Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Coronavirus

Francia confinada, ventas vacías

Las restricciones fijadas en el país vecino para atajar la expansión de la pandemia reducen la afluencia a un registro simbólico en las áreas comerciales navarras de la frontera

Iñaki Ariztia, que ostenta la alcaldía en Urdax, saluda desde el lado español a su mujer, Cecilie Grilleres, en suelo francés.
Iñaki Ariztia, que ostenta la alcaldía en Urdax, saluda desde el lado español a su mujer, Cecilie Grilleres, en suelo francés.
Actualizada 31/10/2020 a las 06:00

"La frontera está abierta pero es como si estuviese cerrada”. Poco antes de las once de la mañana del viernes, hora cercana al almuerzo francés, no había ruido de motores en los últimos 500 metros de la N-121-B que desembocan en la frontera bifurcada de Dantxarinea. Cosa insólita en una travesía flanqueada por establecimientos comerciales y hosteleros en un mismo edificio y estaciones de repostaje, que, en un año sin apreturas por el mal que acecha al mundo, canaliza el flujo de 4 millones de personas.

En el primer día del confinamiento en Francia para espantar el coronavirus, las ventas permanecieron con su registro de clientela reducido a la mínima expresión. La estampa desangelada contrastaba con el aluvión de la víspera que empujó a cientos de franceses a franquear el paso fronterizo para proveerse de alimentos y los tres productos estrella -tabaco, alcohol y gasolina- antes de alzarse el telón invisible del confinamiento. La monotonía del descenso acuciante de clientela, que amenaza con instalarse en la frontera a hasta que el 1 de diciembre expire la reclusión domicilaria en suelo francés, se vio interrumpida ayer por el tránsito irregular de “algún autónomo o autocaranava” de regreso. Pudo haber, por lo que se apreció en la frontera de Dantxarinea sin presencia de gendarmes, cierta flexibilidad en la vigilancia ante el retorno de una quincena festiva en el país.

En sentido contrario fueron pocas las matrículas encabezadas con la F sobre el fondo azul de la Unión Europea. Sus conductores aprovecharon la hora permitida para desplazamiento. Eso sí, antes de abandonar sus casas, debieron rellenar el documento que les sirve de salvoconducto con la hora de salida. La tregua al confinamiento expira a los 60 minutos de ser señalada por escrito. Lógicamente, el margen horario ofrecido reduce la cobertura de influencia de las ventas navarras. Si, de normal, reciben clientes que viajan desde Las Landas, con las restricciones fijadas su círculo de abastecimiento se reduce a municipios próximos.

 

EN UN MES

Antonio Tajadura Arizaleta, comercial de la firma Setecma, dio fe el viernes del vuelco del panorama en el extremo comercial de la N-121-B. “Hace un mes había colas; hoy (por el viernes), no hay nadie”, ofrecía por explicación a un contraste de situaciones que ha ido ensanchándose a medida que a ambos lados de la frontera se acumulaban restricciones. Hace una semana fue el cierre de la hostelería en Navarra, que supuso un revés importante en la dinámica comercial habitual. De hecho, introdujo un cambio en la rutina de los usuarios franceses, habituados a comer y a estirar a todo el día su jornada de compras.

Dentro del nuevo mazazo a su economía, una brizna de esperanza asomaba en el pensamiento de propietarios y empleados de las ventas. “Lo más seguro -se podía escuchar a la entrada del restaurante Ohiana a dos empleadas- es que permitan abrir en Navidades, pero después a ver qué pasa”. Sus reflexiones apuntaban a pensar en el modelo de las ventas, dependientes en un 90% de Francia por la diferencia en la oferta y del poder adquisitivo en uno y otro lado del límite.

En las actuales circunstancias, que devolvieron la imagen del confinamiento de marzo a junio, una duda planeaba en el plantel de trabajadores sobre el mes que se presenta. Antes, negocios con más de un establecimiento optaron por concentrar la actividad en un punto de venta y recurrir a la fórmula de ERTEs. De aquí a un mes, las previsiones no se presentan halagüeñas aunque la frontera siga abierta y parezca lo contrario.

 

Certificados de empadronamiento de Urdax para vecinos franceses

El alcalde de Urdax, Iñaki Ariztia, está casado con Cecile Grilleres. Él tiene nacional española y ella porta documento nacional francés. Su matrimonio es paradigma de las uniones entre cónyuges de ambos lados de la frontera. El viernes, el Ayuntamiento de la localidad estuvo expediendo certificados de empadronamiento a vecinos originarios de Francia por si tuviesen que acreditar su lugar de residencia en caso de cruzar la frontera. Al contrario, los navarros que lo hicieron por motivos laborales o escolares recurrieron a los formatos de testificación exigidos por las autoridades del país galo para justificar sus desplazamientos en este período de confinamiento global en su territorio. Como recordó el alcalde de Urdax, “los hay de tres tipo: de paso, por motivos laborales y el tercero, por motivos escolares”.

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE