Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Atletismo

Maitane Melero: "Para llegar a un Europeo, hay mucho trabajo y renuncias, pero voy a darlo todo"

La fondista viaja este viernes a Múnich, donde el lunes compite en su segundo Europeo, sin apenas competición en las piernas por la ausencia de pruebas de 10.000

Ampliar Maitane Melero, en una prueba de esta temporada con su club, el Grupompleo Pamplona Atlético.
Maitane Melero, en una prueba de esta temporada con su club, el Grupompleo Pamplona Atléticopamplona at.
Publicado el 12/08/2022 a las 06:00
Rompe con todo lo establecido. Va contra los estereotipos. Roza lo imposible. Maitane Melero, tras tres años plagados de dificultades en lo deportivo y en lo personal, sigue desafiando a la lógica. Y eso supone que se vuelve a enfundar, cuatro años después, la elástica nacional para acudir a un Europeo absoluto. Lo hace vía directa, porque consiguió la mínima con esos 32:08.57 logrados en Pacé (Francia) que le sorprendía a ella misma, dispuesta este año a centrarse en distancias más largas. De ahí que decidiera correr después el Campeonato de España de Media Maratón. Pero durante todos estos meses, Melero no ha encontrado la oportunidad de correr un nuevo 10.000 para testar su forma, por lo que acude a Múnich -sale en la tarde de este viernes 11 de agosto a Madrid en tren y vuela con la expedición el sábado 12- sin saber su forma real. Un nuevo obstáculo que trata de sortear y que, una vez que suene el pistoletazo de salida en la jornada inaugural del lunes en el Estadio Olímpico, olvidará para dar todo de sí misma, como siempre.
¿Con qué expectativas va a Múnich?
Con ganas de disfrutar de esta segunda gran cita del año, después del Mundial.Para todo atleta es una cita ilusionante. Quiero correr en ese estadio tan mítico, el Olympiastadion de Múnich. Además, me acompañan amigos y familia y, después de dos años de restricciones, volver a la normalidad hace especial ilusión.
¿Quién va a ir a verle?
Mi hijo, Ilai, mis padres, mi entrenadora, Sagra (Sagrario Izquierdo), con su pareja, otro amigo de ellos y algunos compañeros. Voy a estar acompañada.
Tiene que ser importante saber que está corriendo y hay un pequeño núcleo en la grada apoyándole.
Sí, en el último Europeo, en Berlín en 2018, fui acompañada por ellos. La pena es que entonces Patxi (Morentin, su anterior entrenador, fallecido en 2020, al que recordó pintándose el brazo con su nombre) no pudo venir. El de 2020 se suspendió por la pandemia. Por eso, volver a un gran campeonato y hacerlo con la familia me hace especial ilusión.
Hace unos años, ¿imaginaba que a estas alturas de su vida iba a estar en un Europeo absoluto?
Si me lo preguntas hace 10 años, desde luego digo que no. Mis circunstancias eran otras por muchos aspectos, mi trabajo, los viajes me limitaban mucho. Estaba en otra etapa de la vida. Mentalmente he cambiado mucho, he aprendido mucho también. Muchas enseñanzas, mucho trabajo. He tenido buenos asesores, como Patxi Morentin o Esteban Gorostiaga que me han acompañado en este camino. Pero hace 10 años, no pensaba que iba a estar corriendo en un Campeonato de Europa con esta edad.
Habla de aprendizajes. Han llegado a través de buenos resultados, pero también de golpes.
Hombre claro, sí sí. Esto son luces y sombras. Ha habido momentos muy, muy bonitos, pero también muy, muy duros. Y he aprendido mucho más de los momentos difíciles, de cuando las cosas no salen. Sobre todo, los últimos años, que han sido un máster -ríe-.
¿Cómo se encuentra de forma?
Es una incógnita, porque llevo dos meses sin competir. Mi última competición seria fue la media maratón del Campeonato de España, que no me salió como me hubiera gustado. Luego paré dos semanas. Fui al Campeonato de Federaciones con lo que llevaba puesto, y considero que tampoco fue una competición real por mi estado de forma. Y ahora es una incógnita porque no hemos tenido competiciones, así de claro. Este verano me ha costado más que nunca. Me gusta el calor, pero a día de hoy, entre conciliar, la familia, el trabajo, los entrenamientos, el calor, los Sanfermines que te cambian la rutina porque mucha gente ha parado y tienes que seguir entrenando sola... Son muchas circunstancias que tienes que gestionar, con el apoyo de la gente que me rodea y a la que estoy súper agradecida: Esteban, Sagra, amigos, compañeros de equipo... Pero la temporada se está haciendo larga y al final pesa.
Ha dicho que no ha tenido competiciones.
Es que no ha habido. Nos estamos quejando de eso todos los corredores del Europeo, quitando los que fueron al Mundial. Los que acudieron a Eugene y han podido correr alguna Diamond League han podido mantener el ritmo de competición. Pero el resto no la hemos tenido. He estado entrenando dos meses pero no es lo mismo, necesitas testarte para saber cómo estás, para tener esa chispa que te da la competición. Llego con esa incertidumbre, porque mi último 10.000 lo corrí en la Copa de Europa en mayo -fue quinta con la mínima europea y marca personal antes mencionada-. Estamos todas las corredoras parecidas, porque en junio se paralizó todo para los que iban al Mundial. Ha habido muy pocas competiciones y en otros países, y con mi situación, no es fácil desplazarse. Le pregunté a mi representante y ha sido muy complicado. Llego en una situación de incertidumbre.
Y tal como es usted, ¿cómo cree que puede responder una vez que llegue la hora?
He hecho algún test en el CEIMD con Esteban Gorostiaga, una simulación para ver cómo puedo estar. Me está costando adaptarme, porque no puedo entrenar cuando quiero, sino cuando puedo.
Después de la Copa de Europa de 10.000, compitió en la media maratón porque tenía el objetivo del Mundial.
Nos enteramos de que se había suspendido dos semanas después por la covid, porque se disputaba en China. Eso también me ha afectado mucho. De haberlo sabido, me habría replanteado las cosas de otra manera. Pero a lo hecho pecho. Para una vez que tengo mínima para el Mundial... -ríe-. También me había guardado las vacaciones para noviembre y diciembre, pero...
Volvamos al Europeo. Le toca abrir el fuego, porque compite el primer día, este lunes.
Ahora casi prefiero haber competido el último -sonríe-. Lo que sí que tengo claro que para llegar a un campeonato así hay mucho sacrificio, esfuerzo y trabajo, muchas renuncias. No te regalan nada. Y una vez que me ponga el dorsal, lo voy a dar todo en la pista. No tengo ninguna duda. El resultado no sé cuál será.

"Toda mi solidaridad con Iker Alfonso y los atletas no seleccionados"

Maitane Melero no dudó en aprovechar la entrevista para acordarse de sus compañeros no seleccionados para el Europeo, caso que tanta polémica ha causado: “Quiero enviar todo mi apoyo y solidaridad a Iker Alfonso y a todos los atletas que no han sido convocados estando dentro de los puestos de ranking seleccionable. Hay mucho trabajo detrás, cuesta muchísimo llegar ahí. Siento impotencia y rabia y no comparto las explicaciones que han dado desde la Federación Española”.
Es llamativa la rebelión, tanto de los que van y los que no.
Ahora mismo por mi salud mental estoy al margen de las redes sociales, porque tengo tantas cosas que gestionar que prefiero mo verlas. Hago el caso justo. Pero eso no quita para que no tenga mi opinión. Ahora quiero centrar mi energías en Múnich. El año pasado, por el tema de los Juegos Olímpicos, me descentré y consumí energías innecesarias. Cuando pase Múnich, según me han comentado atletas de forma directa, haremos algo. Hay alguna propuesta de que esto no puede ir por este camino. Ya decidiremos lo que vamos a hacer o ver qué línea quiere seguir la RFEA en el futuro.
Quieren hacer fuerza juntos.
Creo que falta diálogo, lo que no puede ser es que cada uno vaya por su lado y se cree mal ambiente, eso está claro. Somos un equipo y tenemos que ir a una. Las cosas hay que hablarlas y aclararlas. Están jugando con nuestro trabajo y nuestro esfuerzo. Para el Mundial de Eugene, había 27 plazas para el 10.000, una de las pruebas más difíciles para acceder porque es final directa. Yo estaba la 34 en el World Ranking y en la final había 20 chicas. ¿Dónde estaban las otras siete? Se quedaron esas plazas libres. ¿No se puede tirar de ranking ahí? ¿La Federación no podía haber mandado mi inscripción?
Han sido muchos los atletas que han criticado abiertamente la selección y la forma de actuar de la RFEA.
A mí me parece una injusticia. No comparto las maneras en las que se han hecho las cosas.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE