Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Alpinismo

Urubko: "He confirmado que aún soy capaz de hacer ascensos veloces"

Tras un verano en el que ascendió tres ‘ochomiles’ -Broad, G-II y K2- en 11 días, el emblemático montañero visitó este domingo Estella tres días antes de volver al Himalaya

Ampliar El ruso-polaco Denis Urubko, ayer en los cines Los Llanos, minutos antes de iniciar su proyección
El ruso-polaco Denis Urubko, ayer en los cines Los Llanos, minutos antes de iniciar su proyecciónMONTXO A.G.
Publicado el 31/10/2022 a las 07:59
Su anterior visita a Navarra fue el pasado junio, días antes de viajar a Pakistán y firmar tres cumbres de más de 8.000 metros en once días, en solitario y portando él mismo el material tanto en las montañas como entre campo base y campo base. 
Todo un prodigio físico y mental que, con las cumbres del Broad Peak (8.051m), Gasherbrum II (8.035m) y K2 (8.611m)-, aún pudo aumentar con un intento a los 8.068 metros del Gasherbrum-I, que no pudo completar “por las condiciones de la montaña”.
Y este domingo, en Estella -donde estrenó su nueva proyección Beyond 8000 standarts (Más allá de las normas en los ochomiles)-, Denis Urubko regresó de nuevo a Navarra para dar su nueva charla por primera vez en España. 
Y, de nuevo, este emblemático montañero ruso-polaco, una de las figuras más reconocidas e ilustres del alpinismo mundial, lo hizo apenas tres días antes de iniciar una nueva expedición al Himalaya. 
En esta ocasión, con su compañera María José Pipi Cardell para preparar un viaje el próximo año con el reto de que ella sea la primera mujer en abrir una nueva ruta a un ochomil en estilo alpino (portando todo el material a la espalda).
"A ella le gustaría conseguirlo. Ninguna mujer lo ha hecho. Lo intentamos en 2019 en el Gasherbrum II pero ella se lesionó -él abrió en solitario la nueva vía Honey Moon-. Ahí dije que ya estaba bien de alpinismo extremo, sentí vergüenza de lo que vi. Pero el otoño del pasado año ella me dijo: 'Denis, ¿por qué no lo intentamos de nuevo? Soy una persona muy responsable, la quiero mucho, y le dije que sí, que íbamos a retomar ese proyecto. Y por eso volví al Karakorum para ir recuperando mi cuerpo, las sensaciones... Y ahora creo que es el momento. Por eso, en tres días, nos vamos al Himalaya para intentar un ascenso en condiciones complicadas, casi invernales, y el próximo año intentaremos una nueva ruta. Aún no lo tenemos decidido pero, posiblemente, sea en el G-I o en el Nanga Parbat porque ambos me resultan retos muy atractivos".
En un verano histórico, Urubko igualó las 26 cimas a ochomiles de Juanito Oiarzabal -no oculta que uno de sus retos deportivos es superar esa cifra- y sólo la retirada en el G-I, tras un intento que abortó por las grietas y las condiciones de riesgo en la montaña, impidieron que lo lograse. 
"A veces hay condicionantes que escapan a tu control. No somos capaces de controlar todo y menos yendo en solitario. Allí era necesario trabajar en equipo, con dos o tres personas más. Cuanto más fuerza, más posibilidades en Himalaya. Y yo estaba solo. Me entristeció no poder lograrlo pero, por otro lado, estoy muy contento y satisfecho de haber conseguido esas tres cumbres solo y en un estilo express (el Broad lo subió en 20 horas, el G-II en 25 y el K2 en 36). Gente más joven que yo no son capaces de hacer eso. Yo tengo casi 50 años y lo he hecho. No soy joven pero he comprobado que mis condiciones físicas y mentales aún están ok", decía riendo.
Precisamente, esa expedición supuso su regreso a los ochomiles tras dos años retirado de las grandes cimas y del mundo que lo rodea. "Las montañas han cambiado mucho por las expediciones comerciales, las cuerdas fijas... Lograr ese objetivo que me marqué no me ha cambiado. No ha sido una motivación especial. No necesito cumplir retos así ni pruebas especiales para sentirme motivado. Me gusta el montañismo y para mi eso significa retos, nuevas rutas. Sigo sintiéndome fuerte y sí que me ha servido para confirmarme que sigo pudiendo hacer ascensiones veloces y en estilo alpino en las grandes montañas. Quizá un ascenso invernal...".
Y dispuesto a seguir en la vanguardia y rompiendo esquemas en este deporte. “Ya lo dice el título de mi proyección. Explico cómo ahora, para mi, el verdadero montañismo está fuera de lo que son las normas en los ochomiles. 
Allí todo el mundo va por las mismas rutas, por la misma cuerda fija, sin salirse del esquema marcado: trekking al Base, del Base al Campo I, luego al II... Todos igual. Y yo intento explicar que hay otras modalidades, otras formas, como las que seguí en el Karakorum. Me gusta compartir mi experiencia a ese respecto, sobre todo, con los jóvenes alpinistas en charlas, conferencias...”.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora