Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Irujo-Olaizola

Los 15 años de su primer clásico

Irujo y Olaizola II fueron los protagonistas del último gran clásico de la mano profesional. Este jueves se cumplen 15 años de su primera final. Juan está retirado, Aimar todavía sigue en la brecha

2005. La primera, en la que ganó Aimar.
2005. La primera, en la que ganó Aimar.
Diario de Navarra
  • Luis Guinea
Actualizada 03/06/2020 a las 06:00

Todos los deportes, individuales o de equipo, viven de los grandes duelos. En la mano profesional el último, y quizá el más brillante, es el que mantuvieron a todo frontón durante una década Juan Martínez de Irujo y Aimar Olaizola. Dos pelotaris que han marcado época, LA época podría decirse. Porque nunca jamás se ha jugado a pelota a la velocidad a la que lo han hecho ellos, con tal destreza técnica y protagonizando tan buenos partidos.

Este jueves 4 de junio se cumplirán 15 años de la primera final individual que protagonizaron los grandes dominadores de la mano desde 2005 hasta 2015. Fue en el Atano III donostiarra, donde se terminó imponiendo el delantero de Goizueta por 18-22. Tres lustros más tarde la vida es muy diferente para sus protagonistas. Irujo es un feliz ‘jubilado’ después de verse obligado a dejar la pelota el 20 de mayo de 2017 por una dolencia cardiaca. Aimar Olaizola sigue en la brecha como delantero de Baiko, y está a la espera de que se retome la actividad para seguir peleando por el Parejas.

"Tengo muy buen recuerdo de aquel partido, y de todos los que jugamos”, explica Irujo. "La pena es que aquella vez me ganó. Yo creo que aquellos enfrentamientos con Aimar fueron muy buenos para la pelota. Se hablaba de aquellas finales en la calle, ibas con Aimar o ibas conmigo, había mucho ambiente de pelota. Y personalmente creo que aquellas finales nos hicieron mejores a los dos".

La final del Manomanista de 2005 en el Atano III fue la primera de las 13 txapelas que se jugaron entre uno y otro entre el mano a mano, Cuatro y Medio y Cuatro y Medio Navarro. Hubo, además, otra decena de partidos individuales entre las tres modalidades.

La final del mano a mano de 2005 fue el segundo partido a todo frontón en el que se vieron las caras. El precedente fue el histórico 1-22 que le hizo un año antes. "Es de los mejores partidos que he jugado nunca, me salió todo", recuerda Irujo.

'¡Olaizola ya es campeón¡' tituló el inolvidable Javier Hernández su crónica de la final en Diario de Navarra. Y la etiquetó como una de las mejores finales de aquellos años. Porque Irujo saltó al Atano III con el cuchillo entre los dientes, le metió un ritmo eléctrico al partido y acorraló con un 15-6 a Olaizola II. El goizuetarra, con su hermano Asier en la silla, supo templar el partido y el juego, le llevó al de Ibero a su terreno, madurándolo hasta remontar y terminar imponiéndose por 22-18 tras 54 minutos y 248 pelotazos.

"A mí es la txapela que más ilusión me ha hecho en toda mi vida, porque es la primera que gané mano a mano, yo pensaba que jamás iba a poder ganar un manomanista", recuerda Aimar.

 


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE