Paleontología

El Homo Erectus grababa mensajes hace 500.000 años

  • Este grabado es más antiguo que cualquiera de los más antiguos previamente encontrados en África

El Homo Erectus grababa sobre mejillones hace medio millón de años

Uno de los fósiles de mejillón grabados por el Homo erectus.

AFP
0
Actualizada 04/12/2014 a las 21:17
  • Europa Press. Madrid
El Homo erectus que vivía en Java ya usaba conchas de mejillones de agua dulce como herramientas hace medio millón de años, y también como un 'lienzo' para un grabado.

Un equipo internacional de investigadores, dirigido por el arqueólogo José Joordens Leiden, publica este sorprendente descubrimiento publicado en la revista Nature. El hallazgo proporciona nuevos conocimientos sobre la evolución del comportamiento humano.

"Hasta este descubrimiento, se asumía que este tipo de grabados no se había producido hasta la llegada de los humanos modernos (Homo sapiens) en África, desde hace unos 100.000 años", dice el autor principal José Joordens, investigador de la Facultad de Arqueología de la Universidad de Leiden.

Un equipo de 21 investigadores estudiaron cientos de conchas fósiles y hallazgos asociados a los sedimentos en el yacimiento de Homo erectus de Trinil, en la isla indonesia de Java. Las conchas son parte de la colección Dubois, conservada en el Centro de Biodiversidad Naturalis desde finales del siglo XIX. Fueron excavados por el médico holandés e investigador Eugene Dubois, descubridor del Pithecanthropus erectus, ahora conocido como Homo erectus.

El descubrimiento de un patrón geométrico grabado en una de las conchas provocó una sorpresa total. El patrón de zigzag, que se puede ver sólo con la iluminación oblicua, es más antiguo que los procesos de erosión producidos en la cáscara derivados de la fosilización. El estudio excluyó la posibilidad de que el patrón podría haber sido causado por animales o por procesos de meteorización naturales y muestra que el patrón 'zig-zag' es trabajo de Homo erectus.

Aplicando dos métodos de datación, investigadores de la Universidad VU de Amsterdam y de la Universidad de Wageningen han determinado que con el grabado puede tener entre 430.000 y 540.000 años de antigüedad. Esto significa que este grabado es más antiguo que cualquier de los grabados más antiguos previamente conocidos, que se encuentran en África.

PROPÓSITO O SIGNIFICADO DEL GRABADO

"Es fantástico que esta concha grabada ha sido descubierta en una colección de museo donde se ha mantenido durante más de cien años. Me imagino que la gente puede preguntarse si esto puede ser visto como una forma de arte", dice Wil Roebroeks, profesor de Arqueología del Paleolítico en la Universidad de Leiden. "De momento no tenemos ninguna pista sobre el significado o propósito de este grabado."

Esta investigación ha demostrado que estos primeros individuos de apariencia humana eran muy inteligentes ya que abrían los mejillones perforando un agujero a través de la cáscara utilizando un objeto punzante, posiblemente un diente de tiburón, exactamente en el punto donde se une el músculo que mantiene la concha cerrada.

"La precisión con la que trabajaban indica gran destreza y el conocimiento detallado de la anatomía del molusco", dice Frank Wesselingh, investigador y experto en conchas fósiles en Naturalis. Los moluscos se comían y las cáscaras vacías fueron utilizados para la fabricación de herramientas, como cuchillos.

La cáscara con el más antiguo grabado humano conocido estará en exhibición en el Museo Naturalis a partir del 4 de diciembre.
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE