Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

El Forofillo

Alepena

Seis de seis, líderes provisionales, doblete del Chimy, Oroz on fire... ¿Qué más podemos pedir?

Ampliar El Forofillo en tiempos del coronavirus
El Forofillo en tiempos del coronavirusJAVIER IBORRA
Publicado el 20/08/2022 a las 19:52
SIempre que gana Osasuna es una alegría, un alegrón, un latigazo orgiástico que recorre la vertebral de todos sus aficionados y que nos deja esa sonrisa bobalicona, en mi caso más, para unos días. Siempre. Es lo que tiene seguir a este equipo, apostarlo todo al que sufre, al que curra, al que pelea y se deja hasta el último gramo de esfuerzo por un puntito. Y no otros grandes, Madrides o Barcelonas, del norte o del centro. Por ende, el triunfo, poco frecuente en nuestros casilleros, nos pone mucho más. Pero...
Hay ocasiones en las que la victoria deja sabor agridulce. Y en el caso del juntaletras que suscribe, cada vez que jugamos contra el Cádiz es una de esas. Alepena, se mezcla alegría con pena porque los amarillos son uno de esos equipitos que deberían estar siempre en LaLIga de las Estrellas. Por su afición, por su filosofía, por el buen rollo que desprenden siempre que juegan. Ya se sabe que poco dura la alegría en la casa del pobre...
Pero oigan, entre ellos o nosotros a la hora de elegir candidatos al descenso el egoísmo se impone y se les cede gustosamente el testigo. Que una cosa es el cariño y otra la tontería, que hay mucha en este planeta que nos ha tocado habitar. Ya si eso, en la segunda vuelta, si nos sobran puntos, se deja algo en el Nuevo Mirandilla y el próximo año seguimos con el hermanamiento amarillo-rojillo, corre, corre que te pillo.
Líderes. De nuevo. Y a meter presión al Madrid "descasemirado", al Villarreal de los jugones o al Betis de Fekir y compañía. Nosotros a lo nuestro, a hacer como los matemáticos, a sumar y llenar el zurrón como intendente de monasterio en tiempos de peste. Todo lo que se gane ahora servirá en el futuro por si llegan las vacas flacas.
Dos jornadas, cuatro goles, tres de penalti. ¡Jodé, cómo ha cambiado el cuento! Va a resultar que ahora sí que nos ven como equipo grande y nos los pitan. Penaltitos, penaltazos o lo que sea. 33 metros para que Aimar, Chimy y Kike García hayan marcado a los metas rivales. Y eso que esta vez enfrente estaba todo un héroe.
Ledesma, de nombrre Conan, es uno de los cinco mejores metas de LaLiga. De largo. Que se lo pregunten al Choco, que quiso marcar en propia meta en el primer tiempo y el argentino sacó una mano a la altura del tobillo que no sé cómo no se rompió un dedo. O a Budimir, que estaba el cisne desplegando sus alas para el vuelo de la celebración tras un remate a bocajarro que dicen los alfareros (será por el jarro, digo yo) y Conan se convirtió en el Destructor. De goles y de celebraciones. 
Bárbaro Arrasate, que fiel al "si algo funciona apenas se toca" repitió once titular con la única permuta de Budimir por Kike Barja. Y la cosa le funcionó. Con un Cádiz enfrente que quería sumar tras arrancar con derrota en casa contra la Real, apostando las alas a la velocidad de Mabi y Diarra y con Lucas y el Choco Lozano en punta.
Osasuna sabe a lo que juega. Y lo hizo. A lo gota malaya, el sacrificio y el esfuerzo de cada futbolista acabó teniendo recompensa. Pese a los avisos amarillos, el primero de Diarrá con todo a favor y enviando alto su zurdazo tras llegar en segundo línea ante Sergio Herrera. Y cuando todo se equilibraba, Conan sacó la espada demasiado rápido.
El meta argentino se llevó por delante a Budimir en una de esas peleas que el balcánico suele ganar en área rival. Más listo que nadie, se llevó el cuero y esperó la salida del canderbero, a lo elefante en cacharrería. Mateu no dudó y señaló los once metros. Ezequiel no se la dejó a Aimar esta vez. Fuerte y alto, por el centro. 1-0.
Tras el descanso los rojillos salieron a sentenciar. Volcados hacia las barbas de Ledesma, el Cádiz permutaba casi todo el centro del campo para tratar de equilibrar el luminoso. Y en el minuto 70, una simple pared de Lucas y el Choco dejó al segundo en franca carrera solitaria hacia Sergio Herrera. Y cuando iba aempatar, Rubén Peña se dejó los isquiotibiales y algo más para evitarlo. Todo ello tras el paradón de Ledesma a Budimir, insisto.
Si no nos marcan así, esto está hecho. Y Alarcón debió verlo así, al entrar a destiempo a Torró y ver su segunda amarilla. Osasuna, con uno más, ya sí se fue decidido en pos del tanto tranquilizador que llegó gracias a la magia de otro killer, Kike García. Y es que el gigante se llevó un balón ante el segundo fallo de Ledesma, metió la punterita para sortear al bárbaro y el defensa lo tiró al suelo evitando el gol. Gol que llegó con las botas del propio Kike y desde los 11 metros.
Alepena. Alegría por la victoria rojilla, con quien siempre vamos a muerte.Pena por la derrota del Cádiz, equipo simpático y al que se le tiene afecto y cariño. Es como el Rayito, otro que cae bien, en ese grupeto en el que anda metido Osasuna, nómina de equipos peleones, modestos, sencillos pero que cuando obtienen el botín de la victoria es oro para sus aficionados. Y alegría para el cuerpo rojillo. Ahora, choque por el liderato en Sevilla. Que se prepare el Betis de Clarita...
¡Hasta la muerte, Forofillo hasta la muerte!
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE