquelín Maestre (Virgen de Jerusalén de Artajona) y Borja Macaya (Solera Asistencial con residencias como La Vaguada o Torre Monreal).

Los cuatro expertos reflexionaron durante una hora sobre lo vivido en sus centros durante la primera ola, pero también sobre los retos que abre la era post-vacunación y también sobre el modelo asistencial hacia el que se encamina la atención a la tercera edad, con unidades de convivencia más pequeñas.

Pero, en medio, los expertos no pasaron por alto los daños colaterales que la pandemia ha ocasionado a un colectivo que suma unos 5.800 mayores de 71 centros residenciales. “Hay problemas de tristeza, de desesperanza, de dificultades para la movilidad, no sólo entre quienes han padecido la covid, sino por la limitación de relaciones y actividades. Es una realidad que tendremos que afrontar y empezar a subsanar, aunque los centros ya están en ello en la medida de lo posible”, afirmó Inés Francés.

Ahora, con la vacunación, los centros se preparan para ofertar más actividades que mejoren la salud física y mental de los residentes, amén del trabajo que ya hacen profesionales como los fisioterapeutas. Se les ha limitado sus relaciones a círculos muy pequeños para protegerles. Ahora, llega el momento de relacionarse con más gente, de salir del recinto del centro y comer con una hija o un amigo, todo bajo medidas de seguridad. “La covid, sobre todo, ha cambiado las relaciones que tienen los residentes entre sí. Eso les ha hecho mucha mella. Están cansados de ver las mismas caras”, indicó la directora de la residencia de Artajona, Yaquelín Maestre.

Personas en lista de espera para entrar en residencias rechazaron plazas

 

Si en algún momento tembló la voz a los directores de residencias invitados fue al recordar escenas vividas en la primera ola, durante los sombríos meses de abril y mayo. “No había medios. No había equipos de protección, los protocolos no eran los correctos y no había cribados masivos de PCR. Pero hubo cosas positivas, la implicación de los profesionales ha sido enorme. Hemos visto verdaderos ejemplos de heroísmo”, rememoró Jesús Cía, director de la Casa de la Misericordia, la mayor de Navarra con 500 residentes.

“Lo más problemático era gestionar bajo la presión de la incertidumbre, tomar decisiones en ese escenario en el que había tantas incógnitas”, apuntó el director de Solera Asistencia, Borja Macaya.

“Fuimos de los primeros centros en contagiarse en Navarra. No se conocía que una persona podía ser asintomática y sus consecuencias. Hemos aprendido muchas cosas con la evidencia, con lo visto en el día a día”, agregó la directora de la residencia de Artajona, Yaquelín Maestre. Todo ellos agradecieron la comprensión y el apoyo de las familias.

La magnitud de lo vivido en la primavera de 2020 ( unos 450 residentes fallecidos con covid confirmada o con síntomas compatibles) llevó al Gobierno de Navarra a suspender los ingresos de personas mayores en residencias, salvo casos urgentes, según indicó la directora de la Agencia Navarra de Autonomía y Desarrollo de las Personas, Inés Francés.

“Posteriormente, aquellas personas que no tenían una necesidad perentoria de ingresar han suspendido temporalmente esos ingresos. Hemos visto un rechazo de plazas cuando se les ofrecía plazas a personas en lista de espera”, agregó.

A su juicio, esa postergación se ha debido, en parte, a que preferían demorar la entrada a que “la situación estuviera más segura”, aunque según dijo la directiva, en la segunda ola los centros “han demostrado unas medidas de seguridad”, por lo que cree que en esa dilación han influido también las limitaciones impuestas por el Gobierno de Navarra a la movilidad de los residentes. “Si no vas a seguir viendo a las familia supone un handicap. Y eso ha condicionado mucho los ingresos. Pero se han seguido produciendo ingresos y ahora ya se está recuperando la concesión de plazas”.

Te puede interesar

Te puede interesar

Te puede interesar

Te puede interesar

Etiquetas

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE