Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Obras en el Ensanche

Las obras del centro de Pamplona desviarán a 4.000 vehículos al día

1.700 coches atraviesan a diario el Bosquecillo que, como Chinchilla, Alhóndiga y Vínculo, se cerrará al tráfico

Ampliar Las nuevas peatonalizaciones obligarán a desviar el tráfico de 4.000 vehículos al día
Las nuevas peatonalizaciones obligarán a desviar el tráfico de 4.000 vehículos al día
Actualizado el 24/08/2017 a las 10:03
El cierre al tráfico rodado de las calles Chinchilla, Alhóndiga, Vínculo y Bosquecillo obligará a desviar hacia otras zonas del Ensanche a los alrededor de 4.000 vehículos que a diario transitan por esas cuatro vías y que, en los tramos hoy abiertos para la circulación de vehículos, suman una longitud aproximada de 430 metros en línea recta. El cambio de mayor calado será el derivado del cierre al tráfico de la calle Bosquecillo. Unos 172 metros por los que circulan a diario cerca de 1.700 vehículos (1.669) y que se integrarán con el espacio de la Taconera, según los datos que figuran en un informe del grupo de tráfico de la Policía Municipal de Pamplona de noviembre del pasado año.

Las obras que desde que acabaron los Sanfermines se están llevando a cabo para mejorar la movilidad en el Primer Ensanche y tratar de reducir el uso del vehículo privado también permitirán completar la peatonalización de la calle General Chinchilla (unos 73 metros de los algo más de 200 metros que conforman la vía. A partir de septiembre, sólo se permitirá el paso de peatones y bicicletas y tampoco se podrá aparcar cuando el proyecto se complete en su totalidad.

No obstante, en la primera fase de las obras, la que concluirá a principios del próximo mes, se habilitará una zona de estancia junto al Conservatorio de Música por lo que la reurbanización íntegra de la zona quedará para una segunda fase. Lo que se pretende con esta actuación es posibilitar la comunicación con el eje peatonal que enlaza con la Ciudadela.

El nuevo trazado peatonal contemplado en el proyecto lo completan las calles Alhóndiga y Vínculo, de 92 y 94 metros respectivamente, y que suman un tránsito de alrededor de 1.200 vehículos diarios.

Las cuatro vías que se convertirán en peatonales se sumarán así a las alrededor de 650 con esta cualidad que ya integran el callejero pamplonés. Esta actuación y el resto de las que se están llevando a cabo modificarán en pocos días de forma notable el tráfico por el centro de la ciudad. Lo que los responsables municipales buscan es mejorar la “deficiente” dotación para uso peatonal que existe en áreas estratégicas del Primer Ensanche que hoy presentan elevados registros de tráfico para el tipo de vía que son.

Este supuesto afecta, sobre todo, a las calles que, como sucede con el Bosquecillo, se encuentran situadas a las puertas del Casco Histórico de la ciudad, pero también a otras que como la calle José Alonso, aunque no se cerrarán por completo al tráfico rodado -se permitirá la circulación del transporte público, bicicletas y de los vehículos que accedan a los garajes-, sí reducirán de forma notable la circulación que soportan.

Dicha calle, en sus apenas diez metros de anchura entre edificios, presenta hoy un volumen de tráfico de 10.400 vehículos al día que, comparado con el que soporta la subida de la cuesta de Beloso, con 12.000 vehículos/ día, demuestra que pese a encontrarse en el centro de la ciudad constituye una vía de conexión entre el norte y el sur de la comarca.
El Casco Antiguo ya tiene más de 50.000 m2 de superficie peatonal
 
Las reurbanizaciones en el Casco Histórico de la ciudad comenzaron en el verano de 1996 y en la actualidad la zona ya cuenta con más de 50.000 metros cuadrados de superficie peatonal. La primera fase de peatonalización (Chapitela, Mercaderes, Calceteros, Plaza Consistorial y Zapatería) comenzó el 19 de agosto de 1996 con un presupuesto de 423 millones de las antiguas pesetas que permitieron dotar a la ciudad de 257 metros de recorrido peatonal.

Hasta entonces, el principal trazado peatonal del centro de la ciudad era el tramo central del Paseo de Sarasate con una longitud aproximada de 320 metros. En septiembre de ese año se inició la peatonalización de los 300 metros de la calle Estafeta y de parte de San Saturnino.

No fue hasta el año 2000 cuando los planes municipales de peatonalización subieron al Ensanche. En diciembre de ese año se inauguró el primer tramo peatonal de la avenida de Carlos III, entre Merindades y la actual Plaza de la Libertad. Las obras costaron 587 millones de las antiguas pesetas.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora