Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

La crónica

Osasuna halla la salida

Los rojillos escapan de un pegajoso Mallorca con la maestría de Moi Gómez y la clase de Aimar Oroz

Ampliar Osasuna - Mallorca
Fotos del Osasuna - Mallorca de la jornada 17./J.P. URDÍROZ
Actualizado el 14/01/2023 a las 22:37
Osasuna le quitó al Mallorca ese pegamento tan molesto que le había impedido moverse en su ecosistema en la primera mitad. Se había llegado al intermedio con una sensación extraña, entre la tibieza ambiental en El Sadar y el juego demasiado espeso de los rojillos, incapaces de encontrar espacios para generar peligro ante el incómodo rompecabezas que le había planteado su rival. Había que encontrar una solución. El cielo se despejó coincidiendo con el cambio de campo, cuando se halló una salida por la que escapar. Moi Gómez y Aimar Oroz tenían esa llave propia de los futbolistas de talento que resuelven partidos atascados. Contar con ellos es un verdadero lujo para Osasuna, que necesitaba tras el parón reencontrarse consigo mismo. La afición celebró de nuevo un triunfo, el que permite alcanzar ya el punto 27 a mediados de enero y que llegó acompañado por esas sensaciones reconocibles tras el descanso. El 1-0 descerrajó al Mallorca, que ya no podría con el gobierno navarro, dotado entonces de más criterio y velocidad para ir en busca del segundo gol, sin caer en especulaciones de ningún tipo. Osasuna ha vuelto. El que quería su gente.
No resultaba nada sencillo ganar esa batalla laberíntica que le había propuesto Javier Aguirre en su Sadar. Una línea de cinco atrás que salpicaba con sustos mediante las apariciones de Jaume Costa y una medular poblada de soldados que estaba ahogando esas intentonas de ataque que caían a un ritmo dormilón y de excesiva tendencia horizontal. Muriqi era su amenaza. Toda la atención que recibió de los centrales estaba justificada. David García y Aridane, pareja de grandes tardes pasadas, rayaron a un nivel sobresaliente. Mención aparte para el canario, que firmó su mejor actuación de la temporada aprovechando todas sus cualidades atléticas y un elevado grado de concentración.
Arrasate había pedido paciencia en la previa. La tuvo su equipo, sin caer en la tentación de desesperarse. El técnico había formado un once con mirada ofensiva. Moi, Aimar, Chimy, Abde y Budimir juntos. Más madera. Diego Moreno y Manu Sánchez como laterales largos. Las intenciones se tradujeron en poco en el área bermellona en la primera parte. Si acaso, un zurdazo que enganchó alto el Chimy al inicio; un inocente cabezazo de Torró; una llegada de Moreno con un remate que a punto estuvo conectar; y un disparo a botes del argentino casi al acabar.
Moi Gómez tenía la misión de lubricar las posesiones por dentro, bajando a recibir, pero no encendió la luz. Aimar Oroz no aparecía, Abde no desequilibraba y el Chimy se metía un camino sin retorno entre protestas y trifulcas con Costa, que gozó de la ocasión más clara a la media hora cuando cogió la espalda a la retaguardia. Su tiro se marchó a la grada.
LA FÓRMULA DESEADA
Al control de balón había que sumarle algo más. Osasuna encontró el antídoto al abandonar el vestuario. Dio el paso al frente necesario en cuanto a intensidad y verticalidad. El gol fue la muestra perfecta. Moi arrancó hacia adelante para asociarse con Abde, que le devolvió la pelota con un pase profundo a ese espacio que por fin emergía. El alicantino no pudo encontrar con su pase un compañero mejor para enriquecer la acción. Aimar Oroz ejecutó una maniobra perfecta, en poder de un futbolista de clase que gestiona las situaciones limpias. El joven canterano amortiguó con la derecha y fusiló con la izquierda, al estilo Andrés Iniesta.
La réplica del Mallorca la puso Baba inmediatamente con un durísimo lanzamiento que besó el palo de Aitor. Ahí terminarían sus opciones, porque el partido ya solo tuvo una dirección. El contexto más abierto era favorable para Osasuna, más cómodo para hacer secuencias de pases en tres cuartos. Budimir persiguió su gol con un remate que se le marchó fuera. El Sadar le brindó una merecida ovación al ser cambiado. Se peleó todo y más con los corpulentos centrales de Aguirre. Tampoco tuvo suerte con las decisiones de Soto Grado. No marcó, pero aquí el esfuerzo también se premia.
Moi Gómez estaba dando un recital. Se jugaba a lo que él quería. Suyos eran los tiempos. Estaba en todos los lados. El dato de sus pases fueron de escándalo para un equipo como Osasuna. La mejor forma de defender fue seguir jugando en balear. Aimar Oroz era feliz dando pases al espacio. De uno de ellos, estuvo a punto de aprovecharse Kike García para marcar el segundo.
El ritmo no bajó enteros con los cambios. Rubén García mantuvo esa llama. Moncayola soldó más el centro del campo. Y como lateral terminó Unai, que suplió a un Diego Moreno que estuvo espléndido en su debut en El Sadar. Siendo uno más sin desentonar y atreviéndose a todo, como lo había hecho este Osasuna más valiente que cuajó una enorme segunda mitad en su vuelta a Pamplona.

OSASUNA: Aitor Fernández; Diego Moreno (Unai García, m. 89), Aridane David García, Manu Sánchez; Torró; Chimy Ávila (Moncayola, m.67), Moi Gómez, Aimar Oroz (Darko, m. 89), Abde (Rubén García, m.67); y Budimir (Kike García, m.75).
MALLORCA: Rajkovic; Maffeo, Valjent, Raillo, Copete (Cufré, m. 72), Costa (Abdón, m. 72); Baba (Sánchez, m. 84), Grenier; Dani Rodríguez (Amath, m. 64), Muriqi y Kang In Lee (Ángel, m. 84).
GOL: 1-0 (m.47): Aimar Oroz.
ÁRBITRO: Soto Grado (Comité riojano). Amarilla al Chimy y Torró, y Kang In Lee Grenier y Valjent por parte visitante.
INCIDENCIAS: El Sadar, 19.887.

Las claves

Aridane sigue en el once y es un bastión
Volvía a la lista el navarro tras su sanción, pero el elegido para acompañar a David García fue Aridane. El nombre del canario se ha vinculado con el Elche en las últimas horas, pero no parece que se vaya a mover si Arrasate le da esa confianza. El canario respondió con un partidazo.
Moi Gómez y Aimar Oroz, la diferencia
Son dos futbolistas que sin duda han dado un plus muy valioso en este Osasuna. Cuando aparecen, son capaces de decidir un partido que como el de ayer estaba tan áspero. Moi Gómez hizo la jugada del 1-0 y marcó Aimar Oroz gracias a un control de puro talento y remate letal. Los dos brillaron. El ex del Villarreal marcó los tiempos siendo el director de orquesta. El canterano, con esa sencillez para maniobrar entre rivales que le aprietan y ese pase tan limpio que tiene.
De la primera a la segunda parte
Curioso. Eran los mismos y con el mismo dibujo. El Mallorca cerró todos los espacios a Osasuna en la primera mitad. Los rojillos pisaron el área, sí. Pero con dificultades y sin peligro aparente. El partido cambió en el descanso por completo. Un paso al frente, más velocidad y más verticalidad. El 1-0 llegó pronto. El control fue total a partir de ahí, salvo el susto de Baba.
Diego Moreno es un lateral de garantías
Gustó el ribero en su estrenó ante la afición. Defendió bien colocado, pidió siempre el balón, subió por la banda, centró e incluso se atrevió a pisar el área o lanzar desde fuera. Salvo un despiste, cuajó un partido para pensar que Osasuna tiene lateral para el futuro. Y ¿para el presente?
Budimir: ovación merecida de la grada
No marcó y ya van muchas jornadas, pero su esfuerzo fue digno de destacar. Se le vio mucho fuera del área. El colegiado tampoco le favoreció. Merecida ovación.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora