Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Cantera

El antecedente de Mikel Merino

David García y Moncayola deben convertirse en jugadores franquicia de un proyecto del que sentirse identificado. Su progresión no para. Apuntan además a futuros capitanes. No puede haber medias tintas en el esfuerzo de intentar retenerlos

La Real Sociedad se proclamó campeona de la Copa del Rey de la pasada temporada, aplazada por la pandemia de coronavirus, al ganar por 0-1 al Athletic Club con un gol de penalti marcado por Mikel Oyarzábal.
Mikel Merino protege el balón en la final de la Copa del Rey entre Athletic y Real Sociedad.
Agencias
Actualizada 04/04/2021 a las 22:18

El osasunismo se tira de los pelos cada vez que contempla una gran actuación de Mikel Merino. El sábado, sin ir más lejos. Merino, el MVP de la final de Copa demostró ser uno de los centrocampistas más completos del panorama nacional. Tan pronto filtra pases como gana un duelo por alto. Hace carburar el fútbol de la Real Sociedad con su izquierda y visión de juego, pero también es de pierna dura para ponerse el traje de faena. Su excelente pase a Portu decisivo para el título fue puro caviar. Sería incompresible que Luis Enrique no le llamara para la Eurocopa.

 

El caso es que la afición rojilla poco disfrutó de él. Su estancia en Osasuna fue corta. Dos temporadas. La que acabó con la salvación en Sabadell y la del ascenso de Girona. Debutó joven porque se echó mano de la cantera al bajar a Segunda. Es así. Y con 20 años recién cumplidos se marchó a la Bundesliga en 2016. El club ingresó 3,7 millones (2 al contado porque necesitaba dinero en una época complicada) y con el tiempo, otros 1,3 en variables (clasificación del Dortmund a cuartos de la Champions y venta posterior al Newcastle).

 

Es curioso porque el Athletic, su rival del sábado, había intentado su fichaje en verano de 2015 después de que se proclamara campeón de Europa sub 19. Se lanzó con una pobre oferta de 2 millones y lo quería para el filial. De locos.

 

Hay sectores del osasunismo que entienden que la venta al Borussia Dortmund dejó poco dinero en las arcas. El valor del jugador es indudablemente otro en estos momentos. El club estaba entonces como estaba. Y al menos, la aportación deportiva del centrocampista fue clave para un ascenso que significó mucho para la maltrecha economía por la herencia pasada.

 

No tiene ningún sentido abrir el debate de si hizo bien Osasuna o no. Pero el antecedente sí puede servir de aprendizaje para lo que pueda venir. Ha ocurrido históricamente. Pobres ventas como las de Lacruz y Nagore en tiempos de Irigaray o las de Azpilicueta y Monreal en la época de Izco. Había que cuadrar balances cada temporada y no avalar por una pésima gestión.

 

Ahora, el club está en una posición de fuerza para afrontar los casos de dos futbolistas que están dando que hablar. David García y Moncayola deben convertirse en jugadores franquicia de un proyecto del que sentirse identificado. Su progresión no para. Apuntan además a futuros capitanes. No puede haber medias tintas en el esfuerzo de intentar retenerlos.

 

Braulio, el director deportivo, ya ha dicho que quiere mejorar el contrato de ambos y reforzar los vínculos. Fran Canal, el director general, ha asegurado que se va a pedir la cláusula de rescisión de ambos en el caso de que haya clubes que llamen a la puerta, que los habrá.

 

El tiempo desvelará hasta qué punto la entidad tiene una posición más ventajosa sobre otros antecedentes que todavía se recuerdan con rabia. Y con razón.

Etiquetas

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE