Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Osasuna

Desgobierno en el VAR

Un lance de Oier con Joselu acabó en penalti tras una corrección a cargo del VAR que no debió producirse

Jaime Latre le muestra tarjeta amarilla a Oier después de la acción con Joselu ante las protestas de los rojillos.
Jaime Latre le muestra tarjeta amarilla a Oier después de la acción con Joselu ante las protestas de los rojillos.
Actualizada 02/01/2021 a las 06:00

El VAR volvió a obstaculizar el camino de Osasuna. Una jugada muy confusa, señalada como falta de Oier en la frontal del área, acabó siendo un penalti en contra. Así llegó el 1-1. Tras una escena surrealista aunque cada vez más común en el fútbol por el desgobierno arbitral a la hora de gestionar el videoarbitraje. La colección de errores que han caído en contra en las últimas semanas sumó otro más pese a las protestas públicas del club tras el empate en Elche.

La herramienta ha pasado por alto errores de apreciación que debieron de haber caído de lado de Osasuna y, sin embargo, aparece para señalar como penalti una infracción poco clara, que pudo no ser ni falta. El intervencionismo del VAR ha aumentado la ira de los equipos cada jornada por la falta de criterio. Su credibilidad está en tela de juicio.

La jugada en cuestión se produjo en el minuto 74. Osasuna se había puesto por delante en inferioridad numérica después de un gran derroche. En una rápida acción, Joselu llegaba al vértice del área ante la presencia de Oier Sanjurjo. El capitán se lanzó al suelo para despejar el peligro. Tocó balón, tal y como se aprecia en diferentes tomas. Pero el árbitro señaló falta en un primer momento.

Oier protestó la decisión. Vio la quinta amarilla y se perderá la cita contra la Real Sociedad. Hasta ahí, cierta normalidad. Error, pero sin el castigo excesivo que llegaría después de forma sorprendente. La escena cambió de repente. El colegiado se echó la mano a la oreja. Estaba hablando con el VAR que dirigía Cuadra Fernández.

ACCIÓN SOBRE LA LÍNEA

Una vez decretada la falta, las repeticiones mostraron que la caída de Joselu había sido sobre la línea, una zona que se considera el interior del área. Jaime Latre ni siquiera tuvo que ir al monitor a revisar bien lo sucedido. La orden fue clara: penalti. Hizo el gesto típico de VAR y señaló los once metros. Una imagen congelada minutos después ilustró lo sucedido. El pie de Oier y el de Joselu se cruzaron en el camino en la línea del área.

Ningún jugador del Alavés reclamó en ese momento que fuera penalti. Daba igual. En esto se ha convertido el fútbol del plasma. Todo queda grabado y, pese a ser una jugada confusa, el videoarbitraje rearbitró la acción. Sin embargo, las numerosas repeticiones desde distintos ángulos evidencian varios aspectos interesantes. Por un lado, Oier toca el balón antes de impactar con Joselu. La pelota sale despejada de su pie derecho. Además, el delantero del Alavés empieza a caerse hacia el suelo antes de que choque con el ‘6’ rojillo. Y, para colmo, tampoco queda claro el lugar exacto del contacto.

¿Tuvo en cuenta el VAR estos factores? ¿El simple contacto sobre la línea bastó para pasar de la falta al penalti? En resumen, demasiadas dudas como para cambiar el paso con una decisión de ese calibre. En este caso, el error manifiesto se produce por parte de Cuadra Fernández, que decretó la pena máxima desde la sala VOR, aunque también es responsable Jaime Latre, quien ni siquiera vio la jugada de nuevo antes de deshacer su juicio inicial.

MALESTAR EN OSASUNA

Además, en el minuto 6, se vivió una extraña jugada. Budimir remató al palo y después fue derribado dentro del área. No hay imágenes que esclarezcan si era o no penalti. Lo curioso es que el línier señaló fuera de juego de Jonathan Calleri en el inicio de la transición, cuando no lo estaba. Primero arranca junto al defensa y después está fuera del campo, tras la línea de fondo, y no interviene para nada. El malestar en el club aumenta tras otra decisión desconcertante.

Osasuna está viviendo una odisea en forma de errores arbitrales. Desde hace mes y medio no vive un partido sin marcharse con la sensación de que ha sido perjudicado. Es un denominador común que se ha visto en las últimas siete jornadas, en las tras últimas con tres expulsiones. Seis penaltis a favor no pitados, un gol que no debió subir al marcador y el penalti señalado a favor del Alavés, el balance de errores nítidos.

Te puede interesar


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE