Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Sucesos

Muere un vecino de Arazuri de 83 años tras una explosión en su casa

La Guardia Civil investiga si pudo ser una detonación intencionada por parte del fallecido

Ampliar Una persona, atrapada tras el derrumbe de una casa en Arazuri
Una persona, atrapada tras el derrumbe de una casa en Arazuri
Actualizado el 28/10/2017 a las 08:50
La Guardia Civil investiga si la explosión que ayer causó el derrumbre de una vivienda en Arazuri, y atrapó a su inquilino entre los escombros, pudo haber sido provocada por el propio habitante del inmueble, Luis Martínez Álvarez. De 83 años, murió a consecuencia del siniestro. Viudo, vivía solo en la casa, en mal estado de conservación, y aunque fue localizado con vida por los servicios de Bomberos, falleció apenas dos horas después del aviso a emergencias, que se produjo a las 8.56 horas. Su cuerpo fue rescatado de la cocina de la vivienda y en el interior se halló también una bombona de gas butano cuyo gas, en contacto con fuego, pudo haber provocado la detonación. Las primeras mediciones realizadas in situ no detectaron gas en el aire, pero que se hallen estas trazas depende de la concentración o fuga previa. En este caso se cree que pudo haber sido pequeña, pero el mal estado de la casa hizo que, ante la detonación, el tejado se levantara y volviera a caer, hundiendo varios tabiques interiores del inmueble. El suceso se produce apenas tres meses después de que un vecino de Puente la Reina de 80 años provocara una explosión con gas butano en su vivienda. Como consecuencia de la detonación resultaron heridas más de 30 personas. Una de ellas, un joven de 25 años, murió a los pocos días.
La onda expansiva provocó el derrumbe de la casa y atrapó entre los escombros al dueño, Luis Martínez Álvarez

Las primeras informaciones acerca de lo ocurrido ayer fueron confusas. En la llamada inicial a SOS Navarra se alertaba de un posible incendio, pero a su llegada al lugar, la calle Santa María, 3, los efectivos se encontraron con que no había fuego y que la vivienda prácticamente se encontraba derruida. Al acceder, escucharon gritos que procedían de un lugar cubierto de cascotes, vigas y escombros. A pesar del riesgo debido a la inestabilidad del tejado, iniciaron un desescombro manual para tratar de llegar a la víctima, a la vez que apuntalaban las estructuras con mayor riesgo de desplome. Aunque en un primer momento se creyó que podría rescatársele con vida, finalmente el equipo médico accedió hasta donde se encontraba Luis Martínez y minutos después de las 11 horas se certificaba su muerte. Al lugar acudió inicialmente la Policía Foral, pero la Guardia Civil fue la encargada finalmente de la investigación acerca de lo ocurrido y agentes de Policía Judicial, de Gedex (explosivos), y de Policía Científica recogieron indicios, así como acordonaron la zona y regularon el tráfico.
Una vez confirmado el fallecimiento, los bomberos dejaron paso a una excavadora que derribó varios elementos que amenazaban con desplomarse y así pudieron proceder al rescate del cuerpo, en torno a las 15 horas. Fue trasladado al Instituto de Medicina Legal para que le fuera practicada la autopsia.
La detonación no implica un incendio

Que los bomberos no se encontraran fuego a su llegada al inmueble no significa que la detonación no fuera producto de la mezcla de gas butano y aire en contacto con un punto de ignición (fuego). Como explicaban desde el Gedex (cuerpo especialista en explosivos de la Guardia Civil), el butano que entra en contacto con el aire puede dar lugar a una explosión potente. Con que la proporción de gas en la estancia esté entre el 9 y el 12% es suficiente para que, si se mezcla con una chispa o fuego, se dé esa explosión. Por encima de esa proporción se da también un incendio.
volver arriba

Activar Notificaciones