Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Osasuna análisis

Si nos relajamos...

A un partido de acabar la primera vuelta, Osasuna echa la vista atrás con un gran botín de puntos a domicilio, especialmente en el primer tramo de competición, y números escasos en El Sadar, la principal asignatura pendiente para lo que resta de temporada

Ampliar El Osasuna-Rayo Vallecano disputado el 2 de octubre fue el primer partido de la temporada sin restricción de aforo
El Osasuna-Rayo Vallecano disputado el 2 de octubrejosé carlos cordovilla
  • Javier Belloso
Publicado el 02/01/2022 a las 06:00
Después de las primeras ocho jornadas, Osasuna durmió a pierna suelta durante el primer parón de selecciones habiendo ganado cuatro partidos, empatado dos y perdido otros dos. Catorce puntos conseguidos (1.75/partido) por encima del ritmo de competición europea (1.61). Los puntos en su conjunto no parecían muy del tipo Osasuna tan solo cinco de los quince posibles en casa, y los nueve restantes en las tres primeras salidas. El gráfico adjunto muestra la proporción de puntos ganados en casa y fuera desde la temporada 2010-2011.
A la vuelta del parón, victoria en Villarreal con un planteamiento conservador y novedoso de Jagoba. Récord de victorias consecutivas a domicilio en las cuarenta temporadas en la categoría. Diecisiete puntos en el casillero, objetivo conseguido casi en su 50% cuando se había consumido menos del 25% de la temporada.
Pero después del gol del Chimy en el estadio de la Cerámica ya no se consiguió ninguno más en los siguientes cinco partidos fuera de casa.
En casa, de la presión alta, al bloque más bajo y vuelta a la presión
Los primeros dos partidos Osasuna superó a sus rivales tirando veintinueve veces a puerta y siete de ellas entre los tres palos, frente a las catorce y tres de sus rivales. Pero no consiguió ningún gol. En cambio, los dos siguientes se vio superado por sus rivales, Valencia y Betis. Jagoba cambió a continuación a un bloque más bajo.
Gráfico
GráficoAlfredo Goñi Morales
El Rayo jugó a ser Osasuna en Pamplona, y cuando hay dos Osasunas sobre el campo, siempre ganan los rojillos. Se concedió la posesión al Granada y empate postrero. La Real mostró signos de desgaste y tocó techo en la clasificación aunque ganó sin apuros. Ante el Elche los goles a balón parado que tantos puntos dieron en los primeros partidos fuera de casa, volvieron al Sadar. Ante el Barcelona con ambición y presión alta se cerró el año en el Sadar con un buen sabor de boca, dejando claro lo que quiere el aficionado y lo que el equipo puede ofrecer.
Fuera de casa, de los experimentos satisfactorios al bloque bajo, la sequía goleadora y un récord
La victoria en los dos primeros partidos estuvo marcada por la superioridad de Osasuna. El planteamiento que en Pamplona no había funcionado, fuera del Sadar lo hizo. El partido de Mallorca fue una revolución en la alineación con seis cambios respecto al partido anterior en casa (el Betis se había impuesto con claridad), aunque respetando el dibujo y planes conocidos. El Mallorca tiró diecisiete veces a puerta y ocho entre los tres palos frente a los diez y seis de Osasuna respectivamente.
El partido en el estadio de la Cerámica se planteó con un dibujo de cinco centrales y una defensa hundida. Se saldó igualmente con victoria visitante y dejó la sensación a Jagoba de que propusiera lo que propusiera fuera de casa, todo le salía bien.
Vuelta a los cinco centrales en el Bernabéu y casillero a cero para un buen punto conseguido. El partido del Sevilla fue una vuelta al 4-4-2 con un plan de Jagoba que para no hundir el bloque defensivo. La presión alta del Sevilla, posiblemente la más consolidada de toda la Liga, sometió a los rojillos para ganar claramente el partido.
Se perdió en el Wanda de cabeza en el minuto 87, aunque el gol de córner no parece una casualidad. Como dijo Jagoba, “cuando el equipo contrario te está sometiendo, en ocasiones ves el balón parado como una forma de descansar”.
El Levante superó a Osasuna en la posesión, algo que todavía no había conseguido en ninguno de sus partidos anteriores. Los rojillos no tiraron a puerta, y como escribió la prensa levantina, no pasaron del centro del campo.
El partido del Getafe estuvo marcado por la bajas de última hora de los delanteros rojillos, se utilizó de nuevo un 4-4-2 y se perdió el partido en los minutos de descuento y de nuevo de cabeza. Nos quedó la sensación de que si hubiera estado David, esto no hubiera sucedido, pero nunca lo sabremos.
EN RESUMEN
En casa se ha merecido más de lo conseguido mientras que fuera se ha conseguido más de lo merecido. Como visitantes se ha adaptado el plan a las circunstancias del contrario y el resultado ha sido positivo. Cuando se alcanzó el techo en Villarreal, el equipo se ha ido yendo hacia atrás, y aunque se han encajado pocos goles, no se ha conseguido ninguno. Como locales se ha intentado proponer más. Se empezó yendo arriba para irse retrasando según se iban consiguiendo malos resultados. La parte positiva es que se ha acabado de nuevo arriba y el público ha vuelto a vibrar y llevar en volandas a los jugadores.
Volver al perfil Osasuna y conseguir que el Sadar sea de nuevo un fortín debe ser la prioridad, cinco de los seis últimos clasificados nos visitarán en la segunda vuelta y este hecho puede ayudar a conseguirlo.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE