Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
NASUVINSA

El Campus Ultzama desarrolla para Nasuvinsa 60 VPO en Barañáin y 27 en Irurita

La segunda edición de la escuela de verano de la Fundación Arquitectura y Sociedad congrega a 14 estudiantes, tutelados por los arquitectos Eduardo Soto de Moura y Patxi Mangado

Estudiantes de último curso de arquitectura participan en el Campus Ultzama.

Estudiantes de último curso de arquitectura participan en el Campus Ultzama.

NAVARRA.ES
Actualizada 28/07/2018 a las 22:41
  • Diario de Navarra
A+ A-

La segunda edición del Campus Ultzama, la escuela de verano para estudiantes de último curso de Arquitectura, proyecto de fin de carrera o posgrados que promueven la Fundación Arquitectura y Sociedad y la empresa pública Nasuvinsa, ha desarrollado este año un anteproyecto de 60 VPO de alquiler para personas mayores en Barañáin y otro de 27 VPO para jóvenes en la localidad baztanesa de Irurita, en ambos casos sobre parcelas reales y disponibles de suelo público.

El Campus Ultzama reúne durante dos semanas en el centro ecuestre Robledales de la localidad de Zenotz a 14 estudiantes y posgrados que se inscriben desde distintas escuelas superiores internacionales de Arquitectura y desarrollan en dos grupos, tutelados cada uno de ellos por arquitectos seniors de renombre –el portugués Eduardo Soto de Moura y el estellés Patxi Mangado-, sendos proyectos reales encargados por Nasuvinsa, la sociedad pública de vivienda y urbanismo del Gobierno de Navarra, a la que revierten los derechos de estas propuestas y su posible edificación en un futuro.

El proyecto que ha desarrollado el primer grupo del Campus plantea 60 viviendas para la tercera edad, en un edificio de 5 alturas más baja y ático de servicios comunes, sobre una parcela ubicada en el arco exterior del lago de Barañáin, entre la avenida de Eulza y la ronda Cendea de Cizur, colindante a otra parcela de la misma superficie y también de titularidad municipal que acaba de ser cedida por el Ayuntamiento a Nasuvinsa para promover otras tantas viviendas para jóvenes y personas mayores, dentro del Plan de Vivienda de Alquiler de la sociedad pública. En este caso, el proyecto de la escuela de verano propone aprovechar esta segunda parcela para un edificio especialmente concebido para apartamentos de alquiler de personas de la tercera edad.

 

INNOVACIÓN EN VIVIENDAS PARA PERSONAS MAYORES

 

En este sentido, el proyecto arquitectónico de Barañáin diseña un bloque de apartamentos de 60 metros cuadrados útiles, distribuidos entre vestíbulo, salón, cocina, baño y una o dos habitaciones –personalizable en función de las necesidades de los inquilinos, de su nivel de autonomía o el posible alojamiento de otros familiares-, así como una pequeña terraza.

La propuesta ofrece la particularidad de que las terrazas de las cinco plantas, concebidas en la fachada de orientación sur del edificio, más cálida y de cara al entorno natural, están habilitadas para plantar un pequeño huerto y dejar paso un corredor exterior que da acceso a los apartamentos. De esta manera, se crea un espacio de relación y convivencia que evita el aislamiento de las personas mayores.

El edificio se completa con una planta baja destinada a servicios comunes y usos comunitarios –salas de psicomotricidad o atención sanitaria, talleres o piscina- y un ático reservado para ubicar txokosgastronómicos de uso compartido para las personas mayores inquilinas y sus familiares o allegados.

 

TIPOLOGÍA DE CASAS EN EL ENTORNO RURAL

 

El segundo proyecto arquitectónico del Campus Ultzama desarrolla, sobre una explanada rural de la localidad de Irurita, 27 viviendas destinadas al alquiler de jóvenes de la zona, construidas en dos bloques en paralelo, basados en el modelo del caserío tradicional, tanto por la tipología de casa compacta a dos aguas con planta baja y dos alturas como por el urbanismo del Baztan, integrado en el entorno natural.

El complejo de ambos edificios –concebidos más como casas que como bloques de pisos- alberga 8 apartamentos de una habitación en planta baja, 18 dúplex de dos habitaciones y un adosado de tres habitaciones en tres plantas, construyendo así viviendas de 50, 80 y 100 metros cuadrados, respectivamente.

La propuesta de Irurita plantea meter la planta baja bajo la cota de rasante –con la finalidad de reducir la altura total de las casas- y dejar los apartamentos inferiores con vistas y salida a una gran zona ajardinada que, de esta forma, se le ganaría al subsuelo que comunica las dos edificios y que actuaría como zona común y un espacio a modo de patio abierto que contribuya a crear identidad de comunidad.

 

PROGRAMAS PROPUESTOS POR NASUVINSA

 

Del total de los 14 estudiantes y posgrados que se han repartido en los dos grupos de trabajo de esta segunda edición de la escuela de verano de Nasuvinsa y la Fundación Arquitectura y Sociedad, 5 pertenecen a la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Navarra –y están becados por el Gobierno foral-, otros 4 participantes proceden de otros centros del resto del Estado y los 5 restantes han llegado desde cuatro universidades italianas.

Los anteproyectos arquitectónicos que salen del Campus Ultzama –dos propuestas para el barrio pamplonés de Azpilagaña y Olite el pasado año y los de Barañáin e Irurita en la edición de este verano- parten de la necesidad de diseñar soluciones específicas de vivienda para jóvenes y personas mayores sobre parcelas reales y un programa propuesto por Nasuvinsa, sociedad sobre la que revierten luego los derechos de los trabajos para tomarlos como ideas para futuras promociones públicas o, en su caso, para desarrollarlos en un proyecto definitivo.

Según reza en sus convocatorias, Campus Ultzama “parte de la convicción de que es necesario introducir en la formación del arquitecto conocimiento y experiencias nuevas y diferentes a las recibidas en las actuales escuelas durante el curso académico reglado, desde parámetros diferentes”.

Asimismo, los profesionales Eduardo Souto de Moura y Patxi Mangado se integran en el trabajo de cada uno los grupos para conformar un taller, a modo de estudio de arquitectura, en base a “una dinámica de trabajo que se aleja de esa idea ya repetida de hacer un proyecto que supervisa un director de un curso y se trata de hacer una investigación conjunta”.

Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra