x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Fútbol femenino

El fútbol femenino español, un gigante con pies de barro

En 2019 la selección dirigida por Jorge Vilda alcanzó la fase eliminatoria de un Mundial por primera vez. El año se cierra sin la firma de un convenio colectivo acorde a los nuevos tiempos.
 

Imagen de la reunión entre representantes de la AFE y de la Asociación de Clubes de Fútbol Femenino

Imagen de la reunión entre representantes de la AFE y de la Asociación de Clubes de Fútbol Femenino.

EFE
29/12/2019 a las 06:00
  • Colpisa. Madrid
A+ A-

El año 2019 será recordado como el de la explosión definitiva del fútbol femenino español. La brillante actuación de la selección dirigida por Jorge Vilda en un Mundial de Francia en el que no sólo consiguió su primera victoria en una cita mundialista, sino que además alcanzó la fase eliminatoria para medirse a Estados Unidos en un duelo para la historia. Logró captar dosis de atención mediática, portadas y audiencias hasta ese momento impensables.


Las españolas plantaron cara a la gran dominadora del fútbol femenino y posterior campeona, una selección estadounidense que es digna representante de una estructura de otra galaxia. España ha ido acortando distancias respecto a las grandes potencias hasta el punto de competir con las más grandes, pero los acontecimientos posteriores han demostrado que aún queda un largo camino por recorrer, principalmente en aspectos organizativos y no puramente futbolísticos.


El año concluye también sin la firma de un convenio colectivo que el fútbol femenino pide a gritos. El desacuerdo entre los sindicatos y la Asociación de Clubes de Fútbol Femenino (ACFF) persiste a cuenta de un salario mínimo de 16.000 anuales y una parcialidad del 75%, condiciones que serían migajas en el fútbol masculino, con los derechos televisivos de por medio. La imposibilidad de solucionar el problema llegó a desembocar en una histórica huelga de jugadoras, materializada en el fin de semana del 16 y 17 de noviembre.


No obstante, el pasado 20 de diciembre patronal y sindicatos, con el visto bueno de la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE) y Futbolistas ON y el rechazo de UGT al borrador, llegaron a un preacuerdo por el cual esperan cerrar un consenso definitivo el próximo 10 de enero y firmarlo cinco días después.


Más allá de lo institucional, sobre el césped el año deja varios hitos históricos. En marzo, 60.739 espectadores se dieron cita en el Metropolitano para seguir en directo el duelo entre los dos grandes de la Liga Iberdrola, Atlético de Madrid y Barcelona. La cifra de asistencia supuso un nuevo récord de espectadores en un partido de fútbol femenino en España, aunque no impidió que el equipo azulgrana se impusiese 0-2, estirando un alirón rojiblanco que llegó en Zubieta, ante la Real Sociedad, en la última jornada del campeonato.


Apenas unos días después, madrileñas y vascas se volvieron a encontrar en una final de la Copa de la Reina para el recuerdo, marcada por la sorpresa de la Real ante el favorito Atlético en un fin de semana lleno de actividades relacionadas con el partido en la ciudad de Granada y que tuvo su guinda con la gran entrada registrada en el estadio de Los Cármenes, a rebosar para ver el triunfo 'txuri urdin'.


Por otra parte, el Barça también hizo historia al convertirse en el primer club español en alcanzar una final de la Liga de Campeones. Tras dejar en el camino al poderoso Bayern de Múnich, las azulgranas nada pudieron hacer ante la hegemonía en Europa del Olympique de Lyon, una máquina bien engrasada que en el partido por el título, disputado en Budapest (Hungría), goleó 4-1 con un 'hat-trick' de la noruega Ada Hegerberg, Balón de Oro en 2018, para conquistar el sexto trofeo de su historia, cuarto de manera consecutiva.
 

LA LLEGADA DEL REAL MADRID
 

Luego llegarían el Mundial de Francia, la gran actuación de la España de Vilda y la exhibición de la estadounidense Megan Rapinoe, convertida en icono y coronada con el cuarto título mundial en la historia de la selección de Estados Unidos, y los trofeos de máxima goleadora y mejor jugadora del torneo. Pero antes de todo ello, se produjo también una noticia que no por esperada, dejó de generar un gran impacto en el fútbol femenino español. El Real Madrid anunció el acuerdo alcanzado con el Tacon, un equipo madrileño recién ascendido a la máxima categoría, para crear su propia sección femenina.


Aunque el cambio de denominación, colores y escudo no se producirá hasta el final de la presente temporada, la llegada del Real Madrid al modesto Tacon ya se dejó notar en un mercado de fichajes que deparó la llegada de estrellas de la talla de las suecas Kosovare Asllani, Sofia Jakobsson, la brasileña Thaisa Moreno o la francesa Aurelie Kaci, una nómina de lujo que no ha podido impedir que el equipo madrileño navegue tras trece jornadas de la Liga Iberdrola ya disputadas por la parte baja de la tabla, undécimo con 13 puntos, cinco por encima del descenso y a años luz del destacado Barça (37 puntos) y de un Atlético que parece el único equipo capaz de discutirle el título a las azulgranas (32).


Megan Rapinoe, un icono global

 

 

 

Si un nombre destacó por encima del resto en el fútbol femenino mundial de 2019, ese es sin duda el de Megan Rapinoe. La atacante estadounidense no sólo fue protagonista indiscutible sobre el césped en la gran cita del año, el Mundial de Francia, sino que además logró lo que muy pocos deportistas alcanzan: trascender al juego y convertirse en un símbolo social, en la voz de una determinada manera de entender la vida. La jugadora californiana se erigió en representante de la oposición al presidente estadounidense, Donald Trump, en relación a sus políticas acerca de las minorías. De hecho, llegó a enzarzarse en una batalla dialéctica con el mandatario a través de las redes sociales. "No voy a ir a la Casa Blanca. No vamos a ser invitadas, lo dudo", llegó a decir durante el torneo. "Debería ganar antes de hablar. ¡Termina el trabajo!", respondió el presidente estadounidense.


 Dicho y hecho, Rapinoe y sus compañeras se alzaron con el título y la futbolista mantuvo su compromiso tras un Mundial fabuloso, en el que fue mejor jugadora y máxima goleadora de un torneo en el que sumó seis goles y tres asistencias y que acabó con el cuarto título en la historia de la selección de Estados Unidos. Semejante actuación le valió además para alzarse con el premio The Best de la FIFA a la mejor jugadora del año, que concluyó con el galardón del Balón de Oro.


Dotada de una personalidad carismática y fuertemente comprometida con varias causas sociales, Rapinoe es junto a su pareja, la baloncestista Sue Bird, una firme defensora de los derechos de la comunidad LGBTI. Además, volvió a situar en el foco el debate sobre la igualdad entre hombres y mujeres: "La FIFA no muestra el mismo respeto por el fútbol femenino que por los hombres. Es una idea terrible poner dos eventos el mismo día. ¡Esto es la final del Mundial! Es el día para cancelar todo", señaló en la previa de la final del Mundial, en referencia a su coincidencia con el partido por el título de la Copa América.

Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra