Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Los jueves, montaña

Un doble amputado ruso escala el Manaslu nepalí

Rustam Nabiev llegó a 8.163m impulsado por la fuerza de sus brazos tras "unas 50 horas y más de 105.000 golpes de piolet"

Rustam Nabiev celebra su ascenso en el Manaslu nepalí
Rustam Nabiev celebra su ascenso en el Manaslu nepalí@rustam_nabiev92
Publicado el 07/10/2021 a las 06:00
Es difícil de entender y de imaginar hasta que se le ve ascender por la huella en las laderas nevadas, tras sus compañeros, o aferrado a una cuerda fija con determinación. “Prefiero una patada a la lástima. Perdí las piernas, pero no me perdí”. Son las frases con las que se define Rustam Nabiev -ex paracaidista militar ruso de 28 años (Bashkortostán, 12-V-1992) y actual montañero y bloguero- en un perfil de Instagram con más de 1,3 millones de seguidores.
El pasado sábado, junto a su equipo de apoyo, alcanzaba los 8.163 metros de la cumbre del Manaslu. Un reto deportivo importante que dispara aún más su valor y peculiaridad cuando quien lo ha firmado es, como Nabiev, un doble amputado que lo logró en 5 días impulsándose con brazos y manos “durante unas 50 horas y 35 kilómetros, dando más de 105.000 golpes con piolets”.

" style="color: #c9c8cd; font-family: Arial, sans-serif; font-size: 14px; font-style: normal; font-weight: normal; line-height: 17px; text-decoration: none;" target="_blank">

Este deportista -que perdió a los 22 años sus dos piernas cuando el cuartel en Omsk donde dormía colapsó y se vino abajo, atrapándolo junto a otros muchos compañeros- recordaba tras la cumbre que “casi nadie creyó en este proyecto. Todos se mostraron escépticos, especialmente los escaladores profesionales. Decían: ‘bueno, déjenlos jugar, vayan al primer campamento y luego den la vuelta. Y llegué allí, pero no me volví. Tenía más confianza en mí mismo, en mis fortalezas y capacidades”.

" style="color: #c9c8cd; font-family: Arial, sans-serif; font-size: 14px; font-style: normal; font-weight: normal; line-height: 17px; text-decoration: none;" target="_blank">

Pocos creían en esto, ¡pero yo lo hice!”, escribía, la primera persona que escala un ochomil arrastrándose con las manos -el pasado agosto había subido al Elbrus (5.642m), y que dedicó el ascenso a la memoria de su madre. “Que mi ascenso se convierta en un símbolo para que millones de personas nunca suelten sus manos y que solo a través de la acción se puede lograr un resultado”.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones