Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Osasuna 0-0 Celta

Osasuna tuvo todo menos el gol

El equipo navarro exhibió un gran juego, pero dejó vivo a un Celta inferior

Actualizado el 24/08/2021 a las 08:35
Osasuna coleccionó su segundo empate sin goles. También en El Sadar. Esta vez hubo bastantes más argumentos para llevarse el triunfo. La falta de definición lo evitó. El resto se hizo todo bien. El Celta salió ileso de Pamplona de ese vendaval que por momentos le arrolló. De juego vertiginoso y ocasiones rojillas, sobre todo en una magnífica primera mitad. Nunca se dieron por vencidos los navarros para celebrar el primer gol ante su afición. Hasta en ese periodo largo de descuento, donde también subieron las pulsaciones creyendo que iba a llegar la explosión.
El inicio del campeonato ha deparado dos marcadores idénticos, pero deja la grata sensación de ver a un bloque que sigue conservando su esencia y que hace levantar a los aficionados de sus asientos con esos acelerones que pega. Que no llegara el gol fue su único problema. Todos los caminos para alcanzar fueron los adecuados. Osasuna está en marcha.
Arrasate inició con un punta, Kike García, en su conocido esquema del 4-1-4-1, señal de la confianza en que tiene por el aguerrido tanque manchego. Torró, Moncayola y Darko repitieron como piezas del motor central. Manu Sánchez fue directo al once para estirar al equipo por banda junto a Rubén García. Nacho Vidal y Kike Barja pisaron el costado contrario. Sin ausencias en sus filas, el técnico dejó en el banquillo a Budimir y Chimy Ávila entre más futbolistas que también tienen estela de titulares. Es la riqueza de su plantilla.
Una tormenta de juego se desató en la primera mitad. Jagoba presagiaba intensidad en la previa. Sus jugadores salieron aleccionados. El estilo en su máxima expresión. De ello pudo disfrutar la afición, que volvía a ocupar su asiento en la grada. Faltó el gol, pero todo lo demás se hizo perfecto. Verticalidad, velocidad, precisión en el pase, ambición y pocos toques para derribar a un Celta que no pudo tener el gobierno que perseguía. A los gallegos se les vinieron continuamente un puñado de camisetas rojillas encima. Ocasiones hubo de sobra para anotar. Hasta media docena y sin bajar ese ritmo frenético.
Kike García abrió fuego. Barja se la llevó con la espuela y el ariete disparó conforme pasaba. Al lateral de la red. Tuvo dos más antes del descanso. Un giro suyo acabó con un disparo más blando y a la media hora soltó un zapatazo que repelió Dituro tras bajar con elegancia un balón en largo que había mandado Herrera.
Osasuna encontró un filón por su banda izquierda. La presión iba como un reloj. Los ataques se volvieron en tromba. Rubén García no pudo culminar una jugada llevada por las botas de Nacho Vidal. Seguía el 0-0. En la enésima transición en pocos toques, Darko metía el pase para Barja, que no llegó por poco para empujar. Todos participaban. La primera mitad terminó con otras dos oportunidades, ambas de Moncayola, espléndido a campo abierto y en el juego rápido. Lo probó con la derecha (fue al centro de la portería) y de cabeza (tras un gran centro de Manu).
Osasuna se marchó a los vestuarios con la sensación de haber perdonado a un Celta que no encontraba la brújula en El Sadar. No había indicios de este reconocible elenco de Coudet del que avisaba Arrasate horas antes. Un manso disparo de Denis Suárez fue su única llegada peligrosa. Iago Aspas estaba más pendiente de pedir faltas y llevarse las manos a la cara cada vez que le tocaban. Ese fútbol en zonas interiores del Celta estaba este lunes desactivado.
PENA MÁXIMA
La reanudación trajo otro viaje en el parque de las emociones. Penalti a los pocos segundos de que Osasuna pusiera la pelota en juego. Aridane mandó en largo buscando a Kike García, que se batió en el duelo con Carlos Domínguez. El joven central del Celta cometió el error de sacar la mano de paseo. Lo vio el árbitro y lo ratificó el VAR.
El Sadar se frotaba las manos. Rubén García puso la pelota en los once metros. Vio que Dituro se lanzaba a un lado para golpear con temple hacia el centro. El de Xátiva no contó con el pie del portero, que lo armó en posición acrobática no solo para detener el penalti sino también para golpear como si un despeje de un defensa en el área se tratara.
Osasuna no quiso que el partido bajara en intensidad. Siguió montando transiciones, pero ese empuje se fue desvaneciendo. El Celta tenía más el balón, aunque su técnico fue quitando del campo a sus centrocampistas de buen pie. Un disparo fuera de rosca de Santi Mina fue su ocasión. Herrera no tuvo trabajo.
Arrasate optó por otro partido con la entrada de Budimir y Chimy. La grada jaleó. Había argumentos para creer que el gol llegaría. Osasuna jugó los últimos diez minutos en superioridad. Coudet había gastado las tres ventanas de cambios y Kevin tuvo que retirarse por un golpe en la cabeza.
El Chimy dispuso de las dos últimas oportunidades. Las dos con esa frente de acero que tiene. La primera se le marchó cruzada tras una gran anticipación y movimiento en el área. La segunda obligó a Dituro a hacer otra parada espectacular. El portero del Celta fue la estrella de la noche.

FICHA TÉCNICA

0 - Osasuna: Sergio Herrera; Nacho Vidal, Aridane, David García, Manu Sánchez (Cote, m. 83); Moncayola, Torró, Darko (Javi Martínez, m. 83); Kike Barja (Roberto Torres, m. 65), Kike García (Budimir, m. 73), Rubén García (Chimy Ávila, 73).

0 - Celta: Matías Dituro; Kevin, Araujo, Domínguez (Aidoo Jr, m. 79), Javi Galán; Tapia; Brais Méndez (Solari, m. 70), Denis Suárez (Fran Beltrán, m. 70), Nolito (Cervi, m. 61); Iago Aspas, Santi Mina.

Árbitro: Alberola Rojas (Comité castellano-manchego), asistido por Sobrino Magán y Hernández Ramos. El colegiado castellano mostró amarilla Darko, Manu Sánchez, Oier y Roberto Torres por parte de Osasuna. A Tapia, Nolito, Kevin y Carlos Domínguez por parte del Celta.

Incidencias: Partido correspondiente a la segunda jornada de LaLiga Santander disputada en el estadio de El Sadar ante 7.700 aficionados.​

Las claves

Manu Sánchez, directo al once
Recién llegado de vuelta, el lateral madrileño fue titular en un once con Kike García en punta. El sistema de Arrasate fue el 4-1-4-1. Budimir y Chimy comenzaron desde el banquillo.
Arrolladores en la primera parte
Osasuna fue un ciclón en la primera parte. Lo hizo todo bien salvo el remate. Media docena de ocasiones se generaron a base de un ritmo altísimo, siendo la mayoría de Kike García y Moncayola. El Celta no pudo frenar esos ataques en volandas.
Penalti fallado: gran parada de Dituro
Apenas habían pasado unos segundos de la reanudación cuando el Celta cometió penalti. Fue un manotazo de Carlos Domínguez a Kike García. Lanzó Rubén al centro y paró Dituro con el pie gracias a una gran maniobra. Fue un jarro de agua fría.
Los remates del Chimy de cabeza
El Celta había querido darle pausa al partido en la segunda mitad, pero en los minutos finales resurgieron los rojillos. El Chimy conectó dos testarazos. Salió con ganas el argentino. El primero lo cruzó en exceso. El segundo lo sacó Dituro, que fue el mejor del Celta.
volver arriba

Activar Notificaciones