Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Fútbol

Juan Cruz: “Me costó adaptarme, pero ahora me encuentro muy feliz aquí”

Su situación no era fácil mientras veía que se fichaban dos laterales zurdos. Hay detalles que muestran su implicación, cuando no ha jugado, y su mejoría, cuando ha aprovechado los minutos de central. Una conversación con Arrasate fue clave

Juan Cruz, apoyado en la pequeña tribuna de prensa de la grada de Tajonar una vez terminado el entrenamiento de ayer. Es su segunda temporada en Osasuna
Juan Cruz, apoyado en la pequeña tribuna de prensa de la grada de Tajonar una vez terminado el entrenamiento de ayer. Es su segunda temporada en OsasunaJ.P. URDIROZ
Publicado el 26/11/2021 a las 06:00
El entrenamiento llega a su fin. Ha sido de alta intensidad. Sin respiro. Al más puro estilo Arrasate. La mañana es invernal en Tajonar. Frío y lluvia. El positivo por Covid-19 de Rober Ibáñez obliga a los jugadores a tener que ducharse en sus casas. Antes de montarse en el coche, Juan Cruz Armada (Las Rozas, 29 años) atiende a este periódico para hablar de todo un poco. De su nuevo rol en el equipo, de su primera temporada, de sus compañeros, de su conexión con la afición, de su trayectoria deportiva o de su anterior club, el Elche, que precisamente pisará El Sadar el lunes. En ese papel que está desempeñando como tercer central en escenarios de calibre, el zurdo madrileño viene de completar una notable actuación en el Wanda.
¿Cómo se encuentra?
Es una situación que ya afronto desde el principio de temporada. Estoy preparado y trabajando duro para cuando me necesite el míster. Ya sea de central, como en estos partidos, o de lateral. Siempre salgo a darlo todo. Estoy muy contento por cómo me están saliendo las cosas. Quiero seguir así.
Se le ve más cómodo. ¿Fue su mejor partido contra el Atlético?
Sí, es algo que he hablado con el míster. He jugado ahí muchos años. Es una posición en la que me encuentro cómodo. Con tal de aportar al equipo, me gustan las dos posiciones. Así que donde el míster me necesite.
¿Qué se le pasaba por la cabeza este verano cuando veía que llegaban Cote y Manu Sánchez para el lateral izquierdo?
Son situaciones que te tocan vivir a veces. Sabemos cómo es esto. Tuve una conversación con el míster y lo afrontamos de la mejor manera. Creemos que puedo aportar al equipo y que tengo un perfil diferente a ellos. Desde ese día, toca entrenar al máximo para estar preparado y ayudar cuando toque.
¿Qué le dijo Arrasate?
Que al tener unas características diferentes, podía encajar en ese sistema de tres centrales con el que ya jugamos algunas veces la temporada pasada. Me dijo que lo afrontara como un reto. Agradezco la charla que tuve con él. Ahí noté que el club y el míster no se estaban deshaciendo de mí para nada. Veían que podía aportar al equipo igual. Desde entonces, así lo he afrontado.
Hay un gesto que no pasó desapercibido en la afición. Las cámaras le captaron saltando del banquillo para celebrar como un poseso el gol de Manu Sánchez al Rayo Vallecano, un jugador de su competencia.
Es un gol nuestro en el minuto 90. Y sea Manu, sea yo o cualquier compañero voy a expresar la misma alegría. Estamos todos muy unidos. Los que juegan y los que juegan menos. Eso se nota en el campo y lo demostramos cada día en la implicación de todos. Que metiera Manu y nos diera el triunfo es como si lo hubiera metido yo.
¿Le llega el cariño de la gente?
Sí, por supuesto. Me acuerdo además el día del amistoso contra el Alavés aquí en Tajonar. La gente estaba conmigo. Ellos notan que estoy entrenando al máximo para poder ayudar al equipo. Cuando notas ese cariño y ven el esfuerzo, solo puedo estar agradecido y contento por ello.
¿Lo pasó mal en la primera temporada en Osasuna?
Tienes que pasar por una adaptación. Llegas a una categoría nueva y un club nuevo. Además, distintas maneras de jugar. Es un periodo de adaptación que creo que se nota. Personalmente, ahora me encuentro muy bien y me encuentro adaptado. Al principio, ese cambio se pudo notar.
¿Era también un proceso mental?
Era adaptarse a la ciudad, a los compañeros, a las cosas que quiere el míster... A lo mejor, un jugador que llega nuevo está acostumbrado a unas cosas y cambia un poco. Ese periodo a veces lo cumples antes y otras veces después. Me costó. Pero eso ya ha pasado. Ahora me encuentro muy feliz aquí. Es la ciudad y en el club. Espero que sigan las cosas bien.
¿Qué idea tiene uno de Osasuna y qué cambia cuando está dentro?
Por fortuna, en el Elche compartí vestuario con Nino y él me lo decía. Cuando tuve la oportunidad, me decidí a venir aquí. El club y la afición son uno. Notas el cariño de la gente desde el principio. Siempre están apoyando, aunque las cosas no vayan bien. Eso los jugadores lo notamos muchísimo. Se les nota que están ahí con nosotros hasta en los amistosos. Cuando te ovacionan por un esfuerzo, eso te da más energía para hacer otro esfuerzo más.
¿Qué le comentaba Nino?
Que viniera a Osasuna. Influyó muchísimo en el fichaje. Yo había sufrido El Sadar en contra y ahora los tengo a favor. Me decía: “Jugar ahí es de locos”. Lo estoy disfrutando ahora que por fin podemos estar todos juntos. Disfruto mucho de los partidos en casa.
El club invirtió en su fichaje 3 millones de euros, cifra inédita para un defensa. ¿Se abstrae de eso o le añade una piedra en la mochila?
Son decisiones que se toman en el fútbol. Yo hago mi trabajo. A veces puede salir mejor, a veces puede salir peor. La gente lo tiene claro. Voy a dar todo siempre al cien por cien cuando me toque salir. Lo demás ya no son cosas que dependan de los jugadores.
Llega a Osasuna y se encuentra con un trabajo diario de alta intensidad. ¿Se asimila fácil?
Tienes que adaptarte. Se nota lo que quiere el míster. Te pide esa intensidad. Ves que los compañeros lo tienen claro. Lo bueno es que llegas y enseguida te echan una mano. Gente del club y el propio vestuario. Y también, la afición. De verdad ¿eh?
¿Uno se cree más fuerte cuando juega al lado de los García?
Como yo digo, los García son ‘burritos buenos’ (risas). Son personas de diez. No tienen maldad ninguna, pero la intensidad que ponen es una auténtica locura. Se está viendo el nivel al que están los dos. Eso influye porque los compañeros te hacen que estén mejor. En estos partidos que hemos jugado los tres atrás, creo que hemos dado un nivel muy bueno. Nos gusta a los tres jugar juntos. Disfrutamos.
¿Ve que David García tiene nivel para dar un salto en su carrera?
Lo estamos viendo todos. No sé si habrá perdido un duelo aéreo en todo lo que va de año. Es increíble. Tener compañeros así es una alegría. Si va a llegar más lejos o no, lo dirá el fútbol. Ojalá que sí. Yo me alegraré un montón por él. Es una grandísima persona. Mientras esté aquí a mi lado, lo disfrutaré.
¿Con quién se junta más en el vestuario?
Estamos todos muy unidos. Siempre bromeando y riendo. Tengo una buena relación con el Chimy desde que llegué. Teníamos amigos en común. Desde entonces, hemos sido como hermanos aquí. Por fin puede estar en el campo después de lo que ha pasado el pobre con las rodillas. Ver que está recuperando nivel y que vuelve a meter goles es una satisfacción.
Al Chimy se le ve animado.
Todos sabemos lo qué es el Chimy. Creo que hay poca gente mental y físicamente para volver de esas lesiones y estar como está él. Está a buen nivel. En cuanto pueda, lo va a demostrar.
¿Qué le gusta hacer cuando no está en Tajonar?
Dar paseos con mi mujer y el perro. Nos gusta acercarnos al centro y sentir el ambiente. La única espinita clavada, me lo dice todo el mundo, es que aún no he podido vivir los Sanfermines. Estamos encantados en la ciudad.
Se respeta al jugador.
Muy cierto, es verdad. La gente te muestra su cariño, pero respetando. Es algo súper importante para nosotros. Siempre he estado bien. Desde que llegué, salía a pasear y me demostraban su cariño, pero siempre respetando. Los que me rodean, la familia, lo notan y lo agradecen.
Una mirada al pasado. Se formó en la cantera del Atlético de Madrid. Era la hornada de Koke, De Gea, Morata...
Soy de Las Rozas, de Madrid. Empecé desde chiquitito gracias a mi padre, que es un apasionado de esto. Estuve primero en la cantera del Real Madrid. Luego, en el equipo de mi barrio. Se llamaba La Roceña. Por desgracia, no existe. Era crío y jugaba con mis amigos del pueblo. Después, en el primer año de cadete fui al Atlético de Madrid. Estuve hasta el último año de juvenil. Me llegó una oferta de Italia. Lo vi como una oportunidad.
¿Era lateral o central?
Jugaba en las dos posiciones. Llegué incluso a ser pivote defensivo. Cuando han ido pasando los años, sobre todo central y lateral.
Deja Madrid para irse al Bolonia. Era el año 2010. Sin embargo, solo pudo jugar un partido oficial con el primer equipo.
Llegué muy joven, con 17 años. Aprendí un montón. Tuve gente que me enseñó todo esto. Estoy muy contento de esa experiencia.
Y eso que salió cedido al Carrarese y al San Marino, y luego pasó al Pistoisse. Equipos de nivel inferior. Seis años en Italia.
Lo disfruté todo lo que pude hasta que llegó el momento que quería volver. Quería probar suerte y ver si en España podía seguir mi trayectoria. Hay unas cosas que no salen, hay temas personales, y no queda más remedio que ir a Segunda B. Me fui al San Sebastián de los Reyes. Fue un año de adaptación. No me arrepentí. Conocí personas importantes, como mi representante y amigo, Álvaro Zazo. Terminó ese año y apareció otra persona importante, José María Movilla. Pasó a ser el director deportivo del Rayo Majadahonda y decidí irme con él. Ese año dimos la sorpresa y ascendimos a Segunda. Fiché por el Elche. En Alicante disfruté muchísimo.
Osasuna le echó el lazo.
Salieron las cosas muy bien, en lo personal y en lo colectivo. Conseguimos el ascenso. Son recuerdos y siempre lo tendré en el corazón. Estuvimos dos años muy bien por el trato que nos dieron.
Mirando su carrera, no ha sido nada fácil pisar la élite.
A algunos futbolistas les salen las cosas mejor y llegan antes. A otros nos ha tocado llegar después. Tenía claro que no iba a rendirme nunca. Esto me apasiona y gracias a Dios puedo ayudar a mi familia con esto. Nunca perdí la esperanza de saber que podía triunfar en mi país, poder estar en la máxima categoría y en la mejor liga. Estoy orgulloso en ese sentido.
¿Qué le pasa al Elche?
Están en una situación complicada con el cambio de entrenador. Veremos a quién traen. Todos sabemos que eso es difícil. Tenemos muchas ganas de que llegue el partido. Después de esta racha y de estos partidos duros que nos han tocado, volvemos a casa con nuestra gente. Se tienen que quedar los puntos en El Sadar. Cuando pase el lunes, toda la suerte para ellos.
¿Ganas de ganar en El Sadar?
Lo tenemos clavado. Estamos muy contentos de cómo está yendo el año, pero lo que nos motiva es sacar aquí más puntos. Todo ese cariño que recibimos nos gusta devolverlo. Eso se tiene que notar.
volver arriba

Activar Notificaciones