Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Coronavirus Navarra

Las compras compulsivas se relajan con el control de aforo en los comercios

Muchos empleados lucen mascarillas y hay comercios que obligan al cliente a llevar guantes que ellos ofrecen

Ampliar Las compras compulsivas se relajan con el control de aforo en los comercios
Las compras compulsivas se relajan con el control de aforo en los comercios
Actualizado el 17/03/2020 a las 06:00
El primer lunes de compra en supermercados y tiendas con control de acceso para limitar el número de clientes en el interior de los establecimientos relajó las compras de los navarros. El lunes, no se vieron estampas apocalípticas de la semana pasada, pero aún así hubo colas a primera hora de la mañana, carros llenos hasta la bandera y escasez de algunas referencias, como papel higiénico que, según los propios empleados, ‘vuela’ nada más que se coloca en el lineal.
A pesar de que la normalidad ha desaparecido, la sensación de muchos clientes es que las medidas dispuestas en los centros favorecen compras más tranquilas y rápidas, al mismo tiempo que evitan el acaparamiento.
Varios comercios, como los Mercadona, echaron mano de personal propio o contratado para regular el acceso y establecieron dos ‘carriles’: uno para quienes entran y otro para quienes salen. Supermercados como BM y Eroski obligaban el lunes a sus clientes a ponerse guantes que ellos mismos ofrecían. A diferencia de la semana pasada, muchos empleados lucían mascarillas, limpiaban de forma asidua la cinta negra donde se colocan los alimentos en la mesa de la caja y la gran mayoría llevaba guantes.
Abundaban también clientes con bocas y nariz cubiertas, sino con mascarillas, sí con bufandas y prendas de vestir. La distancia de seguridad para evitar contagios, de entre uno y dos metros, se guardaba de forma bastante disciplinada en la cola de acceso al centro y también en la espera para pagar en caja.
Sin embargo, la norma de la distancia se rompía en los pasillos, donde era frecuente ver a personas se acercaban más de lo sanitariamente recomendando, bien porque los pasillos no tienen anchura suficiente o porque se coincide a la hora de seleccionar un mismo producto.
En los lineales, y más conforme avanza el día, se aprecia que hay referencias que no se encuentran, pero llama la atención que los empleados tapan esas ‘calvas’, como las del papel higiénico, con otros artículos como cajas de leche. Se trata de evitar la sensación de escasez.
La megafonía ya no anuncia ofertas ni promociones. Se usa para recordar y pedir el cumplimiento de las normas de higiene y seguridad. El silencio y las prisas son otros denominadores comunes y novedosos entre los consumidores. Porque, en cuestión de días, los supermercados de barrio han abandonado esa faceta de centro social que favorece el encuentro entre amigos y se han convertido en zona de riesgo, en una especie de campo de minas donde hay que andarse con cuidado para no tocar demasiado, para sortear al prójimo y para hacer la compra a la carrera y salir cuanto antes de un espacio hostil para la salud.
CONSEJOS AL COMPRAR
  • No ir a comprar si se sospecha que se tiene algún síntoma.
  • Acudir mejor solos. Nunca con niños.
  • Ir con una lista de los productos que se necesitan.
  • Mejor usar una bolsa propia que el carrito o la cesta del comercio.
  • No hablar ni toser encima de los alimentos.
  • No tocarse la cara desde que se sale de casa hasta que se regrese y lavarse bien las manos. La misma norma debe cumplirse si se llevan guantes.
  • Usar siempre guantes en la sección de fruta y verdura.
  • Tocar lo menos posible.
  • Guardar la distancia de seguridad de metro y medio en todo momento.
  • Pagar con tarjeta. Y si se puede con el móvil para no tocar el datáfono.
  • En casa, lo primero lavarse las manos. Luego, limpiar una superficie con agua y lejía y secarla bien para, después depositar ahí los alimentos.
  • Lavar bien frutas y verduras y guardar en un frutero o recipiente tapado. El pan, mejor en un cajón o panera cerrada.
  • Lavar la bolsa con lejía la que se ha hecho la compra. Si es de tela meter a la lavadora a 60 grados.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora