Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Segunda División B

400 partidos defendiendo al Tudelano

Fernando Delgado, a sus 35 años y en su decimotercera campaña en el club de Tudela, ha alcanzado los 400 encuentros con la elástica blanquilla. Conocido entre la afición como ‘Moto GP’, habla del futuro más cercano de un equipo que aspira a la Liga Pro

Conocido entre la afición del Tudelano como 'Moto GP' por su galopadas, Fernando Delgado hace el gesto de aceleración.
Conocido entre la afición del Tudelano como 'Moto GP' por su galopadas, Fernando Delgado hace el gesto de aceleración.
Actualizada 23/02/2021 a las 06:00

Cuatrocientos partidos defendiendo la camiseta del Tudelano ha cumplido Fernando Delgado (Logroño, 1985) en las trece temporadas que lleva en el club blanquillo. En las tres jornadas de la primera fase que quedan, él sueña con acabar entre los tres primeros para asegurar que el conjunto ribero juegue el año que viene, como mínimo, en la Liga Pro, la nueva categoría que se va a crear entre Segunda y Segunda B. Lo tienen cerca, ya que marchan segundos.

Delgado es uno de los actuales capitanes y, a sus 35 años, sigue recorriendo miles de kilómetros por las bandas de los diferentes campos de fútbol de toda España. Aunque nació en Logroño, lleva desde los diecisiete años viviendo en Murchante. Ahora le acompaña su pareja Esperanza y su hija Manuela. Hablar de Fernando Delgado es hablar de un hombre cercano, amable, honesto y muy trabajador. Amigo de sus amigos y un ejemplo a seguir como persona y como futbolista para cualquier niño y niña que jugue a fútbol. Además, es conocido cariñosamente entre la afición del Tudelano como Moto GP, por sus grandes carreras y galopadas en los partidos, pero también por su garra y entrega dentro del terreno de juego.

¿Cuál fue su trayectoria antes de llegar al Tudelano?
A los cuatro años, comencé a jugar a fútbol en el equipo del colegio que se llamaba Atlético Riojano. Luego me llamaron para ir a un club mejor, el Valvanera y después me fui al C. D. Logroñés. En mi último curso de juveniles, fiché por Osasuna. Aquello fue para enmarcar porque el primer equipo jugó la Copa del Rey y llegaron a la final. Tuve de compañeros a Nacho Monreal, Oier, Raúl García y Erice, entre otros. Fue espectacular esa etapa. Después, estuve una temporada en el Burladés y volví a Osasuna Promesas, donde jugué dos campañas. Ya luego fiché por el Logroñés C.F y en un partido de pretemporada ante el Racing de Santander me partí el tobillo. Estuve todo el año en rehabilitación y creo que nunca he entrenado tanto en mi vida.

¿Cómo se produce su fichaje?
Me recuperé de la lesión y, estando en la universidad, vino Jesús Miranda, que por aquel entonces era vicepresidente, para decirme que Lumbreras estaba interesado en ficharme. Acepté y hasta hoy.

Son ya 400 partidos defendiendo la camiseta del Tudelano. ¿Se queda con algún momento especial?
He vivido momentos buenos y malos, pero me quedo con el ascenso a Segunda B. Aquella eliminatoria ante el Catarroja, en el partido de ida en Tudela, ganamos 4-0. En la vuelta, ganamos 0-1 y por fin ascendimos. En aquel momento no sabía si reír o llorar. Fue un desahogo haber conseguido algo que se había convertido ya en un objetivo personal. De aquel ascenso tan solo quedamos Jesús Lalaguna y yo. Él es un gran compañero con el que me ha tocado vivir muchas cosas.

El Tudelano se encuentra en un momento dulce, segundo en la clasificación y sin renunciar a nada. ¿Qué objetivo se marca el equipo?
Lo primero es el encuentro del Izarra de la semana que viene. Hay que ir partido a partido porque parece que lo tenemos en la mano, pero, hasta que no se consiga, no hay que asegurar nada. Queremos quedar entre los tres primeros y estar en la Liga Pro.

Este año le está tocando vivir un rol diferente porque sale a jugar desde el banquillo. ¿Cómo lo está llevando?
Tengo 35 años y llevo jugando a fútbol desde los cuatro. Nunca me había tocado vivir esta situación y no es fácil, sobre todo a nivel mental. Pero la verdad es que yo siempre he tenido una mentalidad ganadora. Para mí, los obstáculos se convierten en retos. Soy dueño de lo que puedo hacer e intento dar el máximo en cada entreno. Luego es el entrenador el que decide.

Además de ser conocido como Moto GP, es una persona humilde, trabajadora y un claro ejemplo dentro y fuera del vestuario.
Soy una persona extrovertida. Me gustan mucho las risas y el buen ambiente. Creo que es algo primordial para estar a gusto en un equipo y para que funcione. Todo eso luego se refleja en el campo y se nota. Yo soy así e intento llevarlo a todos los terrenos de mi vida.

La afición le quiere mucho.
Desde el principio, en Tudela me he sentido muy querido con el cariño de la grada y siempre he querido devolverlo con esfuerzo, actitud, ganas y entrega. Luego los resultados pueden venir o no, pero lo que es innegable es la actitud y darlo todo en el campo. En ese sentido, estoy muy contento porque siempre he visto mi esfuerzo devuelto en forma de gratitud y buenas palabras por parte de la afición del Tudelano.

¿Dónde se ve dentro de un par de años?
Tengo ya una edad pero me encuentro físicamente como un avión. Mientras me vea así de bien no creo que piense mucho en el futuro. Siempre he procurado cuidarme mucho.

Los buenos resultados de este año hacen que uno quiera seguir jugando a fútbol, ¿no?
Ahora mismo estamos muy bien. El año que viene no sé lo que pasará. Al final te gusta el fútbol y siempre estás ligado, en mi caso al Tudelano y al Murchante, que es el equipo de mi pueblo.

Al margen del fútbol, ¿qué hace en su día a día?
En cuanto a lo laboral, estoy estudiando oposiciones, pero también he estado nueve años trabajando a la vez que jugando a fútbol. Pero quiero dar un cambio y por eso estoy preparando unas oposiciones. No obstante, también quiero disfrutar del momento. Estamos cerca de meternos en la Liga Pro y ya veremos qué nos depara el futuro.

¿Cuánta importancia tiene que el Tudelano juegue la temporada que viene en la Liga Pro?
Tan importante como que la viabilidad del club un futuro inmediato creo que es esa. El Tudelano está en una fase de ampliación de capital para la reconversión en SAD y necesita un inversor externo. Al final, está clarísimo que si el equipo acaba entre los tres primeros y entra en esa nueva categoría, va a ser muchísimo más atractivo para cualquier grupo que quiera invertir en el Tudelano.

El club ha crecido en los últimos años gracias a sus temporadas en Segunda B. ¿Cómo lo ha vivido?
Yo desde que empecé en Tercera División con el Tudelano sabía que era un club humilde, pero que empezó a hacer las cosas con serenidad y bien, aunque siempre dentro de esa humildad. Poco a poco se ha intentado ser, a nivel deportivo, un referente en la Ribera y ser una opción de ocio real y atractiva. No solo para la gente de Tudela, sino también del resto de localidades de la Ribera.

¿Qué futuro le vaticina al Tudelano como entidad?
Yo creo que ahora el club está en un punto en el que tiene que dar un pasito más para poder conseguir ser lo que todos las personas que estamos dentro queremos que sea. Yo vengo del Logroñés. También he estado en Osasuna y he vivido de crío eso de ir con el bocadillo a un estadio de Primera, donde se vive ambiente de fútbol. El poder tener ese ambiente en Tudela, aunque no sea el mismo, pero que sea parecido sería algo increíble. Todo pasa porque el club, en el terreno de juego, se gane el derecho a ser más profesional. A partir de ahí, ir de la mano con la gente de Tudela y su Ribera .


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE