Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Polémica

El árbitro del Elche-Osasuna, en el foco

No señaló penalti sobre Calleri, expulsó de forma rigurosa a Iñigo y decretó el final antes de tiempo

Los jugadores del Elche celebran el gol de Guido Carrillo.
Los jugadores del Elche celebran el gol de Guido Carrillo.
Efe
  • B.B.S.
Actualizada 23/12/2020 a las 06:00

Osasuna sufrió en Elche un nuevo arbitraje cuanto menos cuestionable, esta vez a cargo del bilbaíno De Burgos Bengoetxea. Hace escasos días, el director deportivo Braulio Vázquez cargó contra el estamento arbitral en un conocido programa nocturno de una radio nacional. “Es fácil pitar a Osasuna”, afirmó con rotundidad. Incluso el extremo rojillo Jony, ausente por lesión, se postuló en las redes sociales el pasado lunes. “Los jugadores cada vez entendemos menos la utilidad del VAR”, dijo. A los episodios ya conocidos dentro del terreno de juego, este martes se sumaron varias actuaciones que merecen ser detalladas.

PENALTI A CALLERI

El partido estaba siendo limpio, incluso en el apartado de faltas, hasta que en el minuto 43 se produjo la primera acción discutible. Calleri y Dani Calvo corrieron en busca de un balón dividido dentro del área. El rojillo llegó primero y ganó la posición, pero no pudo controlar el esférico. Entonces apareció por detrás el defensor del Elche que arrolló con violencia al argentino, sin ninguna posibilidad de llegar a la pelota. Ni siquiera se trató de un carga normal como las decenas que hay durante un partido. En directo, la acción pasó desapercibida pero la repetición no deja lugar a dudas. Penalti claro donde ni siquiera entró el VAR.

DERRIBO A RUBÉN GARCÍA

En una de las numerosas contras que disfrutó Osasuna, Rubén García se marchó solo por banda izquierda y enfiló la portería de Edgar Badía. El rojillo llegó hasta el pico del área pequeña y soltó el balón en busca de rematador. En el momento del pase, el valenciano fue derribado por dos jugadores del Elche. El central ilicitano Gonzalo Verdú entró con fuerza y, a pesar del salto de Rubén García para evitar el choque, el extremo terminó cayendo al suelo. Roberto Torres y el propio jugador de Xàtiva protestaron con efusividad la acción considerando penalti. Una jugada similar a la que se vivió en Pucela cuando Sergio Herrera arrolló en un salto a Bruno y el árbitro señaló penalti. En ambos lances, el balón seguía en juego y todavía no había salido por la línea de fondo.

EXPULSIÓN A ÍÑIGO PÉREZ

El centrocampista navarro sufrió este martes la segunda expulsión de su carrera deportiva. La anterior había sido en el Numancia en 2017. La primera cartulina amarilla de la tarde fue clara por “sujetar a un adversario de manera ostensible”. La falta impidió una contra peligrosa del Elche. La segunda amonestación fue más discutible. Ya en el descuento, Iñigo Pérez se cayó al suelo dentro del área ante la presencia de dos jugadores rivales. No fue penalti, pero el navarro tampoco lo simuló con la intención de engañar al árbitro. Sin embargo, el colegiado le mostró la segunda cartulina con la consiguiente expulsión del chantreano. El técnico Jagoba Arrasate opinó sobre la jugada en sala de prensa. “Ha sido en la última acción. Iñigo ha llegado con pocas fuerzas después de semejante partido. Tampoco me parece como para echar a un jugador por eso”, indicó.

EL TIEMPO DE DESCUENTO

Elche y Osasuna agotaron todos los cambios, es decir, cinco por cada bando. Es cierto que los locales realizaron tres sustituciones en el descanso, un hecho que no altera el tiempo de descuento. Sin embargo, las otras siete variantes se produjeron durante la segunda mitad. A este carrusel de cambios hay que añadir el tiempo que los servicios médicos estuvieron atendiendo a Unai García, que terminó mareado y con una brecha en la cabeza. Todo hacía indicar que el tiempo extra podía ser de cinco minutos o más. Sin embargo, la sorpresa llegó cuando el cuarto árbitro señaló solo cuatro minutos de descuento. El esperpento fue mayúsculo cuando decretó el final en el 93:37, ya que todavía restaban más de 20 segundos y Rubén Martínez recién había sacado de puerta. Este hecho alternó a Jagoba Arrasate que pidió explicaciones al propio colegiado nada más terminar el partido. Roberto Torres también se acercó para protestar. No fue determinante en el resultado, pero es una muestra más de las últimas actuaciones arbitrales en contra de Osasuna.

Te puede interesar

Te puede interesar

Etiquetas

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE