Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Fútbol

El espejo de la vida de Abde: Osasuna nunca se rinde

El joven marroquí recuerda su infancia en Carrús (Elche), uno de los barrios más pobres de España, y cómo hizo del fútbol su pasión

Ampliar Un fotograma del reportaje de Movistar Plus
Un fotograma del reportaje de Movistar PlusMovistar
Publicado el 23/11/2022 a las 09:34
Desde que está en Osasuna, Ez Abde ha hecho propio un lema que es un espejo de su vida. “ONSR”. Así denomina en su cuenta de Instagram al grupo de fotos que almacena como rojillo. Son las iniciales de “Osasuna nunca se rinde”, el cántico que sigue arrasando en todos los colegios de España al haberse viralizado en la red social Tik Tok y que evoca a aquellos tiempos peores en El Sadar de resistencia.
“Por eso he venido aquí (a Osasuna). Compartimos la misma historia. Osasuna nunca se rinde”, expresa al rememorar su infancia y juventud. El marroquí, cumple 21 años en diciembre, es el protagonista de un reportaje de Movistar Plus que le ha grabado en las calles del centro de Pamplona. Es la primera entrevista que concede el joven que este miércoles debuta en el Mundial. La charla transcurre en el icónico Café Iruña de Pamplona, donde a pocos metros se fundó Osasuna en 1920.
“A veces estoy en mi casa, en el sofá, jugando a la play o en mi cama y digo: aún no me lo creo. Estás con 16 años en el equipo de tu barrio y luego te ves en el primer equipo del Barça. Sigo sin creérmelo”, comienza Abde, como así le gusta que le llamen. Nacido en Beni Melal, al sur de Marruecos, era un niño cuando cambió de continente. “Mi padre buscaba una vida mejor y a los 4 años nos subimos para España. Hasta Elche. Carrús”.
Aquel joven creció en uno de los barrios más pobres de España. “En Carrús hay distintas nacionalidades. Hay de Senegal, de Malo, gitanitos también, de Marruecos…”, recuerda de aquellos tiempos duros en los que era feliz jugando con la pelota en el parque. Su ‘secreto’ estaba en Youtube para ver a su referente. “Había un locutorio debajo de mi casa. Con 50 céntimos te daban media hora (para navegar por Internet). Se lo pedía a mi padre y si no, se los robaba. Me iba a ver los vídeos de Neymar. Luego iba al parque y se lo hacía a mis colegas”.
Con 16 años, tan tarde, comenzó en el equipo de su barrio “para no estar parado y pasar la tarde”. “El entrenador me dijo que si me lo tomara en serio podría llegar a algo”. El talento estaba por pulir. De ahí pasó a la cantera del Hércules, con unos inicios nada sencillos. “Dudaba de mí mismo. Me pegué casi tres meses sin jugar un minuto. Muchas veces pensé en dejarlo. Pero tenía gente alrededor mía que me decía que tenía que ser fuerte mentalmente y entrenar mucho más”, expone el marroquí en el reportaje.
Explotó en el club alicantino para convertirse en un jugador importante y llamar la atención de un gran club. Jamás lo hubiera imaginado. “Estábamos todos muy nerviosos de si se hacía o no, hasta que recibimos una llamada para hacer las maletas. Estaba como un loco”.
Abde cumplía un sueño de un niño de barrio pese a que lo veía imposible. “Desde pequeño he sido del Barça. Quería ser jugador del Barça como fuera. Al final con trabajo, lo toqué”.
“Hace dos años estaba sentado en el sofá con mi hermano y me dijo que iría al Mundial. Le dije: ¡Tú estás loco chaval! Ahora me dice: “¿Has visto cómo sí”? “Jugar con tu país el Mundial es pasarse el juego. Abde nunca se rinde”, acaba con una sonrisa abierta.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora