Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Baloncesto

Cecilia Liñeira-Bea Royo: maestría en escena para el Mutilbasket

Se definen como amigas tras compartir dos años en el Osés. Bea Royo y Cecilia Liñeira, dos veteranas del baloncesto, se han reencontrado en un joven Mutilbasket para el que son un privilegio

Ampliar A: MIGUEL OSÉS
F: 20-1-2023
P: CECILIA LIÑEIRA Y BEATRIZ ROYO
L: POLIDEPORTIVO UPNA
T: FOTO A LAS JUGADORAS DEL ARANGUREN MUTILBASKET
Cecilia Liñeira, a la izda., y Bea Royo, en el polideportivo de la UPNAMIGUEL OSES
  • Iñaki Ordóñez
Publicado el 21/01/2023 a las 06:00
Una ración de suerte tuvo el Aranguren Mutilbasket cuando incorporó a sus filas a la veterana Cecilia Liñeira (10-05-1983, Buenos Aires). Se trataba de un fichaje impensable años atrás para el conjunto de Mutilva, que le ofreció a Miss Ascenso libertad de horarios para compaginar sus dos amores: el baloncesto y ser enfermera. Todavía no sabían en el club que dos años más tarde, y después de lograr el ascenso a la Liga Femenina 2, otra jugadora con pasado en la máxima categoría se pondría su camiseta, Beatriz Royo Torres (29-01-1991, Zaragoza).
Ex del Stadium Casablanca, con el que disputó veinte partidos en la élite del baloncesto nacional en la temporada 2014-2015, la jugadora aragonesa recaló en Pamplona de nuevo hace mes y medio. “Ya conocía la ciudad de mi pasado en el Osés y eso influyó en la decisión”, afirma Royo, que en la última campaña tuvo un papel importante en el ascenso del Hozono Jairis a la LF Endesa. A pesar de ello, en verano no continuó en el club murciano. Pasar de ser pieza clave en un recién ascendido a la élite a hacerlo en un Mutilbasket debutante en la tercera categoría nacional puede generar preguntas entre la gente. Y Bea Royo da una respuesta. “Han sido unos meses en los que he tenido ofertas superiores, la verdad, pero mi prioridad es mi trabajo”, desvela la alero, que es veterinaria en su ciudad natal.
UN REENCUENTRO INTENCIONADO
“Evidentemente hablé con Cecilia para venir, me contó todo desde dentro. La filosofía del club...”, indica Royo. Las temporadas 18/19 y 19/20 coincidieron en un Osés Construcción Ardoi que daba sus primeros pasos en la actual LF Challenge. Hoy, hablan así la una de la otra. “Nos llevamos muy bien, para mí es una gozada jugar con ella”, declara Liñeira, que se deshace en elogios cuando habla de la carrera deportiva y la forma de jugar de Royo. “Tiene un punch que no tienen ni las niñas de 17 años”, dice entre bromas. De forma similar describe la zaragozana a la argentina:“Ha llegado muy lejos en su carrera, se mantiene en forma. Es una maravilla poder jugar con ella”, afirma Bea Royo, que destaca que, sobre todo, “somos amigas fuera de la pista”.
PAPELES DIFERENTES
En un Aranguren Mutilbasket con jugadoras jóvenes y de la casa, las veteranas Liñeira y Royo son la excepción, además de una Olaia Díez de Ulzurrun con la que también compartieron vestuario en Zizur. Hubiera sido una sorpresa que las de Xabi Jiménez se encontraran en los puestos altos de la tabla en la temporada del debut en la LF2. Recién terminada la primera vuelta son penúltimas con tres victorias, la última este pasado sábado. “No es por que esté yo”, bromea Royo, “pero en las últimas semanas el equipo ha mejorado”. “Hace un tiempo dijimos: ‘Ya estamos hartas de perder’. Y este sábado le vi otra cara al equipo”, coincide Liñeira.
Aunque el objetivo principal del equipo sea dar rodaje a sus canteranas, la argentina se niega a que les den por muertas. “Me encanta el gusanillo de la competición. Yo quiero conseguir la salvación y, quien nos dé por descendidas, se equivoca”, indica. Habiendo logrado ascensos con Obenasa, Ibaizabal, Araski, Osés y el propio Mutilbasket, el carácter ganador de Liñeira se empieza a contagiar a sus compañeras. “Ellas imitan, ven... Prefiero jugar bien para que aprendan, antes que dar consejos”, admite. “Yo trato de transmitirles calma en momentos de tensión”, dice Royo, de un “equipo muy joven y con mucho margen de mejora”.
Con un futuro incierto y en el que prima lo laboral a lo deportivo, las aleros siguen disfrutando juntas de su pasión, mientras la inculcan a las nuevas generaciones. Y avisan: “Daremos guerra”.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora