Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Solidaridad

Cirujanos pediátricos navarros en Senegal

Carlos Bardají, jefe del servicio del Complejo Hospitalario, preside una ONG que interviene en Senegal dos veces al año. Entre los 16 profesionales que viajaron en la última expedición estaba también la cirujana pediátrica burladesa Sara Hernández Martín

El grupo de sanitarios españoles, con personal senegalés que les sirve de apoyo.
El grupo de sanitarios españoles, con personal senegalés que les sirve de apoyo.
Actualizada 05/01/2018 a las 20:50

Se han vuelto a Pamplona con las ganas de “regresar y operar más”; con el deseo imposible de no tener que dejar a nadie fuera y de poder llevar “un seguimiento más estricto a las patologías más complejas”. En el balance “muy positivo” que consensúan ambos cirujanos pediátricos a su regreso de Senegal, asoma la frustración por ser incapaces de abarcarlo todo, porque las necesidades son infinitas.

Él es el jefe del servicio de cirugía pediátrica del Complejo Hospitalario de Navarra, Carlos Bardají Pascual, y el presidente de la asociación que impulsa estas misiones de cooperación sanitaria; ella, la burladesa Sara Hernández Martín, cirujana pediátrica en el equipo de Bardají. Ambos han integrado la expedición de 16 profesionales sanitarios que han pasado una semana en la localidad de Vélingara, “el Senegal profundo”, muy cerca de la frontera con el sur de Gambia. Han sido cinco cirujanos, dos anestesistas, dos pediatras, dos enfermeros, dos auxiliares, dos estudiantes de Medicina y un fisioterapeuta, de distintas procedencias (Hospital San Juan de Dios de Barcelona, Parc Taullí de Sabadell, La Fe de Valencia o Vall d’Hebron de Barcelona), pero con Bardají como nexo de unión.

66 INTERVENCIONES
En seis días de estancia han operado a 66 personas, “la inmensa mayoría niños”, y han pasado consulta a casi 1.000. Un trabajo “a destajo” para primero cribar y después, intervenir especialmente hernias umbilicales, inguinales, así como anomalías genitales, labios leporinos o tumores benignos. Pero han visto también paludismo, sida infantil, parasitosis o la enfermedad de pian, una afección provocada por una bacteria “que se cura con sólo tres dosis de azitromicina”, pero que, de no tratarse, provoca úlceras “y se come hasta los huesos”.

Es la segunda vez que realizan una campaña en esa localidad y la gente les “busca” y “hace colas larguísimas” a las puertas del hospital, desplazándose desde muchos kilómetros de distancia. “En Senegal la asistencia sanitaria se paga íntegra, desde un vendaje o una gasa. No hay nada gratis”, apunta Bardají. No es sólo que no sea gratis, sino que los precios son desorbitados para el nivel de vida del país. “Operar una hernia inguinal puede costar 500 euros y el salario mensual medio ronda los 35 euros”, cuantifica el cirujano. Por ello, son habituales casos como el que recuerda Hernández. “Conocimos una mujer que había tenido que vender su casa y el terreno para repetir una operación a su hijo, porque encima se la habían hecho mal la primera vez”, detalla.
Gabriel Navarro

La entidad que está detrás de estos viajes a Senegal es la Asociación Doctor Gabriel Navarro, presidida por el propio Bardají. Lleva el nombre de un odontólogo fallecido hace unos años en plena preparación de uno de estos viajes a Senegal, de la mano de la ONG DentalCoop. Bardají, amigo personal de Navarro, tomó el relevo de la actividad y registró la asociación, que desarrolla programas de cirugía pediátrica, pediatría y de atención odontológica en varios puntos del país. “En los seis meses de época seca, hacemos tres expediciones. Una a Vélingara, otra a la zona del oeste (Thionck Essyl), a donde iremos en Semana Santa, y una tercera para prepararlo todo sobre el terreno”, detalla Bardají, que cuenta con una amplia trayectoria en el ámbito de la cooperación. “Comencé hace 25 años yendo a los campos de refugiados saharauis de Tindouf, en Argelia”.

Para Hernández, en cambio, ha sido la primera incursión en este ámbito y no dudaría en repetir si su propio ritmo laboral se lo permite. “Todo el grupo ha trabajado mucho, sin que nadie pusiera una sola pega. Ha sido una experiencia muy buena”, valora.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE