Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

TAV Tren de Alta Velocidad

Ayerdi duda de que Fomento pueda anular el convenio de 2010 del TAV

Muestra su enfado con el Ministerio por revocar la delegación a Navarra de las obras del tren; Ayerdi dice que quiere un nuevo convenio y la oposición le recuerda que no lo negoció por el rechazo de sus socios

Ayerdi muestra su enfado con el ministro de Fomento por el TAV
Manuel Ayerdi, durante la comisión del Parlamento.
Actualizada 25/10/2017 a las 08:27

El vicepresidente del Gobierno, Manu Ayerdi, manifestó este martes su “enfado y malestar” con el Ministerio de Fomento. El motivo es la carta del ministro Íñigo de la Serna que recibió el lunes junto a la documentación en la que la empresa pública ADIF-Alta Velocidad, dependiente del Ministerio, da por anulado el convenio firmado en 2010 con el Ejecutivo navarro para construir el TAV y revoca la delegación que hizo en el Gobierno foral para que éste realizara los trabajos. Es el paso que quedaba para que Fomento asuma en exclusiva las obras, como anunció que haría tras la ruptura de las negociaciones de un nuevo convenio con Navarra.

Ayerdi afirmó en el Parlamento, en una comparecencia solicitada por UPN, que la decisión de Fomento no está justificada ni tiene jurídicamente soporte, pero señaló que es algo que aclararán los servicios jurídicos del Gobierno que desde el mismo lunes analizan la documentación.

LA CARTA DEL MINISTRO A AYERDI

Como informó en su edición del martes este periódico, el ministro trasladó al vicepresidente por carta el pasado lunes que quiere impulsar la llegada del TAV con la licitación este mismo año de los dos tramos de plataforma entre Villafranca y Olite. Considera necesario que el Ministerio y ADIF asuman los trabajos. Recordó que el Ejecutivo foral anunció que no incluiría partidas económicas en los presupuestos de 2018 o que decidió vincular la negociación del TAV a la del Convenio Económico. De la Serna opina que en la situación actual, el convenio de 2010 y la encomienda al Gobierno foral de la ejecución de las obras ya no son instrumentos válidos para la llegada del TAV a Navarra ni para la colaboración institucional. El ministro propuso a Ayerdi seguir manteniendo una colaboración técnica en torno a la obra, con la creación de una comisión de seguimiento que trimestralmente evalúe la situación de las actuaciones y pueda coordinarlas e impulsarlas.

LA RESPUESTA DE AYERDI

“La valoración que tenemos que hacer es de enfado, desacuerdo total, sensación de que está absolutamente injustificado. Jurídicamente no tiene ningún soporte para tomar la decisión que se ha tomado”, respondió este martes Ayerdi.

El vicepresidente afirmó en el Parlamento que según el convenio de 2010, las causas para anularlo son que se hubiese cumplido ya, que se rompiera de mutuo acuerdo, o que una de las partes hubiese cometido un incumplimiento grave. Ninguna de las tres condiciones se ha producido, dijo. Agregó que, según interpreta del convenio, si se extinguiese por otra causa se debe abordar en la comisión de coordinación y seguimiento de ese acuerdo, en la que están ambas administraciones. “Yo no soy jurista, pero leo el convenio y leo la carta en la que se da por terminado y veo que aquí alguien no está cumpliendo lo establecido”, afirmó Ayerdi.

ADIF argumenta que la Administración foral “ha manifestado públicamente” y “por carta” al ministro “su incapacidad para ejecutar las obras encomendadas”. El vicepresidente dijo que “esto es falso de toda falsedad”. Y sobre el hecho de que no fueran a incluir ninguna partida para las obras en los presupuestos de 2018, aseguró que eso no impide que se puedan empezar el año que viene (se pagarían después).

“El Gobierno de Navarra entiende que el convenio de 2010 está vigente”, recalcó. Sostuvo que consideran “clave” tener un convenio con el Estado para realizar estas obras y poder influir en ellas, por lo que no van a tirar a toalla e intentarán mantenerlo y negociar su actualización.

Ayerdi insistió en que Fomento dio por rotas las conversaciones cuando a su juicio no había motivo. Cree que influyó el pacto sobre los presupuestos del Estado que el Gobierno del PP alcanzó con UPN con el compromiso de licitar obra este año. Él mantuvo que no había ningún plazo de obra acordado entre el Ministerio y el Gobierno de Navarra.

El vicepresidente dejó caer que “le preocupa” si detrás de ello lo que hay es que la “apuesta” del Gobierno foral por un corredor desde Zaragoza a la Y vasca “no es una apuesta compartida con el Ministerio”, que podría querer tener las “manos libres” para hacer “lo que crea”. Dijo que en la carta que recibió no había ninguna referencia a todo el corredor.

PRESIÓN DE LOS SOCIOS

UPN, PSN y PP se mostraron partidarios de un convenio entre Navarra y Fomento para esta obra, pero coincidieron en que la responsabilidad de que no haya sido posible es del Gobierno foral, que ha actuado presionado por sus socios, EH Bildu, Podemos e I-E.

El portavoz de UPN, Carlos García Adanero, dijo a Ayerdi que es un “despropósito” echar la culpa al Ministerio. “Se han salido con la suya sus socios, que le dijeron que no podía firmar nada con Fomento y que usted no haría el TAV con sus votos. ¿Y usted qué ha hecho? No hacer nada”. Agregó que lo mejor es que lo hubiese reconocido ante el Ministerio, en vez de darle largas y ahora “echar la culpa a los demás”.

El socialista Guzmán Garmendia agregó que de tanto “estirar el chicle se rompió” y que plantear ahora dudas sobre la voluntad del Ministerio de Fomento de hacer todo el corredor, como había dejado caer el vicepresidente, no era la mejor manera de mostrar que quieren colaborar.

Ana Beltrán, del PP, agregó que el Ministerio ha tomado las riendas porque no veía voluntad en el Gobierno foral.

LOS SOCIOS SIGUEN EN CONTRA

“Vamos a defender el convenio, no queremos que se revoque”, dijo el portavoz de Geroa Bai, Rafael Eraso. El resto del cuatripartito rechazó de plano esa posibilidad. Hasta el punto de que Maiorga Ramírez, de EH Bildu, puso de relieve que las intervenciones de UPN y Geroa Bai habían mostrado que comparten el modelo ferroviario en el que tienen escasas diferencias. Ni EH Bildu ni Podemos ni I-E quieren el TAV. Se oponen al convenio que propuso Fomento y al que redactó el Gobierno de Uxue Barkos en respuesta, como subrayó Marisa de Simón, de I-E. Para Carlos Couso, de Podemos, “el interés de UPN” no está en el TAV sino en el “negocio” con las obras de este corredor.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE