La Hemeroteca
Hoy puedes ver DN+ sin publicidad, como si tuvieras una suscripción... Suscríbete y será así todos los días.
Suscríbete a DN+
Entrevista
Aimar Olaizola, delantero de Asegarce

“Si sigo a este nivel, puedo jugar hasta los 42-43 años”

A sus 38 años, una veintena de Parejas en la mochila, Aimar Olaizola es el abuelo de la plantilla. Pero la edad no es problema para jugar bien. Es uno de los nombres propios del torneo

Imagen de Aimar Olaizola observando el material durante la elección del pasado miércoles en el frontón Labrit.

Aimar Olaizola observa el material durante la elección del pasado miércoles en el frontón Labrit.

Actualizada 09/02/2018 a las 14:21

El Parejas hay que saber llevarlo. Porque durante cuatro meses, el pelotari es como un hámster que da vueltas en la rueda. Viernes, sábado o domingo partido, entrenamiento, elección de material, entrenamiento, partido. Así de diciembre a abril. Una rutina que acaba calcinando. Aimar Olaizola se lo está pasando en grande en el Parejas 2018. Juega con Imaz, está a un punto de la frontera entre estar o no estar en semifinales, y le quedan tres oportunidades. Pero por encima de eso, Aimar está encandilando por su enorme momento de juego.

Vaya Parejas más bueno le está saliendo.

Estoy jugando muy a gusto. Empecé con dudas, porque en el Cuatro y Medio jugué todo el campeonato con el talón mal. Pero ahora estoy bien, sin molestias, con confianza y he recuperado la chispa en el frontón. Llevo un tiempo que la pelota me sale bien de la mano, y además tengo confianza en el remate.

Está disfrutando.

Muchísimo. El pelotari cuando no tiene lesiones y las cosas le salen bien, disfruta un montón. Eso no quita que esté jugando partidos muy complicados, pero aún así me lo estoy pasando bien con lo que hago. Voy a todos los partidos con ganas, y eso se nota en la cancha.

Y todo sabiendo que les cargan el trabajo atrás porque saben que Imaz es su punto flaco, y a usted le toca remar.

Sí, pero los últimos 15 años me ha tocado jugar así. Estoy acostumbrado a trabajar, quitar pelota mala al compañero, ayudarle, y las pocas que tienes, intentar terminar. Yo me encuentro bien, y estoy muy a gusto con Imaz. Está haciendo un campeonato muy bueno.

¿No le tienta pedir ayuda a la empresa? Igual ya le toca.

No. El pelotari tiene que jugar con el pelotari que le pongan. Yo estoy muy bien con Jon Ander dentro y fuera de la cancha, tenemos muy buena relación, entrenamos juntos muchos días. Estoy muy a gusto con él.

¿Le cuesta hacer ese trabajo sucio?

No, para nada. E incluso yo creo que es una buena señal. El día que me toque jugar con ventajas será para mí más cómodo, pero implicará también que no tengo el mismo juego. Estoy contento porque juego las mismas combinaciones que hace cuatro o cinco años. Creo que este campeonato está entre los cuatro mejores de mi carrera como pelotari, y he jugado muchos.

¿Meterse en semifinales sería...?

Para nosotros un premio muy grande, teniendo en cuenta las parejas que hay, los partidos que hemos hecho y contra quién nos ha tocado jugar. Nos quedan tres partidos muy difíciles, pero una opción muy bonita de meternos en semifinales. Ganando uno de los tres yo creo que estamos dentro.

¿Se ha acertado con este diseño del Parejas, con combinaciones bastante niveladas?

Quitando Elezkano-Rezusta, el resto de las parejas podía entrar cualquiera porque hay mucho equilibrio. Y Elezkano-Rezusta también me parece una pareja bien hecha. Lo que está claro es que el pelotari que ha marcado la diferencia en los tres últimos años es Rezusta. En los partidos de parejas primero tiene que sujetar el zaguero, y Beñat es el mejor. Pega mucho y falla muy poco.

¿Tiene Asegarce déficit de buenos zagueros?

En la pelota las cosas van por rachas. Parece que llevamos unos años en los que los zagueros de Aspe, jugando lo suyo, han marcado la diferencia. No digo que sean mejores, pero sí que han marcado diferencias. En Asegarce hay pelotaris jóvenes que están jugando muy bien, el caso es Imaz. Pero estos son rachas.

¿El pasado Cuatro y Medio fue un suplicio para usted?

Yo llegué con la ilusión de hacerlo muy bien, a comienzos de octubre tuve un problema en el talón, con la fascitis, y no sabía ni si iba a poder jugar.

¿Tanto?

Sí. Entre partido y partido no podía entrenar nada, ni correr. Estaba todo el día que si médicos, masajistas, plantillas...

Y eso agota.

Agota, y lo pasas muy mal. Contra Víctor, por ejemplo, es que jugué cojo. No podía ni correr.

¿Y cómo lo hizo para aguantar?

No es la primera vez que juego lesionado. Según sea la lesión, hay que saber jugar con molestias y hay que saber sufrir. Visto todo lo que pasé, haberme quedado a un solo partido de la final es un éxito muy grande para mí.

¿Usted es buen sufridor?

Creo que sí. He aprendido a aguantar el dolor y a jugar con él. Hay gente que me dice, tú nunca tienes mal de manos. Y claro que suelo tener mal de manos, pero hay que saber jugar con mal de manos también.

¿Cómo se hace eso? ¿se aprende?

No sé cómo lo hace cada uno. Yo llego mentalizado al frontón, sé que voy a sufrir, que voy a tener dolores. Y estoy acostumbrado. He jugado muchas veces con mal de manos.

¿La gente joven es menos sufridora que ustedes, los veteranos?

No sé si son más o menos sufridores, lo que sí está claro es que suspenden mucho antes que nosotros. Estoy seguro de que con algunas molestias que hemos tenido Oinatz o yo, los jóvenes no hubieran jugado. Pero depende mucho de cómo sea el mal de manos. Yo, por ejemplo, nunca he tenido problemas con el callo, y los problemas de callo son difíciles, duelen mucho.

¿Eso es madurez?

Cada uno es como es. Y luego yo he tenido la suerte que, después de tantos años, no he tenido ningún problema con el callo nunca.

Cuando uno vive una segunda juventud, como en este campeonato, ¿se mira dentro a ver cuánta gasolina queda en el depósito?

Claro. Pero no pienso en cuánto tiempo me queda en la pelota. Si estoy jugando las mismas programaciones que hace cinco, seis o siete años es una muy buena señal. Pero soy muy consciente de que llegará algún día en el que me haga falta alguna ventaja. Eso será una mala señal.

¿Está preparado para eso?

Sí, claro. Pero mientras pueda voy a jugar como hasta ahora. Tengo muy claro que en los dos últimos años de mi carrera tendré que jugar con ventajas, es lo normal y lo que ha hecho todo el mundo.

¿En qué se nota el paso de la edad?

Pues ahora no sabría decirlo, porque me encuentro muy bien y con chispa. Llevo dos o tres años en los que, después de un partido duro, o de entrenamientos muy exigentes, recupero mucho mejor que cuando era joven, que cuando tenía 27 o 28 años. Igual luego me viene el bajón y viene todo seguido.

Así las cosas, ¿ha pensado en el Manomanista?

Ahora mismo estoy centrado en el Parejas, pero si sigo al este nivel del campeonato lo jugaré sin problemas. Creo que estoy bien.

¿Se probará antes?

Claro. Cuando acabe el Parejas veré cómo acabo, cómo me recupero, haré dos o tres entrenamientos y, según me vea, decidiré. Pero mi intención es jugar el mano a mano, porque creo que tengo nivel.

¿No le da miedo enfrentarse a la gente que está irrumpiendo en el mano a mano?

Ninguno. Si estoy al nivel de ahora, ninguno. Para mí el Parejas se me hace duro porque tengo que jugar ayudando mucho, forzado...

Este año, en teoría, acaba contrato con Asegarce. ¿Cuál es su idea?

Seguir con ellos. Tenemos que sentarnos a hablar, pero no habrá ningún problema. Desde el año 2000 llevo con ellos y no he tenido jamás ningún problema, Asegarce es mi segunda casa. Y estoy encantado con los técnicos nuevos, el gerente nuevo, los jefes... están trabajando muy bien, me han tratado de maravilla y yo he dado todo por esta empresa. No habrá ningún problema para renovar.

¿Cuánto?

No tengo problema, eso ya lo veremos. Me queda un año, puedo firmar otros dos... hasta los 42 o 43 me veo jugando sin ningún problema. Estando a este nivel puedo jugar otros dos o tres años, porque -además- me veo con la ilusión de cuando tenía 18 años. No me cuesta ir a entrenar, me gusta trabajar con la gente joven en Beasain, y que me tomen el pelo llamándome abuelo y yo a ellos...

¿Le molesta que le llamen abuelo?

Para nada, lo llevo muy bien. Yo también me meto con ellos, no estoy callado.

¿Le quema la pelota?

No, nada. Por ejemplo, hay pelotaris que a esta edad o cuando se van haciendo mayores lo pasan mal con el tema de hacer los tacos, prepararlos... a mí es algo que me encanta. Para los tacos creo que siempre he sido superprofesional. Algunos dicen que soy un maniático, a mí me gusta mucho. Probar, preparar, hacer...

¿Usted dejará la pelota cuando pierda la ilusión?

Yo nunca voy a perder la ilusión por jugar a pelota, porque es lo que más me gusta hacer. Lo normal es que yo me retire porque físicamente ya no pueda más, que el cuerpo diga basta. Pero el primero que va a decir hasta aquí soy yo. No me voy a arrastrar por los frontones. Tú ya te das cuenta cuándo estás de sobra, cuando ya no tienes nivel. Y no hay peor cosa para un pelotari que arrastrarse por el frontón, no lo pienso hacer.

Y si acaba, acaba.

Sí. No me veo por los pueblos en verano jugando partidos con otros. Cuando no me vea, se lo diré a Asegarce y ya está. Quiero acabar aquí mi carrera, y siempre he dicho que después me gustaría seguir vinculado a la pelota en la empresa. No sé de qué forma.

Durante el campeonato ha habido alguna polémica con el material que le ha afectado directamente. ¿Cómo lo ha vivido?

Sin ningún problema. Creo que ha sido de los años que menos problemas ha habido. Nosotros no nos hemos quejado nunca. Irribarria y Merino no se quejaron el día de la elección de material y sí que lo hicieron después del partido. Creo que Martín Alústiza, Beloki y Apezetxea están haciendo un buen trabajo en el campeonato. Todos somos personas, todos nos podemos confundir.

¿Pero no ha echado en falta nada en el cestaño?

No. De hecho creo que hay bastante menos polémica con el material que antes. Y hay otra cosa, que la nueva generación de pelotaris no se quejan mucho del material. Antes daba igual de qué pelotas se sacaran porque había gente que siempre se quejaba sacaran lo que sacaran, y además siempre se quejaban los mismos.

Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra