Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Aizkora

El navarro Iker Vicente ya es tricampeón

El aizkolari de Ochagavía arrasa en el Individual, con Larrañaga y Otaño en el podio

Vicente, exhausto, celebra su tercera victoria consecutiva en el torneo individual ante la mirada de su padre, Daniel, ayer en el Bizkaia Arena de Bilbao
Vicente, exhausto, celebra su tercera victoria consecutiva en el torneo individual ante la mirada de su padre, Daniel, ayer en el Bizkaia Arena de Bilbao
Actualizado el 22/11/2021 a las 08:27
Iker Vicente conquistó este domingo su tercer título individual de aizkora de primera consecutivo después de arrasar literalmente en la final del Torneo Sherpa.ai disputada en el Bizkaia Arena. Le acompañaron en el podio final Larrañaga y Otaño, pero a más de dos minutos.
Tras la eliminatoria de Zestoa, en la que Larrañaga había arrasado y Vicente había quedado tercero, la final del torneo individual se perfilaba a priori más abierta que nunca. Si bien el navarro encabezaba todos los pronósticos.
Con 12 troncos de trabajo por delante, sucedió que Iker Vicente comenzó con un ritmo arrebatador desde el primer corte, donde sacó ocho segundos a Atutxa, 17 a Larrañaga. Tiempo que ya se fue al medio minuto a la salida del segundo de los kanaerdikos.
Vicente vio que había hecho daño en los primeros dos troncos primeros, en los que Larrañaga sufrió con un par de nudos, que seguía distanciando en los dos primeros medianos, y que hizo saltar la final por los aires en los oinbikos.
Sin bajar un ápice el ritmo, en el segundo de los cuatro troncos grandes Vicente paró el reloj en 16:45 con 2:27 sobre Larrañaga y 2:37 con el pentacampeón Atutxa. La final estaba encarrilada.
LUCHA POR EL PODIO
El morbo que había despertado la lucha por la txapela se había venido abajo literalmente mediado el trabajo. La superioridad del aizkolari navarro no ofrecía lugar a dudas.
Ventilada la txapela, la lucha fue cerrada por determinar quiénes iban a ser sus acompañantes en el podio final. La lucha entre Larrañaga, Atutxa y Otaño fue muy cerrada.
“Quería haber redondeado la temporada con esta txapela, pero no he tenido mi día”, comentaba este domingo Larrañaga. El guipuzcoano confesó que se vio sin chispa. Mantuvo un duro mano a mano con Atutxa en los dos primeros medianos y los dos oinbikos, pero el vizcaíno acusó el esfuerzo y fue a menos de la segunda parte del trabajo en adelante. Justo lo contrario que Otaño, que terminó en el tercer cajón y sacándole 1:18 al pentacampeón vizcaíno.
A sus 24 años Vicente suma su tercer título, un tercio de los nueve seguidos que ganó Mindegia, la mitad de Arróspide, Olasagasti y Nazabal. Pero con 24 años.

“Esperaba tener una lucha dura con Larrañaga”

A Iker Vicente le costó poder salir del Bizkaia Arena con su tercera txapela en la modalidad. Todo el mundo quería hacerse una foto con él, le tocó pasar control antidopaje. Pero estaba feliz, lo celebró con 50 incondicionales.
¿Cómo se siente uno como tricampeón?
Muy feliz, pero también muy cansado. Al final un trabajo de estos es una paliza física tremenda, pero también una tensión que acumulas muy grande y te deja balado.
Desde fuera ha parecido una final hasta sencilla.
Yo he empezado a mi marcha y de repente he visto que les sacaba ventaja fácil. He pensado, esta es la mía. He apretado a tope y les he sacado una muy buena ventaja y desde ahí el trabajo ha sido sujetar y terminar. Desde fuera siempre parece más fácil, pero la madera era muy exigente y ha habido que sufrir.
¿Qué le ha sorprendido?
Sobre todo el comienzo. Con Larrañaga esperaba tener una lucha muy dura, que fuera hacia un lado o hacia otro por muy poca diferencia, como nos ha pasado en las últimas finales. Pero he empezado a sacar ventaja y ha pasado como en el ciclismo. Uno saca ventaja, se escapa y los otros no te pueden pillar.
¿Ha levantado el pie al final?
Tampoco. Hasta el último golpe no he cedido nada. Aquí te puedes encontrar con un nudo o un tronco malo, y no te puedes confiar ni dar nada por ganado. No he cedido, pero uno también se cansa.
¿Ha sido su mejor final?
Eso nunca se puede decir, porque cada final es un mundo, es diferente. Las maderas son diferentes, tú te sientes diferente... El año pasado fue una lucha terrible con Larrañaga. Fue muy difícil. Este año ha sido diferente. Por fuea ha podido parecer fácil, pero no lo ha sido, ni mucho menos.
Con 24 años, ¿ve accesible llegar a las cifras de los grandes de la aizkora?
Conseguir ya una txapela era un sueño y con tres es estar entre los nombres grandes de este deporte. Para la edad que tengo lo que he conseguido está muy bien, los récords de los grandes los veo muy lejos. No me los planteo, ojalá pueda seguir en esta línea muchos años.
¿Le gustaría hacer una apuesta en los próximos meses?
Es algo que ahora mismo no depende de mí. Soy el campeón y tengo que esperar a que alguien se anime y la eche. Pero no me importaría que hubiera una apuesta en los próximos meses. Pero ahora necesito unas semanas para descansar y desconectar.
volver arriba

Activar Notificaciones