Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Recaída

Torró, de lesión en lesión

Las pruebas confirman la recaída muscular

Ampliar Torró, de lesión en lesión
Torró, de lesión en lesión
Actualizado el 17/12/2020 a las 06:00
La resonancia en la Clínica Universidad de Navarra confirmó lo que ya se temían el propio jugador y los técnicos. Según comunicó Osasuna, Lucas Torró ha sufrido una recaída de su rotura en el bíceps femoral de la pierna izquierda y tendrá que parar de nuevo varias semanas.
La lesión no sería tan noticiosa de no emparejarse con todas las anteriores que ha tenido en las dos últimas temporadas y lo que va de la presente. El mediocentro de Concentaina (26 años) no ha levantado cabeza. Se ha perdido por diferentes problemas físicos un total de 57 partidos oficiales vistiendo las camiseta del Eintracht de Frankfurt y de Osasuna. Desde agosto de 2018, solo ha podido jugar 28 (18 como titular y 13 completos). Una lesión en el aductor de la que fue operado, otra de rodilla y las que ha encadenado ahora en la parte posterior del muslo tienen la culpa. Le ha sido imposible tener continuidad en el campo.
Torró dejó Osasuna en verano de 2018 para emprender una aventura de primer nivel en la Budesliga y en la Europa League. El club germano pagó la cláusula de rescisión de 3,5 millones, a repartir entre Osasuna y el Real Madrid, su club de origen.
El curso se había torcido desde el principio con el fallecimiento de su hermano. La historia fue dramática porque el jugador conoció la noticia antes de medirse a la Lazio en competición europea y quiso disputar el partido.
Llegó la primera lesión de gravedad. Unos problemas en el pubis en octubre derivaron en algo más serio. Tuvo que ser operado un mes después en Barcelona del aductor y no volvió a una convocatoria hasta abril de 2019. En este periodo de 157 días de baja (cinco meses) se perdió 28 partidos. Sin ritmo, apenas participó de ahí al final de temporada.
Su segundo ejercicio en el Eintracht (2019-20) se presentaba con una nueva oportunidad de querer demostrar su potencial. Salía y entraba de las alineaciones, con algunos tramos de baja por un problema en la pierna, hasta que a mitad de diciembre tuvo que parar en seco. Se rompía el ligamento lateral interno de la rodilla. Otra grave lesión que le mantuvo apartado hasta abril, cuando se habían parado las competiciones por la pandemia. Tres meses de baja ausente. Con el alta y la Bundesliga reanudada, ya no tuvo protagonismo.
EL BÍCEPS FEMORAL
Esta verano era el de su regreso a Osasuna, que pagó 2 millones de traspaso. Hasta 2024. Llegaba dispuesto a ser importante en el centro del campo, pero de nuevo las lesiones están siendo su caballo de batalla. En este caso, el bíceps femoral de la pierna izquierda. Ya sufrió esta rotura en octubre que le hizo perderse los partidos contra el Eibar y el Athletic. Reapareció con unos minutos contra el Atlético de Madrid y Arrasate le dio la titularidad la siguiente jornada contra el Sevilla. Aguantó 15 minutos. Era el 7 de noviembre. No ha jugado desde entonces nada.
Primero se trasladó que era una contractura. Tras un trabajo pautado a nivel individual regresó al grupo este pasado sábado. Pero el lunes se comunicaba que habían aparecido de nuevo molestias. Se resintió de la lesión, extremo que ha sido confirmado. Hasta bien avanzado enero no podrá volver a jugar vistos los antecedentes. Jagoba ha podido alinearle en 195 minutos únicamente. Solo dos veces de inicio. ¿Será 2021 su año?
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora