Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Girona 1-1 Osasuna

Un golazo y un despiste

Justo empate en una tarde donde faltó colmillo y se retuvo la competitividad

Ampliar Kike Barja marcó con este soberbio disparo con la derecha el 0-1 en Girona
Kike Barja marcó con este soberbio disparo con la derecha el 0-1 en GironaOsasuna
Publicado el 23/10/2022 a las 22:46
A Osasuna le faltó algo para salir victorioso de Montilivi, escenario de brillante recuerdo para la institución centenaria. Ese algo en el fútbol es suficiente para determinar un marcador. Es evidente que cuenta con más galones y recursos que el Girona, dispuesto a quedarse en Primera con argumentos. Y es cierto que el equipo de Arrasate controló y dominó bastantes fases de un partido que, sin embargo, nunca llegó a desequilibrarlo. Faltó algo. Entre más determinación en el área que provocara un seísmo y más seguridad para defender una acción al filo del descanso que igualaba el golazo de Kike Barja, actor principal inesperado. ¿Osasuna ganó un punto o perdió dos? Quizá lo primero, porque no mereció más. Queda la sensación de no haber podido hacer más, pero pesa en la balanza que se haya confirmado la recuperación competitiva de un bloque que sigue pisando fuerte la zona noble.
La semana del tríptico acabó con más cambios en el once, cinco, dentro de esa renovación esperada. Cualquier alineación es hoy en día reconocible en Osasuna por la profundidad de su plantilla. Lo importante es que la personalidad se propagara en el campo, objetivo que se consiguió pese a que no fuera la mejor tarde de remates y últimos pases.
Arrasate había apostado por dos puñales en banda para desmontar al Girona de Míchel, también con rotaciones. Rubén Peña regresaba tras su sanción y Ez Abde saltaba con ese halo de genio que se había ganado en la jornada anterior. A Torró le concedió la jerarquía para actuar de nuevo solo por delante de la defensa. Moncayola y Moi Gómez estaban para enganchar con el Chimy Ávila en un radio amplio de actuación.
Los planes se torcieron de inmediato. El extremo marroquí levantó el brazo mirando hacia el banquillo para pedir el cambio. Minuto 7. Estaba roto. Jagoba no tocó nada. Ni del dibujo ni del perfil de jugador que había elegido para su planteamiento. Era el momento de Kike Barja, que saltaba por sorpresa en unos tiempos difíciles por la competencia que le ha llegado. Hay oportunidades que aparecen de repente. El de Noáin siempre sale a flote. Su trayectoria está marcada de pellizcos que le han hecho más fuerte. Ayer aprovechó la tarde con un gol espectacular.
CONTROL DEL PARTIDO
Hasta el 0-1, Osasuna ofrecía muestras de saber qué hacer. Se había apoderado de la pelota con una circulación buscando espacios y robaba bien articulado en la presión para desactivar ese juego iniciado de atrás que temía del Girona. Un disparo de rosca con intención de Rubén Peña fue la primera aproximación peligrosa. Y a la media hora, Nacho Vidal conectaba mal de cabeza con todo a su favor. El centro se lo había puesto Moi Gómez, motor en zonas interiores. El lateral se metió entre defensas para seguir la dirección del envío, pero le faltó ese alma de eficacia del jugador de ataque.
Llegó el golazo de Barja. Moi había visto al Chimy, bregador pero sin colmillo ayer, que ganó la posición para tocar con la cabeza hacia una zona donde podía pasar de todo. Kike obtuvo el premio a su habitual persistencia. Robó la pelota a su par, Yan Couto, y desde un ángulo del área soltó un precioso lanzamiento que se coló por la escuadra de Gazzaniga. La parábola fue perfecta. Recuperación y a mirar a la portería. Para qué pensar más. Barja confiaba en sus posibilidades.
Lo que debería haber dado serenidad a un equipo que estaba siendo superior fue el preludio del regalo de la tarde. El partido miraba ya al descanso. Pulido Santana interpretó una falta muy discutible de Torró. Aleix botó la falta lateral y gravemente la defensa navarra se quedó en los tacos de salida mientras entraban jugadores del Girona solos. Cabeceó de cara Yangel Herrera y David López mandó el balón a la red sin que le hiciera falta un buen remate.
LOS CAMBIOS AYUDAN
Ese 1-1 cambió la confianza del equipo de Míchel, que mandó cuando se reanudó el partido. Osasuna ya no tenía el control. Tocaba afanarse atrás con orden. Unai García y Juan Cruz mantenían el rigor. Moncayola respondió con un cañonazo que sacó Gazzaniga. Es cierto que el Girona no golpeó con peligro verdadero, pero rondaba la inquietud. Algunos disparos lejanos, alguna jugada a balón parado y algunos detalles del recién entrado Riquelme dejaban el semblante serio en Arrasate. Osasuna se arropaba bien.
Los cambios sentaron bien. Aimar aportó luz en la media punta. Darko dio más consistencia. Moi volvía a aparecer. El joven canterano pudo ser decisivo en una transición. También cuando sacó su calidad en poco espacio en el área. Unai García dispuso de un cabezadi picado que salió fuera. Después saltó Pablo Ibáñez, que nunca desentona y que fue el autor de un gran pase al que no llegó Kike García. La tendencia había cambiado, pero el partido podía explotar por cualquier lado. Stuani tuvo el 2-1. Se quedó solo ante Sergio Herrera, que de nuevo en el once hizo una gran intervención para salvar el punto en el minuto 92.

GIRONA
Gazzaniga; Yan Couto, Santi Bueno, David López, Javi Hernández (Miguel, min. 74), Herrera (Reinier, min. 74), Romeu, Aleix Garcia, Toni Villa (Riquelme, min. 55), Manu Vallejo (Valery, min, 55) y Castellanos (Stuani, min. 81).

OSASUNA
Sergio Herrera; Nacho Vidal, Unai García, Juan Cruz, Manu Sánchez, Torró (Darko, min. 64), Rubén Peña (Aimar, min. 64), Moncayola, Moi Gómez (Pablo Ibáñez, min. 82), Abde (Kike Barja, min. 8) y Chimy Ávila (Kike García, min. 82).

Goles
1-0, min. 37: Kike Barja. 1-1, min. 45+1: David López.

Árbitro
Pulido Santana, canario. Amonestó a Miguel (min. 88) y Reinier (min. 89), y a Torró (min. 45), Nacho Vidal (min. 70) y Juan Cruz (min. 72).

Incidencias
Estadi Municipal de Montilivi ante 10.032 aficionados.

Las claves

Abde se lesiona y Barja anota un golazo
Uno de los nombres propios de las últimas horas, Ez Abde, se lesionó a los pocos minutos de comenzar. Contratiempo con el extremo. Salió Barja de inmediato, inédito en las últimas jornadas. Quién lo diría. Pasada la media hora, el de Noáin marcó con un disparo un golazo por la escuadra.
Fallo defensivo antes del descanso
Osasuna había controlado más o menos bien la primera parte. Tenía el balón, recuperaba y no dejaba llegar al Girona. Moi Gómez aparecía bastante. Moncayola estaba a un buen nivel. El gol de Barja le debería dar más poderío al equipo. Sin embargo, de una falta quizá inexistente por cierto, llegó el empate. La línea defensiva navarra lo hizo mal. Entraron varios jugadores locales solos para rematar una falta lateral. Cabeceó Yangel Herrera y David García remachó a gol en semifallo. Jarro de agua fría.
El Girona pasa a tener el dominio
Dentro de las alternativas en el juego que se produjeron, la segunda parte comenzó con la batuta del Girona. Los catalanes no disfrutaron de grandes ocasiones de gol, pero es verdad que pusieron en aprietos a un Osasuna que se estaba defendiendo bien.
Aimar y Darko, aire necesario
La presencia del canterano y del serbio ayudaron a que el equipo se recompusiera. Aimar consiguió mejorar los ataques cuando recibía y Darko fue un correcaminos en el centro del campo, donde dejó su plaza Torró. Pablo Ibáñez también tuvo unos buenos minutos. Hubo llegadas, pero faltó determinación.
Stuani falla el 2-1 ante Sergio Herrera
Arrasate agotó los cambios sin dar entrada finalmente a Budimir. En el Girona, la última baza fue la de Stuani, una amenaza importante y que en una semana cargada de partidos no había sido titular. El uruguayo disfrutó de la última ocasión, estando en posición legal. Herrera sacó el mano a mano.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora