Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Entrevista
Fútbol

Oriol Riera: “Fue un orgullo para mí representar a Osasuna”

El ex delantero confiesa en esta entrevista su fuerte vínculo con el club que defendió dos temporadas y con Pamplona y expresa su deseo de sentarse algún día en el banquillo osasunista

Oriol Riera celebra un gol junto a Sergio León y Goran Causiç, el 9 de enero de 2017, en El Sadar ante el Valencia.
Oriol Riera celebra un gol junto a Sergio León y Goran Causiç, el 9 de enero de 2017, en El Sadar ante el Valencia.
Actualizada 17/08/2020 a las 06:00

Hace una semana que Oriol Riera anunció que colgaba las botas para coger la libreta. Aún joven, con 34 años, pero con ganas de iniciar su nueva etapa, el que fue delantero de Osasuna durante dos etapas (2013-14 y 2016-17) se deshizo en palabras cariñosas hacia Osasuna aquel lunes. En esta entrevista con Diario de Navarra, el de Vic vuelve a mostrar el amor que siente por el club navarro y la huella que le ha dejado, además de recordar su momento más duro, el encierro en un hotel de La Coruña tras dar positivo por coronavirus y la pérdida del play-off de ascenso a Primera.

¿Cómo se siente después del anuncio de su retirada?
Bien, muy contento. Era una decisión que había tomado hace tiempo pero al hacerlo público siento orgullo y felicidad por todo lo recorrido estos años. Los sentimientos son encontrados, porque acaba un capítulo y empieza otro.

Uno de los momentos más emotivos de su despedida fue cuando escuchó varios mensajes, entre ellos los de Patxi Puñal y Roberto Torres. Se le vio llevarse la mano a los ojos.
Los dos fueron mensajes importantes. Patxi fue como un padre, como un referente para muchos de nosotros. Nos enseñó un estilo de vida, nos abrió las puertas de un vestuario que era suyo. Y con Roberto hice muy buenas migas. Somos muy amigos. Y que esas palabras te las digan quienes han estado contigo, que te recuerden como persona además de como futbolista, es lo que más te queda. Esos mensajes te llenan de emoción.

En esa despedida tuvo palabras bonitas para todos sus clubes y de todos ha extraído una enseñanza. Pero, ¿por qué esa declaración de amor por Osasuna?
Intenté expresar lo que llevaba dentro, reflejar todo lo que he vivido desde pequeño. Mi amor por Osasuna, por todo lo que me dio, por los pamploneses, es algo notorio. La ciudad de Pamplona para mí y para mi familia ha sido muy importante. Es de los sitios que mejor recuerdo tengo y volvemos siempre que podemos. Para mí fue un orgullo representar a este club.

Recordó aquellos dos goles con Osasuna al Real Madrid, que además como catalán y ex culé le marcaron especialmente.
Por supuesto. Desde pequeño, cuando jugábamos algún torneo, a los derbis con el Castilla, o ya en Primera contra el Real Madrid, eran partidos especiales. Marcar en el Bernabéu y en El Sadar contra el Madrid fue muy importante. El ambiente que se generaba en Pamplona es muy diferente al de otros partidos. Es algo muy especial y marcar por partida doble tuvo mucho mérito y me dio una felicidad inmensa. Veía a la agente loca, como si se acabara el mundo, y eso no tiene precio. No se puede pagar con dinero.

También destacó el remate en Villarreal de espuela a pase de Armenteros.
Sí, para mí fue el gol con más belleza. No sirvió para puntuar, porque lo metimos al final cuando ya íbamos perdiendo. Pero ha sido mi mejor gol con con diferencia. Se ve a Sergio Asenjo que no puede hacer nada.

Armenteros le envió mensajes a raíz de recordar ese gol a pase suyo y lo compartió en sus redes sociales.
Este año se ha afincado en Madrid, tenemos amigos en común y hemos mantenido muchísimo contacto telefónico. Pero hemos tenido un año para vernos y aún no nos hemos visto. Lo tenemos pendiente porque nos llevamos muy bien.

Al margen de los mensajes que hemos podido ver, ¿le han llegado más del entorno osasunista?
Muchísimos. He recibido mensajes de toda España y de todos los sitios donde he jugado. De Navarra he recibido infinidad, incluso WhatsApp de personas que no conozco y no sé cómo han conseguido mi número. Es una muestra de que has hecho bien las cosas como futbolista y como persona, y eso es algo que siempre he querido cultivar. El fútbol dura un tiempo, se acabó, pero ahora empieza la vida. Detrás de un futbolista hay mucho detrás y hay que darle valor a eso.

Mencionó también que espera que su camino y el de Osasuna se vuelvan a cruzar. ¿A qué se refería?
La vida son capítulos y yo empiezo ahora uno nuevo. Sigo en el fútbol, pero desde otra perspectiva, la de entrenador. Por el amor que le tengo a ese club, sé que si quiero entrenar allá tengo que estar lo más preparado posible, con el deseo de que realmente funcione bien, no de que sea de paso. Me gustaría que salieran bien las cosas y poder ayudar al club. Ojalá se crucen nuestros caminos. Es mi deseo y el de mi familia.

¿Puede entrenar ya a cualquier equipo?
Sí, y ya hay algún club de Madrid que me ha llamado, y también de fuera, para entrenar fútbol base. Pero mi intención es estar en el fútbol profesional. No me considero un formador, sino un competidor. Creo que es lo que mejor se me da.

O sea, que quiere empezar fuerte en los banquillos.
Quiero ir poco a poco, no tengo prisa. En ese paso de futbolista a entrenador, es importante encontrar un buen cuerpo técnico que te ayude, estar con gente que lleva más tiempo que tú y que te ayude a tomar decisiones.

Son ya varios los ex jugadores de Osasuna que se han mostrado deseosos de entrenar en el futuro al equipo.
Osasuna es un club que a quien se ha abierto al venir aquí y se ha metido en su cultura le deja huella. Yo tengo claro que para ser entrenador de este equipo hay que estar preparado e ir pasito a pasito. Aprender.

“Cuando di positivo, no sabía qué iba a pasar; fue mi peor momento”





La peor de las pesadillas comenzó para Oriol Riera y sus compañeros del Fuenlabrada en las horas previas a lo que pensaban que iba a ser la cita más apasionante de la historia del club. Pero todo se diluyó. Los positivos en la expedición a La Coruña dieron al traste con el sueño y les convirtieron en el foco de críticas de media España. Oriol Riera, que revela que fue uno de los primeros jugadores del equipo que dio positivo, recuerda la dura experiencia de estar confinado desde el 20 al 31 de julio en una habitación del hotel Finisterre.

¿Cómo fue la extraña experiencia que vivió confinado en aquel hotel de La Coruña?
Ha sido algo muy duro. Veníamos del primer confinamiento en marzo y estar tanto tiempo confinado en un hotel solo, sin saber si íbamos a jugar o no... Fue duro. Mirabas las redes sociales y todo parecía posible. Se produjeron momentos tensos. Lo vives mal, porque estás lejos de tu familia, de tu gente, fue complicado. Tengo claro que sin ese confinamiento estaríamos jugando el play-off. Pero son cosas que pasan en la vida, que hay que aceptar y seguir tu camino.

¿Cómo pasaba los días?
Estábamos en habitaciones individuales, nos dejaban la comida en la puerta, no teníamos contacto con absolutamente nadie. Hacía videoconferencias con la familia, con amigos... Leía. Pero los días se hacían eternos. No se lo deseo a nadie.

Ha vivido en sus carnes un momento desgraciadamente histórico.
Está claro que el fútbol no es ajeno a lo que ocurre en la sociedad. Los jugadores viven con sus familias, o con sus parejas, que trabajan... Nos tocó a nosotros, ahora vemos que están saliendo muchos más casos. Hay que seguir mejorando este protocolo, pero el fútbol no puede parar. Es algo muy importante, no sólo para los futbolistas y sus familias. Es un trabajo que puede ser un hobby bien remunerado, no puede parar.

¿Cuál ha sido el peor momento de ese encierro?
Yo fui uno de los primeros positivos. Cuando te lo dicen, no te lo crees. Era asintomático. Te dicen que te quedes en tu habitación y no sabes qué va a pasar, ni siquiera el club sabía. Fue el peor momento.

Además, ha habido un sector mediático y de aficionados que les acusan de haber viajado sin cumplir el protocolo.
Hubo de todo. Las opiniones eran variopintas. Mucha gente atacaba al club, otra mucha defendía a la plantilla. Hubo comentarios de personas importantes, dirigentes deportivos, presidentes y hasta algún jugador que no sólo criticaba al club sino a sus propios compañeros. Nosotros fuimos a La Coruña a jugar un partido importante, que para muchos era un sueño por la posibilidad de jugar en Primera. Algunos de mis compañeros cumplían su primer año en Segunda y tenían la opción de entrar en un play-off de ascenso a Primera. Por eso, esos comentarios dolieron, porque si esta plantilla sabe que hay un positivo entre nosotros, no viaja. Hubo muchas cosas que no gustaron. Con el tiempo se sabrá todo.

Etiquetas

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE