Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

GANADERÍA

Una potra de oro en Baztan

Una potra de la ganadería de caballos árabes Zubialdea Arabians, de Oronoz Mugaire, se acaba de proclamar campeona nacional junior en Segovia. Su propietario es el ingeniero industrial Asier Goñi

Una potra de oro en Baztan
Desde la izda.: Antonia Bautista, manager de Al Shiraa Arabians, patrocinadores del campeonato nacional; Asier Goñi Maya, dueño de la potra ganadora; Bernat Tolrá, preparador y presentador del centro de entrenamiento Tolrá Trainig Center; y Alfredo Capetillo, Al Cape Arabians.
CEDIDA/SIR PHOTOGRAPHY
Actualizada 14/10/2017 a las 06:00

Se llama Dariyah Al Zubi, tiene 3 años y es, desde el 1 de octubre, toda una campeona nacional. Esta potra de pura raza árabe, criada en una pequeña ganadería de Oronoz-Mugaire llamada Zubialdea Arabians, ganó ese día la medalla de oro junior del campeonato nacional de Segovia, con una puntuación de 91,33 sobre 100 y frente a otras seis potras en su misma clase. Es un animal “de condiciones extraordinarias”, digno heredera de sus antecesores. Su padre es Hasman Gyo, “un campeón internacional nacido en Italia que actualmente está en Kuwait”, y su madre es Ww Nelita, nacida en Suecia” y actualmente también en Baztan.

Así lo explica su propietario, Asier Goñi Maya, un ingeniero industrial de 29 años, y que en 2010 dio un paso más allá en su pasión por los caballos para montar su propia ganadería “a modo de afición”. Tiene a día de hoy tres yeguas, dos potras y un semental, “aunque normalmente cubro con sementales extranjeros”, aclara Goñi.

El suyo es uno de los pocos criaderos que hay en Navarra de caballos árabes, caracterizados por ser ejemplares “más bien pequeños (con una alzada sobre el 1,5 metros), con mucha resistencia y muy inteligentes. Además, tienen una costilla y un vértebra menos que los demás”, explica. “En España, por desgracia, no hay mucha afición y se lleva mucho más el pura raza español”, comenta.

UNA SORPRESA

Ganar un premio en una competición como la de Segovia es “muy complicado”. “Es un mundo bastante elitista, donde hay gente que puede invertir muchísimo dinero”, explica Goñi. Sólo un dato: “Comprar una cubrición de un campeón del mundo puede valer 30.000 euros, así que los machos buenos buenos no se venden”, detalla.

La victoria de su potra, que el año pasado ya había obtenido una medalla de plata en un campeonato internacional en Cantabria, resultó “la sorpresa” de la competición en Segovia. Los jueces valoran cinco características (de 0 a 20 puntos): tipo árabe, cabeza y cuello, cuerpo, extremidades y movimientos. Pero para ganar, entran en juego otros elementos. “Al final es un triángulo: el caballo; quien presenta al animal al concurso; y la publicidad previa que se les haya dado”. “No debería, pero todo eso acaba influyendo un poco a los jueces”.

Cuando tiene un ejemplar que considera competitivo, lo somete previamente a unos meses de entrenamiento. “Como mínimo, tres”. Para ello, los lleva a un centro especializado de Barcelona. “Es una especie de hípica donde los trabajan y los musculan. Ellos sí son expertos y conocen qué caballos hay ese año, así que son capaces de valorar si merece o no la pena presentarlo, porque al final resulta caro”. En el caso de Dariyah Al Zubi, así lo decidieron “por ser muy buena”. “Antes de Segovia, acudimos a otro campeonato nacional en Barcelona para probarla un poco”.

NO ESTÁ A LA VENTA

Los premios tienen “una repercusión mundial”. “Hay un canal en internet que se dedica a emitir los concursos, y hay personas de todo el mundo que los vemos para ver qué caballos hay, idear cruces, etc.”, apunta. Sabe que la medalla ha revalorizado a su potra “muchísimo”. Ha tenido ofertas de hasta 150.000 euros por ella. “Pero no se vende”, afirma. Su destino, asegura, es la cría.

A diferencia de lo que sucede en España, los caballos árabes son muy valorados en países como Estados Unidos, Bélgica o Italia. Hay “diferentes líneas” y, como son tan resistentes, se les usa mucho para carreras largas, de hasta 160 kilómetros. “También para mejorar otras razas, de ahí, por ejemplo, el hispanoárabe”, desarrolla.

Etiquetas

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE