Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

La resaca rojilla

Superliga 1 - Osasuna 1

La grandeza del fútbol es que se puedan igualar las fuerzas y las capacidades cuando están once contra once en el césped

Ampliar Saludo entre Carlo Ancelotti y Jagoba Arrasate antes del partido
Saludo entre Carlo Ancelotti y Jagoba Arrasate antes del partidoefe
Publicado el 04/10/2022 a las 06:00
Unas horas antes de que Osasuna bloqueara al Real Madrid en el campo y le pusiera en aprietos, Florentino Pérez proclamaba ante sus socios compromisarios las excelencias de la Superliga. Ponía el ejemplo de que en el tenis nunca ha sido aburrido de ver un Nadal-Federer o un Nadal-Djokovic con la cantidad de partidos que han disputado. Imaginaba lo bonito que sería el futuro con un Real Madrid-Liverpool puesto en calendario de forma recurrente dentro de este campeonato cerrado que serviría como mayor fuente de ingresos. De la Superliga, poco o nada se sabe. 
Aquella idea que anunció Florentino en un programa nocturno de televisión, que dejó de inmediato a solo tres candidatos, no parece madurar y sale muy de vez en cuando a la luz pública. Los argumentos del presidente blanco carecían de consistencia, pues las estrellas del tenis han tenido que ganar multitud de partidos previos contra rivales de cualquier nivel para alcanzar las finales. Comparar el tenis con la Superliga, que quiere nacer sin el espíritu de competitividad del que se nutre el deporte, no tiene sentido. Florentino asistía después al partido sentado junto a Luis Sabalza en el palco de un Bernabéu cuyas faraónicas obras ya cuestan 23 veces más que las de El Sadar. 
Partimos de la base que el presupuesto del club blanco para esta campaña multiplica por diez al rojillo. Es evidente que cada entidad circula en una dimensión radicalmente diferente. Pero la grandeza del fútbol es que se puedan igualar las fuerzas y las capacidades cuando están once contra once en el césped. A Osasuna le han catalogado en la prensa capitalina como el mejor visitante que ha jugado allí. No fue solo una cuestión de bloquear con un dispositivo defensivo que funcionó. Arrasate consiguió que sus jugadores tuvieran personalidad con balón. Había un plan pensado para ser valientes sin recular. Gustó la imagen. Un señor equipo. Identidad y armas. Aunque para Butragueño, el Madrid mereciera golear. Mentalmente, se aguantaron los infortunios: el gol tonto de Vinicius y el penalti y la roja a David García. 
Hubo contundencia con nobleza, sin entrar en pérdidas de tiempo o dureza en las entradas. Partidos así, en los que un bloque inferior en recursos planta cara con criterio al más poderoso, alimentan el atractivo de la Liga. Pensar en clave de Superliga es menospreciar a los contrarios de los domingos. Lo que nunca haría Rafa Nadal.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora