Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

El Forofillo

Era calva

Osasuna se relaja y deja escapar una ocasión pintiparada para llegar a los 30 puntos

Ampliar El Forofillo
La reacción del Forofillo, tras el empate contra el Real MadridDiario de Navarra
Actualizado el 22/01/2023 a las 19:56
Uno se acostumbra a lo bueno y claro, ver el careto de empate encendido tras unos partidos de victoria escuece un pelín. Y más tras ver cómo se empató contra el Elche, colista, en su casa, tras un primer tiempo casi perfecto. Osasuna ha dejado escapar una de esas ocasiones que dicen que las pintan calvas, una buena oportunidad para coger moral de la buena de cara al choque copero del miércoles y antes de bajar el telón de la primera vuelta. Ahí estaban los 30 puntos...
Ocasión era una diosa griega a la que representaban calva menos en la frente, que tenía un poco de pelo. A lo moderno, como esa chavalería que se mete el rapador por la parte de abajo, corte a lo champiñón que lo llamábamos hace tres décadas, y que luego te produce tiña porque los peluqueros no limpian las afeitadoras. Pues esa diosa se puso de cara a Osasuna en las tierras de la Dama de Elche pero, al final, cayó pelo en la cara.
Por los pelos. Y no me refiero a Aridane, que empieza a destaparse como el central que sabemos que es capaz de ser, aridanadas incluidas. El majorero evitó los goles ilicitanos hasta que su compi de andanzas, don David García (que no Barrufet) se salió de sitio y permitió la contra empatadora. El encuentro fue un calco del disputado la pasada temporada. En las formas, en los goles y en el resultado final. Al lío...
Hay ganas de Copa, y eso lo demostró Jagoba sacando un once con Ibáñez titular y Darko entre líneas. Sin Torró, sancionado, se guardaba a Moncayola y a Rubén, apostando por un Kike Barja que le dio la vida en Sevilla y con el resto casi parecidos. Aitor, David y Aridane, Manu y el "veterano" Diego Moreno. Darko, Moi, Kike Barja, Ibáñez y arriba, Chimy y Budimir.
La primera parte rojilla fue de manual. Entre la ansiedad del Elche, colista con 5 puntos, y la solvencia de los osasunistas, los nuestros dieron un recital de aguantar cuando hay que aguantar, pisar el acelerador buscando las cosquillas al rival y adelantarse y luego controlar hasta el último pespunte del cuero. Perfecta, hace mucho tiempo que un encuentro no se jugaba con semejante facilidad. La cosa se ponía más que calva, pelada. Victoria al descanso, 30 puntos en la jornada 18, enchufados para el choque contra el Sevilla en El Sadar y con ganas de meterles mano a los de Simeone y cerrar la primera vuelta con la edad de Jesucristo, 33 puntazos. No es de extrañar que la seguridad del Elche pidiera a los pocos aficionados rojillos en el estadio que dejaran de animar tanto, jopetas...
Ni Jesucristo ni Superstar. Osasuna es Osasuna, y lo decía el sabio Sabalza. "Si nos confiamos...". Y se confiaron. Porque a estas alturas de la película a nadie debe extrañarle que los de Machín iban a ir a por el empate, antes de atacar la victoria. La necesidad es muy mala, como el hambre. Y es muy triste robar, aunque más triste es de pedir. Así que como es de recibo, alguna cagarruta de paloma se nos iba a escapar. Y fue precisamente a uno de los que no suelen fallar...
El cuero estaba en nuestro ataque, en la diestra. Aimar se confió en un rechace que ganó un rival, el cuero se envió al centro del campo donde salió un descolocado (y alocado) David García. Y la perdió. Y la línea de blancos era de cuatro contra dos defensas rojos. Y la internada por la derecha de Carmona, sevillista para más INRI, le permitió recibir y fusilar a Aitor poniendo el empate. Como el pasado año.
La diosa Ocasión, calva según los historiadores, se colocaba una peluca a lo drag queen y nos dejaba con un palmo de narices. Ni edad de Jesucristo, ni 30 antes de la Copa, ni victoria a domicilio, ni espaldarazo al equipo... Nada de eso. Aunque es cierto que tampoco podemos pulsar la seta de la alarma, que en el periplo huyendo de la nieve han logrado un pase a cuartos de la Copa del Rey y un puntico que, si ganamos al Atllético en Pamplona, nos hace mantener una media británica de las de aúpa.
Aúpa Osasna. Ahora cita con la historia. Ahora toca la Copa. La que dicen los que hacen el marketing que mola, la competición por la que el presi ha apostado, hasta semifinales. Y digo yo, ya que estamos aquí, ¿por qué no? Viene un Sevilla que está fiando su temporada al torneo del K.O. Un equipo que anda en los puestos de abajo pero que ha recuperado aire con la llegada de Sampaoli. ¿Les damos? Es un Osasuna-Sevilla. Todo lo demás queda al margen. Vamos...
¡Hasta la muerte, Forofillo hasta la muerte!
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora