Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Pelota

El billete cruel de Altuna para semifinales

Dejó en 3 tantos a Darío Gómez, que llegó a estar con un 20-0, y se enfrentará el domingo que viene a Elordi en el frontón de Bizkaia 

Ampliar Jokin Altuna saluda a Darío Gómez, ayer en el Beotíbar.
Jokin Altuna saluda a Darío Gómez, ayer en el Beotíbar.inigo royo
Actualizado el 31/10/2022 a las 09:41
De cuando en cuando la mano profesional pasa por episodios como el vivido en el Beotibar. Un 22-3 en cuartos de final del Cuatro y Medio no es habitual. De hecho es la segunda vez que se produce desde hace 12 años. Hay que remontarse al 22-3 que le hizo Berasaluze VIII al navarro Olazabal en Gernika en 2010. Son accidentes. Como tampoco es habitual que un pelotari profesional se retire llorando al término de la cancha, como hizo ayer el riojano Darío después de recibir tan dura paliza a manos de Jokin Altuna.
Al margen de lo abultado del marcador, la certeza es que Jokin Altuna alcanza por séptima vez consecutiva las semifinales de la distancia y que, en una semana, se medirá a Aitor Elordi en el frontón Bizkaia dentro del pleno absoluto de Aspe para las semis.
10 SAQUES, 10
Arrancó el partido con el primer saque para Altuna, que estrenó el luminoso con un gancho inapelable. A partir de ahí el mago de Amezketa convirtió el disparo inicial en el argumento con el que hizo trizas al delantero de Ezcaray.
Altuna supo darle velocidad y dirección a la pelota a la hora de ejecutar los saques, pero quien no tuvo su tarde en el resto fue Darío Gómez. El guipuzcoano sumó diez tantos directos, para el 10-0, seis tantos ya habían sido de tanto de saque, cuatro de ellos consecutivos. Altuna comenzó haciéndolos al siete, también los varió. El que supuso el 9-0 fue al ancho, el 14-0 fue corto.

“Estoy contento por el partido y el resultado, pero Darío me ha dado pena”, 
Jokin Altuna. Delantero de Aspe

“No he sido capaz de restar, al final tenía la cabeza en otro sitio”, 
Darío Gómez, delantero de Aspe

A cada saque que le hizo Jokin Altuna, la confianza y la moral de Darío Gómez se iba resquebrajando, cada vez más hasta acabar diluyéndose en la cancha. El riojano no acertaba a meter la mano para poner la pelota en el verde.
PURA IMPOTENCIA
Desde la silla de la contracancha Asier Gómez llamó al set de descanso en tres ocasiones. En el 5-0, 15-0 y 16-0, además de los dos descansos largos por televisión: 12-0 y 18-0. Trató de rearmar la confianza de su hermano, de intentar meterle en el partido, pero la paliza a la que le estaba sometiendo Altuna tenía poca solución.
Jokin Altuna no se salió un ápice de su guion de partido. No le distrajo lo escandalosos del marcador y siempre fue a lo suyo en un partido en el que no hubo apenas peloteo, solo hubo tres tantos en los que cruzaron más de una decena de pelotazos.
Al margen del saque, Altuna supo terminar bien el tanto. Hizo mucho daño con el gancho y supo mover al riojano. Los tres tantos de Darío vinieron de un dos paredes con el que firmó el 20-1 y estrenó su marcador, una pelota de derecha que se le cayó en el quinto pelotazo, más una falta de saque en el 21-3. Y no hubo más.
Partido que no pasará a la videoteca del Cuatro y Medio, sí para las estadísticas de las grandes palizas. Pocas o ninguna conclusión sacará Jokin Altuna del choque de Tolosa para su semifinal contra Elordi del domingo que viene en Bilbao. Será otra historia.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora