Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Laboral

13.000 navarros faltan cada día a su trabajo, el 26% sin justificación médica

El coste de bajas y absentismo para las empresas supera los 900 millones

Gráfico de los datos del absentismo laboral en España.
Gráfico de los datos del absentismo laboral en España.
DN
Actualizada 06/05/2018 a las 06:00

Más de una cuarta parte de los alrededor de 13.000 navarros que faltan cada día a su puesto de trabajo lo hacen sin justificar los motivos de su ausencia con una baja médica. En términos absolutos son casi 3.400 personas, el equivalente al 1,2% de los ocupados de la Comunidad foral y su ausencia tiene un coste anual para las empresas de 242,5 millones. Una cifra que se eleva hasta alcanzar los 914 millones si se incluyen los más de 672 millones derivados de situaciones de incapacidad temporal (IT).

El análisis lo ha realizado el servicio de estudios de Randstad, compañía dedicada a la gestión de recursos humanos, a partir de cifras oficiales procedentes de la Encuesta Trimestral de Costes Laborales del Instituto Nacional de Estadística (INE) y de los datos incluidos en la Clasificación Nacional de Actividades Económicas (CNAE). A la hora de analizar los costes que el absentismo tiene para las empresas y que en toda España superan los 50.200 millones de euros, un 4,5% del PIB nacional, los investigadores tienen en cuenta diversos factores como la pérdida de productividad y eficiencia, el coste directo para la empresa (pago de la prestación y la cotización a la Seguridad Social, contratación de sustitutos), y el coste de oportunidad en la producción de bienes y servicios.

El informe, referente al tercer trimestre de 2017, arroja una tasa de absentismo global en Navarra (computando tanto el absentismo justificado como el que no lo está) del 4,6%, superior al de la media nacional -del 4,3%- pero inferior al 5,2% del País Vasco y al de Asturias y Castilla y León, ambas con un 4,9%.

El director de Randstad Research, Valentín Bote, esgrime que su objetivo es mostrar una fotografía de la situación y ofrecer, de paso, fundamentos para un debate que aborde la problemática del absentismo laboral que, remarca, “tiene un impacto directo sobre la productividad y los costes empresariales, lastrando asimismo su competitividad”. Un análisis que comparte el presidente de la Confederación de Empresarios de Navarra (CEN), José Antonio Sarría, quien reconoce que “las empresas pueden hacer más para rebajar ese porcentaje”, pero del que discrepan las organizaciones sindicales que entienden que habría que definir primero el término absentismo.

Te recomendamos

El estudio analiza el absentismo entendido como la “ausencia del trabajador en su puesto de trabajo cuando estaba prevista su presencia”.

Los investigadores realizan dos mediciones alternativas de absentismo. Por un lado, el entendido en un sentido amplio, que incluye tanto las ausencias al puesto de trabajo debidas a la existencia de una baja médica (situaciones de incapacidad temporal, IT) como el resto de ausencias. Por el otro, el no justificado por baja médica, que excluye del análisis las situaciones de baja por IT, y que, por tanto, sólo mide la ausencia del trabajador en su puesto por razones no justificadas por enfermedad u otra causa.

DE IT A PERMISOS RETRIBUIDOS

Para algunos sindicatos, cuando se habla de absentismo no se deberían incluir las faltas por motivos médicos, ya que tienen una justificación y están avaladas por profesionales sanitarios que estiman que el trabajo no está en condiciones de asistir a su puesto de trabajo. “Las horas de ausencia por IT son las que tienen valores más elevados y las que marcan la tendencia de la mal llamada tasa de absentismo cuya evolución es consecuencia de la ausencia fortuita, no voluntaria, causada por el ejercicio de un derecho constitucional básico como es el derecho a la salud”, razona Carmen Sesma Beruete, secretaria de Salud Laboral, Medio Ambiente, Protección Social e Inmigración CC OO Navarra.

Desde UGT, por su parte, Marisol Vicente, secretaria para la Igualdad y Políticas Sociales de UGT Navarra destaca que en opinión del sindicato, hay una serie de casuísticas por las que un trabajador no asiste a su puesto de trabajo al margen de la enfermedad común que no deberían considerarse absentismo. “Hablamos de algunos permisos retribuidos a los que el trabajador tiene derecho, desde bajas maternales a horas sindicales, que luego computan dentro del absentismo que no conlleva baja”, remarca.

LA INCIDENCIA DE LA INDUSTRIA

Aunque no se centre en las causas, el informe de Randstad Research permite extraer algunas conclusiones sobre la tasa de absentismo en la Comunidad foral. En este punto, como indica el presidente de los empresarios navarros, habría que tener en cuenta el elevado peso que tiene el sector industrial en la economía navarra, el más afectado de todos por el absentismo y que establece una clara diferencia entre las comunidades industriales y las no industriales. Se trata de un sector que por su exigencia física conlleva mayores riesgos con un nivel de absentismo global que en el caso de la Comunidad foral se sitúa en el 5,4%, casi un punto superior al de la media de los sectores (4,6%).

La mejora de la economía, la mayor riqueza de una comunidad y las mayores probabilidades de recolocarse en el mercado laboral también contribuirían a empeorar la estadística, incidiendo a su vez en las bajas sin justificar. En este sentido, La Rioja, una de las comunidades con peor PIB, presume de la menor tasa de absentismo.

No obstante, el informe incluye un matiz importante, y es que la ausencia de la actividad agrícola y ganadera -además del empleo en el hogar-, agrega ciertas sombras a la medición, ya que los guarismos de Castilla y León, la segunda comunidad junto a Asturias en absentismo (4,9%), quizá fuesen aún más parejos a los de comunidades como la Navarra si se incluyese. En opinión del director de Randstad Research, factores como que la conciliación, los convenios, la reducción de riesgos o la concienciación del impacto negativo para el empleador son fundamentales y podrían contribuir a reducir una tasa de absentismo que aunque de forma leve (un 0,15% en tasa interanual) en la Comunidad foral sigue subiendo. José Antonio Sarría reconoce que queda mucho trabajo por hacer en el ámbito de la empresa. Aboga desde por introducir cambios en la prevención de riesgos laborales hasta por llevar a cabo análisis en profundidad para analizar a fondo el absentismo no justificado y ver cómo podemos bajarlo. “Debemos mejorar la apreciación que los trabajadores tienen de su empresa y desarrollar el sentido de pertenencia para que se sientan vinculados. Los estudios que llevamos a cabo demostraron que la relación que mantiene la empresa con sus trabajadores es clave”, concluye.

Etiquetas

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE