La Hemeroteca
Hoy puedes ver DN+ sin publicidad, como si tuvieras una suscripción... Suscríbete y será así todos los días.
Suscríbete a DN+
Literatura

“Me encantaría hacerte el amor”

Con la frase de este título arranca la novela corta de la pamplonesa Idoia Saralegui ‘Fantasías absurdas’. Es un mensaje de WhatsApp de un hombre a su amiga desde hace 20 años. ¿Qué haría usted?, ¿le contestaría?, ¿o dejaría esa amistad?

La pamplonesa Idoia Saralegui presentará la novela el día 28 en la librería Abárzuza de Pamplona.

La pamplonesa Idoia Saralegui presentará la novela el día 28 en la librería Abárzuza de Pamplona.

calleja
12/10/2016 a las 06:00
Se imagina que un amigo, o una amiga, de los de toda la vida, de los que conocen prácticamente todo de usted y con los que ha hablado de también prácticamente todo, le escribe como mensaje el título de este reportaje y se lo envía por móvil?, ¿cómo reaccionaría?, ¿le contestaría igualmente por mensaje?, ¿o le llamaría?, ¿seguirían siendo amigos?, Fantasías absurdas fue un cuento de 5 páginas que se convirtió en una novela corta de 120. Ambos tienen la misma autora, la pamplonesa Idoia Saralegui, que un día cualquiera se descubrió hablando con sus amigas de cómo el WhatsApp, la aplicación de mensajería instantánea de móvil, ha cambiado la manera de relacionarse; de cómo se puede llegar a ser más impúdico; de que hasta la forma de expresarse es diferente por no tener al interlocutor enfrente; e incluso de que, si Romeo y Julieta hubieran tenido móvil, no habrían sufrido aquel final tan dramático.

Con esa premisa, Saralegui empezó a escribir el cuento, iniciándolo con ese WhatsApp “un poco intenso”: el “me encantaría hacerte el amor” que Salvador escribe a su amiga Irene, a la que conoce desde hace más de veinte años. “Quería probar”, explica Saralegui, “que el WhatsApp es una forma de comunicación que estamos sondeando ahora, que todavía no conocemos demasiado y de cómo están cambiando los métodos de relación. Más que una historia romántica es una historia de sentimientos marcada por los mensajes que se envían entre ellos”. Lo dice ahora que se ha convertido en novela corta, premiada por la Asociación de Escritores de Romántica. A finales de esta semana Fantasías absurdas llega a las librerías y lo presentará en la pamplonesa Abárzuza el 28 de octubre (19 horas). Hace ya un mes que puede adquirirse para ebook.

Trabajar en esta novela le ha permitido reflexionar sobre qué nos estamos perdiendo con las relaciones por mensaje. “Al no decir las cosas cara a cara, la comunicación es más abierta pero no necesariamente más franca, porque no te relacionas igual sin saber si la otra persona se está riendo, cómo está contestando, cómo ha reaccionado a lo que le has escrito... Y sobre todo es mucho más inmediata: el WhatsApp es una herramienta que la tienes en el bolso y que en cualquier momento puedes ver. Y, en cambio, cualquier otro tipo de comunicación necesita una pausa aunque solo sea para verte hablar, contestar...”. Sin contar, además, que los WhatsApp siempre dan para malentendidos. “Veo a mi hija mayor, de 19 años, chateando con cinco grupos a la vez y me pregunto cómo hace para acordarse de lo que dice cada grupo, de lo que está pensando... Por eso creo que invita a más malentendidos: es una relación menos centrada con la persona con la que te estás comunicando”. Y pone un ‘pero’, positivo: “Es algo nuevo que tenemos que aprender: está ahí y cada vez es más habitual y más intensa la manera de relacionarse”.

Fantasías absurdas. ¿Absurdas? “Los métodos de comunicación son más absurdos y estamos hablando de una historia de amor, digamos imposible, más fantasiosa que real. Con lo que es absurdo entrar en las fantasías”. ¿Y qué ha aprendido ella con su novela? Ríe al contestar: “¡Que tengo que explicar a mis hijas que no hay que decir lo primero que se te pase por la cabeza cuando tienes el teléfono en la mano! Aunque creo que eso también nos viene bien recordarlo los demás. La comunicación tiene que seguir siendo comunicación, tiene que ser pensada”.

Para Saralegui ésta está siendo una época “muy intensa y bastante inesperada en el tema literario”. La comenzó en diciembre de 2014, al publicar La proposición de Carola, una historia de amor entre dos amigos, Carola y Alejandro. Era su primera novela, pero realmente llevaba escribiendo desde siempre, así que a aquella siguió otra, sobre la hermana de Carola, que, no obstante, decidió aparcar momentáneamente. Pero tampoco paró: comenzó otra, El efecto libélula, y cuando la estaba terminando la envió a un concurso literario, quedó finalista y se publicará a principios de año.

Entre medio, este pasado enero y “por aquello de parar” -participaba en el libro 24 relatos navarros de otros tantos escritores o nacidos o residentes en Navarra publicado en abril-, se presentó a otro certamen literario con el cuento Fantasías absurdas, con el que quedó finalista y fue publicado y que para el concurso de la Asociación de Escritores de Romántica convirtió en esta novela corta.
 
La piña del grupo de escritores de Navarra
 

Reconoce estar disfrutando mucho. “Es un extra en mi vida: algo que era un hobby ha salido al exterior, y me está pareciendo una experiencia riquísima”. No habla solo de escribir. También de participar en grupos de escritores. “El de navarros es un grupo estupendo que dinamiza mucho, muy abierto a colaborar unos con otros”. Conoce igualmente grupos de escritoras a nivel estatal, de lecturas conjuntas, de encuentros, charlas... Tiene la sensación de que el de Navarra ha hecho piña: se acompañan en las presentaciones, se escriben por Facebook, se juntan a cenar, se plantean asociarse... Están “en la misma batalla y ¡qué bueno es compartirlo!”. “Y me parece de una generosidad brutal que quienes ya son un nombre, publicando hace muchos años, nos hayan acogido a los nuevos”. Participar en el grupo ha aportado a Saralegui leerles. Porque antes lo hacía, pero a unos pocos, y ahora ha ampliado ese abanico. “He encontrado una variedad tremenda, y a escritoras de auténticas maravillas”.

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra