x
Activar Notificaciones

Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
ONG navarra ATTsF

El coronavirus acecha a los refugiados saharauis

Dos integrantes de la ONG navarra ATTsF permanecen en los campamentos saharauis al frente de la base de transporte que garantiza el suministro de alimentos, agua y la recogida de basuras.

El coronavirus acecha a los refugiados saharauis

Alberto Jiménez Vallés y José Antonio Ruiz Ortiz, tercero y cuarto por la izda., acompañados del personal local.

13/05/2020 a las 06:00
Etiquetas
A+ A-

Desde 2005, la ONG navarra ATTsF (Asociación de Trabajadores y Técnicos sin Fronteras) es la responsable, junto con las autoridades locales, de la distribución de toda la ayuda alimentaria en los campamentos saharauis de Tindouf, en Argelia. La entidad se encarga del mantenimiento y reparación de los 20 vehículos pesados que salen diariamente de los almacenes de la Media Luna Roja Saharaui para repartir los víveres entre las cinco wilayas (provincias) en los que están divididos los campamentos, con una población de unos 175.000 habitantes y una extensión muy similar a la de Navarra. Este proyecto cuenta con la financiación principal de la Agencia Española de Cooperación al Desarrollo (AECID), pero también ha recibido fondos de ayuntamientos como el de Pamplona y otras empresas e instituciones forales, de modo que “Navarra está muy presente”.

CUATRO FLOTAS

Desde comienzos de este año, la labor de la ONG navarra se ha visto multiplicada al asumir también las flotas de la distribución de agua, de recogida de residuos sólidos y de bienes no alimentarios (kits de higiene, mantas, etc.), gracias a la financiación de ACNUR. Esto ha hecho que en este momento sean responsables de la gestión de 79 vehículos pesados y de un equipo humano formado por 123 personas, 121 locales y dos de ellos expatriados.

Estos dos expatriados se llaman José Antonio Ruiz Ortiz y Alberto Jiménez Vallés, coordinador de proyectos de AECID y coordinador de proyectos de ACNUR, respectivamente. Desde allí, gracias a una calidad de llamada por Internet que hasta hace unos pocos años era impensable, explican cómo les está afectando la amenaza de la pandemia de coronavirus.

Por el momento no se han detectado casos dentro de los campamentos, pero sí hay 14 contagios confirmados en la ciudad de Tindouf, a solo ocho kilómetros de distancia, lo que ha hecho que en los últimos días se disparen las alarmas y ha llevado a las autoridades a pedir a los refugiados que extremen las medidas de higiene y distanciamiento social. Además, las autoridades argelinas han instalado un hospital de campaña en Rabouni, la capital administrativa de los campamentos, que cuenta con un servicio específico de Covid-19, laboratorio y una flota de ambulancias, entre otros.

En cualquier caso, la sombra de la pandemia se había hecho notar ya antes. “La actividad está paralizada y no está permitido desde hace cosa de un mes el tránsito ni entre las wilayas ni hacia Tindouf. Nosotros hemos pasado a una fase de servicios mínimos y trabajamos con menos personal, pero seguimos dando los servicios de las cuatro flotas”, explica Jiménez. Tanto él como Ruiz viven en Rabouni, que se encuentra en la misma wilaya donde se ubica la base de transportes. Eso les ha permitido seguir yendo y viniendo del domicilio al trabajo a diario, a diferencia del retén de trabajadores, que permanece día y noche en la base toda la semana.

Otro efecto que ha tenido el coronavirus es que obligó a posponer la visita de 10 alumnos y dos profesores del Grado Superior de Transporte y Logística del Centro Integrado Cuatrovientos, que colabora desde hace años con ATTsF. El último proyecto, y el más ambicioso, ha consistido en diseñar un nuevo sistema de gestión del almacén de la base, que iban a comenzar a poner en marcha in situ a finales de marzo, ofreciendo también formación a la plantilla. No ha sido posible.

LA FRÁGIL ECONOMÍA

Toda esta paralización está teniendo un efecto ya palpable en la economía de los campos, ya de por sí “muy frágil”. “Aquí no hay ni paro, ni bonos, ni ayuda del Gobierno. A la gente se le va acabando el poco dinero que podía tener ahorrado”, lamentan. Todos los comercios permanecen cerrados, excepto los dedicados a la alimentación. “La situación está un poco delicada. Veremos a ver qué ocurre si esto dura mucho más tiempo, que no lo sabemos”.

La misma duda surge en torno al suministro de la ayuda humanitaria internacional, en vista del hundimiento de las economías de las primeras potencias. “Ahora mismo estamos surtidos, porque siempre contamos con un stock. También las autoridades argelinas nos siguen suministrando productos frescos y se sigue abasteciendo de pescado y carne el mercado central de Tindouf”, apunta Ruiz. “Transportamos entre 2.500 y 3.000 toneladas al mes de ayuda alimentaria, y eso se mantiene. Ahora en Ramadán, incluso hay un pequeño plus. Lo que no sabemos es cómo toda esta crisis puede influir en la cooperación”, añade su compañero.

Etiquetas

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra