Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Club de Lucha Burlada

Luchadoras que no se cansan de ganar

El Club de Lucha Burlada sumó el pasado fin de semana su sexto título nacional sénior como mejor equipo de España en lucha femenina, un logro que este año sabe mejor que nunca, tras superar mil obstáculos para entrenar en condiciones

De izda. a dcha., Maialen Guelbenzu, Miren Huarte, Elena Arbea e Itziar Rekalde, del Club de Lucha Burlada (Navarra).
De izda. a dcha., Maialen Guelbenzu, Miren Huarte, Elena Arbea e Itziar Rekalde, en la carpa de las pistas de Burlada.
Actualizada 04/12/2020 a las 06:00

Puedes elegir cualquiera de los campeonatos de España de los últimos años. Siempre te encontrarás con el Club de Lucha Burlada en lo más alto. La estupenda generación de mujeres que entrenan, desde categorías inferiores, José Manuel Menéndez y Roberto Martínez -este último ahora presidente de la Federación Navarra de Lucha de reciente creación-, ha crecido sobre el tatami y acumula ya seis títulos nacionales sénior como club. Un equipo que traducen las protagonistas como “piña” o “familia”, y así lo expresan ellas en este reportaje elaborado el pasado miércoles en la carpa de las pistas de Burlada.

Sus éxitos repetidos en el tiempo han instado al Ayuntamiento burladés a construir un nuevo recinto para que el Club de Lucha Burlada entrene en condiciones, y mientras tanto, sus miembros comparten esta carpa junto a los atletas de Hiru Herri.

Las luchadoras no se cansan de ganar ni de sonreír. Ha sido un año duro, con muchas dificultades. Pero el esfuerzo ha merecido la pena y el pasado fin de semana se trajeron del Campeonato de España Sénior celebrado en Cartagena cinco medallas, cuatro oros y una plata. De esta forma, el Club de Lucha Burlada al que todas pertenecen se proclamó por sexta vez campeón de España sénior, a lo que hay que sumar los conseguidos de forma individual, que son 14: cinco para Aintzane Gorria, tres para Maialen Guelbenzu, dos para Nekane Cepas y el propio José Menéndez, y uno, el de este año, para Miren Huarte e Itziar Rekalde.


EL AÑO MÁS DIFÍCIL

Es un club pequeño, con una cantera muy reducida, pero acostumbrada a ganar siempre. También este año, el más difícil de la historia. “Este año ha sido súper raro, ha cambiado todo para nosotras, no solo por la pandemia, sino también por el sitio de entrenamiento. Así que creo que sí, queganar estas circunstancias es un gran logro”, dice Maialen Guelbenzu, la más veterana de las reunidas el miércoles con sus 25 años (Aintzane Gorria, que se encontraba en Madrid, es 3 meses más joven).

Sin duda, las dificultades para entrenar y la incógnita por saber si iban a competir y hacerlo en condiciones ha pesado. “Al principio, pensábamos que no íbamos a llegar, luego te pones a entrenar después de estar muchos meses sin tocar tapiz. Y al final hemos conseguido llegar y obtener buenos resultados, así que es verdad que estamos felices”, apunta Itziar Rekalde.

En la misma línea, su compañera Elena Arbea, que además es enfermera de la planta covid en el CHN, se refería a estos obstáculos: “Al principio, pensábamos que no se iban a a hacer los campeonatos, estaba muy complicado, pero al final se han hecho con unas medidas sanitarias muy buenas, y estamos contentas”.

Un campeonato casi perfecto. Con una ausencia importante: “Hemos competido en silencio, sin nadie que nos anime, sólo los que estaban en la silla”, lamenta Miren Huarte. “Se ha hecho un poco raro. Porque cuando una pelea los demás siempre estamos animando. Y eso se ha notado bastante”, coincide Itziar Rekalde.

Después de competir en el sub-23 en un hotel, Cartagena eligió otro sistema. “Esta vez han sido dos pabellones, en uno se competía y en otro se entrenaba. En el de competición, había tres tapices, y sólo podían estar los que competían y los del combate siguiente. Los demás no podíamos estar. Había streaming y lo veíamos a través del móvil. pero la peor parte ha sido no tener público. Pero no nos podemos quejar porque nos han permitido pelear”, apunta Maialen Guelbenzu.

El Club de Lucha Burlada es una pequeña familia donde todas se sienten parte importante. “Somos un club pequeño, y para lo económico es una desventaja, pero a mí me gusta porque eso nos permite ser una piña, nos conocemos todos, somos súper cercanos, y eso al venir a entrenar supone pasar el rato todos juntos. Cuando uno falta, enseguida preguntas dónde ha estado, o le dices si va a venir mañana. Se les echa en falta”, asegura Maialen.


ENTRENAR SIN RIESGOS

Esa unión es el punto en el que todas se ponen de acuerdo. Se nota. “Todas somos muy transparentes, muy parecidas, y el apoyo mutuo hace mucho. Cuando no se podía venir a entrenar, quedábamos para hacerlo en la calle entre nosotras para mantener el estado físico”, revela Elena Arbea. De hecho, han sido seis meses sin poder ejercitarse con normalidad. “La vuelta al tapiz después de tantos meses fue un poco raro, costó”, admite Itziar Rekalde. Tras esta ausencia, en el nacional sub-23 “se notó, con respecto a otros campeonatos, que hubo muchísimas lesiones”, describe Elena Arbea, que se lesionó tres semanas antes del campeonato.

Por su profesión, vive de cerca el grave problema de la pandemia, y sabe que debían tener cuidado extremo para evitar riesgos: “Entrenamos juntas y con el tema de la covid tenemos que cuidarnos, así que no podíamos estar tanto con los amigos, porque si una daba positivo caíamos todas”. “La parte social la tenemos más limitada, pero siempre hemos salido con las mismas personas. Todas trabajamos o estudiamos y estamos expuestas, por eso lo hemos limitado al máximo, por todo el equipo”, añade Maialen Guelbenzu.

Precisamente fue ella la que decidió cambiar de categoría y subir dos pesos para que todo el equipo puntuara y llegara así el sexto título. “Yo iba a salir en 59 y Aintzane no pudo bajar de peso y salió en 59. Todo ocurrió un día antes del pesaje, y viendo que íbamos a salir las dos en el mismo, hablé con Osito (Jose Menéndez) y con ella y decidí subirme de peso porque a mí también me favorecía y que cada una saliese en una categoría y puntuábamos las dos. En el peso de arriba estaba Miren, así que subí dos categorías. No lo dudé y creo que nos vino bien a todas. Salieron las cosas bien y genial”, razona Maialen.

De esta forma, no sólo consiguieron el título como club, sino que Navarra quedó segunda femenina por federaciones. Ahora, la competición para hasta marzo, y se han ganado un descanso y relajación para las próximas fiestas navideñas, sin mirar la báscula.

“La gente del club comemos muchísimo, disfrutamos de la comida. Así que eso de cuidarnos en Navidad... A comer a lo loco. Felicidad máxima”, bromea Maialen Guelbenzu.


TODAS PARA UNA

Después de un 2020 tan duro, tenían claro de qué se acordaron al recoger la medalla. “Del esfuerzo que hemos hecho, hemos entrenado tanto...”, expresa Miren Huarte. “De todas nosotras, sales tú al tapiz pero sales con todas. Las medallas son mérito de todas”, apunta Elena Arbea. “Si gana una, ganamos todas, si pierde una, perdemos todas. Si una compañera pierde, me quedo con eso”, resume Miren.

Porque además de ellas, el equipo lo integran chicos que, aunque no consiguieron medallas, consideran parte de su éxito. “Aquí estamos todas día tras día, y entrenar con chicos nos viene bien, porque entrenamos de otra manera”, argumenta Elena Arbea. “En el sub-23 les fueron muy bien las cosas, aunque en la lucha masculina sénior lo tienen más difícil”, añade. Elena Arbea pone el ejemplo más elocuente: “Yo me puso a llorar cuando un compañero se proclamó campeón de España”. “Somos una piña, nos vamos a cenar (cuando se podía), tenemos gustos parecidos, nos compenetramos tan bien que es una gozada”, señala Maialen. “Para entendernos, hay que venir aquí y estar con nosotras. El vínculo que se crea en el tapiz no se puede explicar”, remata Guelbenzu.

Está claro. Son una familia. “Hemos vivido glorias y penas, lo que no vives haciendo lucha no lo vives en ningún sitio”, sentencia Elena Arbea. Las campeonas de España son todas para una.

 

Roberto Martínez: “Son un equipo irrepetible”
 

El presidente de la Federación Navarra de Lucha y entrenador en Burlada muestra su “orgullo” por el nuevo logro

 

Roberto Martínez es un presidente satisfecho. Siempre al lado de las luchadoras y ahora al frente de la Federación Navarra, califica al equipo de “irrepetible”. “Es un orgullo que, a pesar todos los problemas y dificultades que han tenido, hayan entrenado como han entrenado, llegue el campeonato de España y sean campeonas. Estas chavalas han vuelto a demostrar que son un equipo irrepetible durante muchos años”, afirma. ¿La clave?: “Durante la pandemia, seguimos haciendo entrenamientos virtuales; cuando se permitió, empezamos con la parte física y luego con contacto. Ellas fueron muy constantes cuidando el peso, con hábitos alimenticios y de trabajo. La base está en lo que viene de antes y los entrenamientos bien dirigidos”.

 

Aintzane Gorria consiguió su decimoquinto título nacional
 

El emblema del equipo burladés reside en Madrid, como Oihane Vallez, otra de las componentes del Club de Lucha Burlada

 

El Club de Lucha Burlada tiene un historial impecable, gracias a la cantera de chicas que lo integran. En Murcia, fueron cinco las que subieron al cajón. A las cuatro protagonistas de este reportaje hay que sumar al icono navarro de este deporte, Aintzane Gorria, que en este campeonato logró su decimoquinto título nacional, cinco de ellos sénior, todo un récord, y que prefirió dar el protagonismo a sus compañeras. La deportista burladesa sigue entrenando en Madrid tras el confinamiento, y sigue con su preparación para los Preolímpicos de marzo en Budapest, su objetivo marcado en el calendario para intentar conseguir plaza en Tokio. En la capital, también se encuentra otra componente del equipo burladés, Oihane Vallez, que en esta ocasión no consiguió situarse entre las mejores.

 

DNI

 

Maialen Guelbenzu Ozkoidi

Fecha de nacimiento Burlada, 4-4-95

Dedicación Profesora de Ciencias en la ESO, en el Instituto Biurdana

Palmarés Medalla de oro en 65 kg, tiene otros dos títulos nacionales sénior más

 

Miren Huarte Montes

Fecha de nacimiento Burlada, 7-6-99

Dedicación Estudia 2º de un grado superior en Imagen para el Diagnóstico y Medicina Nuclear en ESTNA

Palmarés Este año, medalla de oro sub-23, bronce en el Jóvenes Promesas y oro en el sénior, todos ellos en 62 kg

 

Itziar Rekalde Iraceburu

Fecha de nacimiento Burlada, 7-6-99

Dedicación Estudia 3º de Magisterio Infantil en la UPNA

Palmarés Este año, medalla de oro nacional sub-23 y sénior, ambas en 72 kg

 

Elena Arbea Zuazu

Fecha de nacimiento Burlada, 23-3-97

Dedicación Enfermera en el CHN, planta covid. Anteriormente a este destino, afrontó la pandemia en una residencia de mayores

Palmarés Medalla de oro sub-23 y plata sénior, ambas en 57 kg


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE