Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Osasuna-Mallorca (20 horas)

Tarde de emociones en El Sadar

Osasuna acaba el curso despidiendo a Oier e Iñigo

Ampliar Aplausos de la plantilla a Ramalho y a Iñigo Pérez antes de comenzar la última sesión de entrenamiento de la temporada, la número 215. Los dos se marchan de Osasuna, al igual que Oier
Aplausos de la plantilla a Ramalho y a Iñigo Pérez antes de comenzar la última sesión de entrenamiento de la temporada, la número 215. Los dos se marchan de Osasuna, al igual que Oierosasuna
Publicado el 22/05/2022 a las 06:00
Aquel Sadar que comenzó en agosto a un tercio de capacidad con el regreso de los aficionados a los estadios cierra hoy la temporada en un estado de ebullición sentimental. El objetivo lleva tiempo conseguido, pero no quedan entradas desde hace días. La hinchada rojilla quiere homenajear a su equipo tras una temporada de nota alta y celebrar un triunfo que se ha echado de menos en casa, el que se ha resistido además en las últimas jornadas.
Se despiden Oier Sanjurjo e Iñigo Pérez, dos futbolistas que han dejado verdadera huella. Cada uno a su nivel. El vestuario se queda sin la experiencia de dos osasunistas superlativos, pero perdura su legado y todo lo que han transmitido. Además, puede que Tajonar haya ganado a dos valiosos activos a medio plazo. También se marcha Ramalho. No va a ser una tarde más.
SIN BAJAS
Arrasate cuenta con los 24 jugadores a su disposición para finalizar su cuarto ejercicio a los mandos de Osasuna. Hoy hará un descarte. Su modus operandi de la semana ha sido el habitual. Las vacaciones todavía no han llegado. Este sábado trabajó a puerta cerrada para esconder el once. En la otra punta de Tajonar, se escuchaba el bullicio de decenas de niños acompañados por sus familias por la entrega de trofeos del tradicional fútbol txiki. Buscaba el silencio y concentración. Quiere darle toda la seriedad posible al partido. Hay sentimientos de por medio, pero el mejor recuerdo para Oier e Iñigo sería un triunfo en un Sadar lleno y que deje al equipo en una novena posición. La victoria de ayer del Valencia obliga a ello. A comienzos de temporada, llegar tan alto no entraba en los planes de casi nadie. Tampoco está de más recordar el pellizco del millón que hay en juego para el club.
Viene un Mallorca angustiado por conquistar la salvación de la categoría. Depende de sí mismo, pero le espera un Sadar que jugará su partido y un rival con el orgullo herido después de la mala imagen de San Mamés. Javier Aguirre, imborrable su paso por El Sadar, llega con el agua al cuello pero con vida tras la jornada anteriores. Hoy habrá medio millar de bermellones en la grada, que se han desplazado en avión con el viaje subvencionado a un 75%.
El Cádiz, empatado a puntos y peor golaverage, tendrá la antena puesta en Pamplona. A Osasuna le resulta conocida toda esta agonía de sus tiempos pasados. Ahora respira tranquilo, pero no quiere relajarse. Durante la semana ha estado en el disparadero de las redes sociales por parte de terceros. No se mete en el papel ni de bueno ni de malo de la película. Se mira a sí mismo. Su objetivo es darse una fiesta con su afición. Ganando en el día de las despedidas.
volver arriba

Activar Notificaciones