Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

EL FOROFILLO

Escozor rojillo

Manda bemoles que ha tenido que ser el primo-hermano de Lezama, el asalta canteras, el Madrid del norte, el que acabara con la racha de El Sadar

El Forofillo Fran Pérez
El Forofillo, Fran Pérez.
JESÚS CASO
Actualizada 25/11/2019 a las 15:09

Duele. Y mucho. No se pueden hacer una idea. Este domingo, 24 de noviembre, hay en Pamplona y por extensión en Navarra una minoría que camina con aire ufano, triunfal, de inmerecida superioridad y con sonrisilla maliciosa y de medio lado. Una minoría a la que se suman los merengones de estas tierras del norte o los culés venidos a estos lares. Es la minoría de los robapromesas, de seguidores de un Bilbao que llegaba a Pamplona siendo la amenaza que tocaba para romper la racha de imbatidos en casa. El eterno enemigo, deportivo, entendedme. El que se vanagloria de tener canteranos, cuando son de Tajonar, no de Lezama. El equipo de Muniáin, con lesión psicológica de última hora donde corren el gran Rulo García, un casi navarro llamado Iñaki WIlliams o el goleador del penúltimo ascenso Kenan Kodro. Venían ellos, la sombra silenciosa.

Duele, y mucho. Porque ellos venían con ausencias pero los recibíamos sin Oier, sin Nacho Vidal, con la defensa descuadrada. Pero con nuestro Jagoba al frente de la nave y con El Sadar, ansioso de comerse, nunca mejor dicho por las horas del encuentro, a unos leones que fuera no habían ganado todavía. Con la clasificación en el puño apretado, ya que ganarles nos suponía pasarles en la tabla y colocarnos en zonas europeas. Zonas que no queremos para nada, oye, pero que nos poníamos con 22 puntacos que es más de la mitad del trabajo a hacer, en solo 14 jornadas.

Duele, y mucho. Pese a salir con el Chimy disfrazado de Brandon, con Darko más Brasanac que nunca, con Mérida enchufado. Sergio Herrera de pilón, Lillo y Pervis en las alas, Roncaglia y David García al centro, Rubén, Torres y Juan Villar completaban una nómina que, pese a los cambios, nos hacía confiar. Porque este Osasuna es un equipo que se hace querer y en el que confiamos, con alegría, con pena, con goce o con dolor.

Avisó Rulo, en un fuera de juego milimétrico sin que valiera su gol. La suerte del exjugador, maldición más poderosa que las que echaban en Haiti con el vudú o las gitanas si no les das algo por la ramita de romero. Y lo confirmó Iñaki Williams. En una primera parte en la que nos ganaron los de Garitano a los puntos, buscando la espalda, atándonos en la creación y aislando a los delanteros. Y en un tramo final en el que Unai Simón se erigió como lo que es: el portero menos goleado de la categoría, con dos paradones, a Juan Villar y a Torres que evitaron, como poco, el empate en ese momento en el que el chulopera del pitolari estaba casi señalando los vestuarios.

La charleta de Jagoba Arrasate, lololololó tuvo efecto y Osasuna saltó con el cuchillo entre los dientes. Con Kenan en el campo por Rulo, tocado, arrancaban los nuestros en busca del empate y para marcar territorio, a lo león con exceso de orina, marcando las bandas a golpe de cabalgada y gotita a gotita. Sin lluvia, con sol, con ganas. Pero enfrente aparecía Unai Simón, que seguía empeñado en amargarnos el segundo plato. Si es que no son horas...

Llegó el gol. Llegó con un Adrián que parece que anda más que corre, que mete ese pase filtrado a la olla, que puntea Marc Cardona y que el Chimy hace bueno, metiendo la puntera y alojándola lejos del alcance de cualquier portero, hasta del de Unai Simón. Al Chimy le tiras un tractor y te revisa el aceite, te infla las ruedas, te cambia de batería, te pasa la ITV y luego te lo remata a puerta. Es así el Comandante, qué bueno que viniste.

Duele, y mucho. Porque no habíamos tenido tiempo de saborear el empate cuando un ex, siempre un ex, mete un gol de esos que el cuero llega hasta el área pequeña a trompicones. Con Íñigo Pérez blando en el salto, con Pervis Estupiñán despejando siete veces al aire, con David sin la fuerza que se le presupone a un central y con Kenan punteando, a un lado, a placer. Adiós, racha, adiós. Vaya usted rumbo a Bilbao,tengan cuidado con la carretera que aquí nos quedamos los dos...

No hubo tiempo de mucho más. Los chavales estaban rotos, se habían vaciado. No hubo milagro de último minuto, ni golazo de Roncaglia, ni tanto de Adrián que en los leones tiene a uno de sus conjuntos fetiche, que les ha metido seis chicharricos pero se quedó con ganas del séptimo. Sólo hubo comentarios insulsos de los de GOL TV, madre mía qué horror. Entre que el pitolari era más que un ocho, ya sabéis, y que los de la tele no daban una, vaya digestión. El de pie de campo, porque andaba perdido. Y la tal Natalia, porque parecía estar opositando a entrenar a las féminas del Bilbao. No entiendo por qué cuando se retransmite un partido en este canal no pillen a dos comentaristas, uno de cada bando, para llevar el encuentro. Y ojo, que yo siempre he dicho que el respeto no es cuestión de sexos, sino de personas. Y ella, pues eso, sin más. Como los otros dos, claro...

Adiós, a la racha adiós. Contador a cero. Lo bonito del fútbol es que dentro de siete días te da otra ocasión para enmendarte. Viaje a Barcelona, al RCDE Stadium, un campo donde los periquitos no han ganado ningún encuentro y sólo han sumado un punto, esta jornada, contra el Getafe. Esperemos no ser el equipo resucitador. Y en casa, pues nada. Que empieza la siguiente racha. ¿31? Pues a ver si llegamos a 32, que sarna con gusto no pica y, como dicen los expertos, si pica es que está curando. Con lo que se irá el dolor en un par de días...

¡Hasta la muerte, Forofillo hasta la muerte!


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE