Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Aficiones

La pasión montañera de Rubén García

Habitual en cumbres navarras, el jugador rojillo ha ascendido ahora el Monte Perdido (3.355 m)

La pasión montañera de Rubén García
Publicado el 21/06/2021 a las 06:00
“Qué maravilla de montañas tenemos en casa. Os recomiendo encarecidamente que le deis una oportunidad a nuestra naturaleza, no sabéis lo que nos enseña vivirla y pisarla”. Junto a este mensaje en su cuenta de Instagram para sus 52.000 seguidores, Rubén García adjuntaba este sábado una imagen suya en la cima del Monte Perdido, a 3.355 metros de altura. El tercer pico más alto del Pirineo.
Es un apasionado a la montaña. Desde que milita en Osasuna ha mostrado abiertamente que es uno de sus hobbies, sobre todo esta última temporada. En estas vacaciones ha aprovechado para hacer una escapada en el Parque Natural de Ordesa a uno de los lugares referencia del montañismo nacional.
Junto a un compañero, le costó ocho horas y media ascender a lo más alto y bajar. Fue equipado, con bastones, casco, cuerdas y crampones para progresar sobre el hielo. Se trata de una ruta de nivel avanzado. El punto más delicado es La Escupidera, de gran inclinación, donde la nieve acostumbra a permanecer hasta bien entrado el verano y con una pendiente que termina en un cortado. Rubén superó bien el reto.
Sus seguidores le reconocieron este particular hito. También el segundo entrenador rojillo, Bittor Alkiza, David García o Juan Pérez. “Al final le vas a coger gusto a la montaña”, le trasladaba el portero, precisamente de Huesca.
BERIAIN, ADI, IZAGA...
El de Xátiva ha pisado ya varias de las montañas navarras más emblemáticas. Así lo ha hecho saber en sus redes sociales, donde se muestra siempre muy activo. Durante el confinamiento perimetral, se ha fotografiado en la Sierra de Aralar, en el Monte Beriain y la ermita de San Donato, en el Monte Adi o en la Peña Izaga. Más reciente, en el Parque Natural de Aizkorri-Aratz, situado entre las provincias de Alava y Guipúzcoa. No ha parado.
“Todos deberíamos tener un lugar donde acudir a meditar, un lugar que nos dé una perspectiva diferente de la vida y nos haga salir reforzados mentalmente de su visita. El mío es Beriain”, expuso hace unos meses Rubén, tan integrado en la filosofía del club desde que llegó en 2018 y en las costumbres de la tierra.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones