Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Coronavirus

En la piel de un rastreador de coronavirus en Navarra

Tres enfermeros rastreadores nos abren el corazón de la Unidad de Rastreo del Gobierno de Navarra, formada por 174 profesionales

Foto de Ángela Martínez Bezares, de 26 años, y Eneko Izcue Osés, de 21, esta semana en la sala de rastreo de Refena.
Ángela Martínez Bezares, de 26 años, y Eneko Izcue Osés, de 21, esta semana en la sala de rastreo de Refena.
Actualizada 14/09/2020 a las 06:00

¿Cuándo supisteis que queríais ser enfermeras y enfermero? La pregunta, a quemarropa, enhebra un gesto de sorpresa que se adivina tras las mascarillas de Ángela Martínez Bezares, Paula López Moreno y Eneko Izcue Osés. Al recordar cómo fue, Ángela, de 26 años, cuenta que lo tuvo claro desde niña. “Siempre he sentido la necesidad de cuidar y proteger a los demás”, explica. Asimismo, Paula, 26 años, descubrió que los cuidados sanitarios eran lo suyo cuando de adolescente le tocó cuidar su abuelo. En el caso de Eneko, de 21 años, fue en 4º de la ESO, mientras aprendía un curso de primeros auxilios. Así es como les prendió la chispa de la vocación. En la actualidad, estos tres enfermeros forman parte de la Unidad de Rastreo del Gobierno de Navarra en Refena. Un equipo de 174 sanitarios que coordina Paula López Moreno, la misma joven que con 16 años velaba a su abuelo enfermo.

Después de meses gestionando la pandemia, el “agotamiento” empieza a evidenciarse en las miradas de los profesionales sanitarios. A los 545 fallecidos por covid registrados en seis meses -los cinco últimos esta semana- se encadenan los contagios durante este verano. “Todo esto se está prolongando demasiado...”, reconoce Ángela Martínez, que comenzó a rastrear en mayo. “No sabría calcular el número de llamadas que he realizado en este tiempo. Unas 120 al día”, calcula. Ahora su jornada es de siete horas y veinte minutos, pero al principio de la pandemia llegaba a las doce horas por turno. “Y cuando por fin entrabas en casa y te acostabas, seguías rastreando en sueños. No descansabas. El esfuerzo mental es muy grande”. Y ahora hay que añadir el curso escolar, que esta siendo especialmente “intenso” esta primera semana.

CONTACTO ESTRECHO

El cometido principal de un rastreador, explican, es intentar “cercar” el virus buscando todos los contactos estrechos que ha tenido una persona que da positivo. Es decir, a todos aquellos que hayan estado a menos de dos metros de distancia durante más de quince minutos y sin protección (mascarillas, etc.). Quienes cumplen estas condiciones deben aislarse 10 días y no serán dados de alta hasta que la segunda PCR o la del día 10 sea negativa. Es el propio contagiado quien facilita este listado al equipo y quien se compromete a no salir de casa, por lo que la colaboración ciudadana es clave.

La coordinadora de la Unidad, Paula López, asigna cada mañana a su equipo la información personal de los nuevos positivos. Y los rastreadores, ciñéndose a un protocolo detallado en su pantalla, comprueban primero la historia del paciente. Verifican si los casos nuevos no tienen relación con ningún brote y si el médico de cabecera ha contactado con ellos y les ha informado que deben aislarse y preparar una lista de contactos estrechos. El trabajo de rastreo se realiza en 24 horas. Normalmente, por turno, hacen un seguimiento de entre seis y ocho casos, unas 100 llamadas. Pero varía según los momentos, tipos de brotes y respuestas de los contactados.

Entre los 174 profesionales que se dedican parcial o totalmente a este cometido, hay un equipo base estable de 27 auxiliares administrativos, 25 enfermeras y 12 trabajadores sociales, grupo que aumentará en los próximos días, según detalló el jueves la consejera de Salud, Santos Induráin, quien informó también que han mostrado interés en contar con las unidades de vigilancia y rastreo del Ministerio de Defensa.

Esta Unidad de Rastreo se completa con los equipos de epidemiólogos, los servicios de Riesgos Laborales, profesionales de Atención Primaria de centros de salud y hospitales, además de un refuerzo del departamento de Políticas Migratorias de su servicio de mediación intercultural.

Paula López Moreno, enfermera de 26 años y coordinadora de la Unidad de Rastreo de Refena: “El rastreador tiene que transmitir”

 

 

 

Después de tantos meses, ¿cómo se encuentra de ánimo la coordinadora de la Unidad de Rastreo?
No voy a decir que no haya cansancio. Son muchas horas y muchos meses. Es importante mantener en alto la confianza. Los rastreadores están haciendo un trabajo muy intenso, pero es gratificante ser consciente que todo lo que está por pasar depende de nuestra labor. Tener tanta responsabilidad te hace sentir orgulloso. Estamos viviéndolo en primera persona. Tomamos decisiones muy importantes. Esto anima.

¿Cuál es la foto fija de la situación actual?
Ahora tenemos instalaciones mejores. Gente más formada. Han aumentado los rastreadores porque han aumentado los casos. Nos ha ayudado mucho el sistema informático. Todo es más fácil para nosotros. Ha cambiado mucho hasta ahora. La formación y el programa es bueno.

Primera semana de curso escolar...
(Suspira) Están siendo días intensos. Estamos un poco desbordados.

¿Cuándo cree que se incorporarán los militares al equipo de rastreo?
Seguramente lo hagan esta semana que entra. Harán su propio rastreo.

¿Cómo empieza la cadena del rastreo de un caso?
Comienza a las siete y media. A esta hora llego al trabajo. Compruebo lo que se quedó pendiente y accedo a la información de nuevos positivos a través de una plataforma donde el laboratorio de microbiología muestra los resultados y a la que tenemos acceso ciertas personas. A las ocho entra el personal. Distribuyo la información y se ponen a ello. Los rastreadores se comunican con los pacientes para intentar gestionar sus contactos.

¿Siguen algún tipo de protocolo?
Sí, nos basamos en unos protocolos que cada rastreador tiene en su mesa. Aparte del protocolo navarro de la covid-19 seguimos el protocolo específico de rastreo, donde se citan los teléfonos de las PCR, los mediadores y cualquier soporte indispensable.

¿Cómo debe ser la personalidad del rastreador?
La variedad es buena. Cada rastreador tiene su personalidad. Deben saber llegar al paciente, establecer una relación y transmitir la importancia de la pandemia. Todos tienen que estar muy actualizados en temas de la covid-19 y en protocolos.

Es muy joven, ¿no da vértigo gestionar algo así?
Da vértigo sí, pero es un placer poder gestionar algo tan importante. Es verdad que requiere muchas horas, laboral y personal, estamos trabajando casi todas las horas del día.

¿Hacia dónde vamos?
Vamos hacia el lugar donde los ciudadanos queramos ir. No me canso de repetir que depende de la responsabilidad de cada uno. No solo depende del equipo de rastreo. Cada uno de nosotros somos esenciales en el futuro de la enfermedad. Cualquiera nos podemos infectar.

¿Cuál es la mayor dificultad en el rastreo?
Las relaciones sociales. Estamos viendo que los casos aumentan porque se ha perdido el respeto al virus. Y esto es una gran dificultad porque tenemos que hacerles entender que debemos tomar nota de todos sus contactos.

¿Cómo se controlan los confinamientos?
Trabajamos de la mano de mucha gente: trabajadores sociales, mediadores interculturales, centro de salud, en último caso nos ponemos en contacto con Salud que son los que deciden la intervención policial.

¿Cuándo y cómo supo que quería ser enfermera?
Recuerdo que fue en el instituto, con 16 años. Me tocó cuidar a mi abuelo, que estaba enfermo; así me di cuenta de que la rama sanitaria, y en concreto la enfermería, se acercaba a mi personalidad.

¿Qué hará cuando termine todo esto?
Me gustaría trabajar en Urgencias.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE