Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

La Diáspora

Jesús González Vidaurreta: Del sofá de casa por lesión a Austin (Texas, EE UU)

Una lesión de montaña le dejó postrado. Pero se topó con el programa del Ministerio de Educación que propicia que profesores del país impartan clases en el extranjero. En Austin (Texas) disfruta con su otra pasión, la música

Jesús Domínguez Vidaurreta, en una calle de Fort Worth (cerca de Dallas),  muy famoso porque es como un pueblo del oeste.
Jesús González Vidaurreta, en una calle de Fort Worth (cerca de Dallas), muy famoso porque es como un pueblo del oeste.
30/03/2020

Una lesión de montaña, su gran afición, le sirvió para que del sofá de su casa pasara nada más recuperarse a Austin, Texas. Y es que al quedarse postrado y de baja del colegio Maristas de Sarriguren -donde era tutor de 5º y 6º y especialista en inglés- se topó de casualidad con una convocatoria para el programa PPVV (profesores visitantes) del Ministerio de Educación. “Pedí para Canadá, porque me apetecía mucho conocer Vancouver dada mi gran afición al monte y al esquí. Pero las plazas eran limitadas y en Texas me ofrecían trabajo seguro”. Así que hizo las maletas y voló hasta Austin, Texas.


La ciudad americana quizá no podía responder con un diez a su afición por la montaña. Pero tenía una buena réplica para otra de sus pasiones. “Es la ciudad de la música y del rock. Tiene una calle, que se llama la 6ht con un montón de bares abiertos prácticamente desde la mañana hasta las dos de la madrugada, con conciertos en vivo y mucho ambiente. Además tiene un montón de festivales y yo aquí ya he visto a Iron Maiden, Maná, Mago de Oz, Guns and Roses...”, enumera.


Pero Austin también es trabajo para este profesor, que se levanta a las 6 de la mañana para, un hora después, salir hacia el colegio. “Todos los días por la mañana los niños hacen en el salón de actos, que a la vez es el comedor, el Pledge (saludo a la bandera). Como es un centro donde una de cada cinco clases se enseña en español, ese saludo también es en castellano. Los niños desayunan en clases con alimentos que les proporciona el distrito ya que muchos tienen bajos recursos. A las 11.30 horas les llevo a comer, que también es gratis aunque muchos se traen de casa sus “luncheras”, como llaman a sus fiambreras”, cuenta Jesús.


Y a a las 14.50 horas se lleva a los escolares al autobús o al “parent pick”. “Es donde se coloca a los niños en el coche de sus progenitores, sin que estos se bajen siquiera del vehículo. Aquí los menores están muy protegidos y no se les deja solos en la calle en ningún momento”. Jesús también ha observado que su profesión es muy diferente en Estados Unidos. “Aquí el maestro trabaja muchas mas horas y no tiene tantos descansos ni horas personales. El maestro de Elementary siempre está con el mismo grupo y solo descansas cuando van a Specials o durante su comida. El resto del tiempo lo pasas con ellos”.


Su clase está integrada por 19 pequeños de 2º grado y da clases de lenguaje y artes, ciencias naturales, ciencias sociales y matemáticas. “Y todas las asignaturas, salvo matemáticas y parte del lenguaje, las doy en castellano. La mayoría son ingleses pero también hay niños de padres latinos porque Austin es un lugar de inmigrantes mexicanos. Estos van y vienen por el trabajo de sus padres, así que a veces sólo están un mes. Y te encuentras con niños casi analfabetos”.


Latinos a los que, reconoce, se les rechaza en círculos afines a Trump. “Pero es difícil que alguien no tenga algún familiar o conocido mexicano. Es una ciudad bastante democristiana y de mente abierta con respecto al resto de Texas”. En cambio, los europeos están bien vistos. “Les parece hasta algo exótico”, se ríe. “Navarra no la situarían en el mapa, porque sobre todo saben de Madrid y Barcelona. Pero si les mencionadas las Pamplonadas, que aquí es como se llama a San Fermín, entonces sí lo conocen y más si les hablas de los toros de la calle. Aquí son muy aficionados al rodeo, les encantan los toros y todo lo que tenga que ver con ellos”.


Aunque echa de menos a su familia - “y también mucho la comida, aquí son más de picante mexicana o hamburguesas- se ha hecho con un círculo íntimo que suple esa ausencia. “Comparto apartamento con un chico de Valencia y en la misma urbanización hay otros siete españoles; son mi referente aquí”.

 

DNI

Nombre. Jesús González Vidaurreta.

Fecha y lugar de nacimiento. Estella, 19 de mayo de 1987 (32 años).

Hermanos. Maite, de 41 años, periodista, y Ángel, administrativo.

Padres. Jesús María González Goicocheta, de Dicastillo, maestro de Primaria en Mendavia hasta su jubilación. María Pilar Vidaurreta Ichaso, de Igúzquiza. También jubilada. La familia vive en Mendavia, “donde me crié y estuve hasta que me fui a Pamplona a estudiar”.

Estudios. Primaria en el Colegio San Francisco Javier de Mendavia; ESO, en Joaquín Romera, también de Mendavia, y Bachiller en Pablo Sarasate, Lodosa. Magisterio Educación Primaria en la Universidad Pública de Navarra.

Lugar de trabajo. 2nd Grade, en Menchaca Elementary School, en Austin (Texas).
SOBRE EL PAÍS

Población y superficie. 947.900 en la ciudad, pero su área metropolitana es de 704 km2 por lo que la suma de toda la población llega a 1,8 millones de habitantes.

Moneda y coste de la vida. La moneda es el dólar estadounidense (0,90 euros). Según comenta Jesús Domínguez, los sueldos son más altos que España, ya que por ejemplo un profesor puede llegar a los 50.000 euros anuales, el doble que en nuestro país. “Pero aquí no hay Seguridad Social y no te puedes coger la baja. Tienes unos días que te dan al año que los puedes utilizar para cuando estás enfermo y, si sobrepasas esos días, te lo van descontando del sueldo. En comparación con el salario de España, la vida no es muy cara. En los supermercados encuentras casi cualquier producto y los precios no son sumamente excesivos. Comer por ahí es relativamente barato. Lo que se nota mucho mas caro es la bebida (alcohol). Una pinta de cerveza no baja de los 6$ y muchas veces te la venden en lata”, cuenta Jesús González. En cambio, la gasolina vale 2$ el galón (4 litros).

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra