Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Fotografía

Una fotografía del corellano Eduardo Blanco, seleccionada en el Wildlife Photographer of the Year

La imagen, tomada en su pueblo el verano de 2021, juega con un gato dibujado en un mural y una salamanquesa real que se colocó sobre la cabeza del felino

Ampliar La fotografía de Eduardo Blanco Mendizábal nominada en el certamen.
La fotografía de Eduardo Blanco Mendizábal nominada en el certamen.
Publicado el 11/01/2023 a las 06:00
'Vida y arte'. No pueden ser más certeras las dos palabras que el fotógrafo corellano Eduardo Blanco Mendizábal eligió para titular la fotografía que tomó en su pueblo el verano de 2021: vida, la de la salamanquesa que reptaba por la pared de un edificio de la plaza del Ayuntamiento, y arte, el utilizado para crear el gato que formaba parte del mural de esa pared -¿o era la salamanquesa la dibujada y el gato el real?-. 'Vida y arte' le están dando ahora satisfacciones: está nominada en el Wildlife Photographer of the Year, el concurso de fotografía de naturaleza más famoso del mundo, en el que el jurado la ha seleccionado junto a otras 24 imágenes para que el público elija sus favoritas. La votación, a través de https://www.nhm.ac.uk/wpy/peoples-choice, se acaba el 2 de febrero, y siete días después, el 9, se conocerán los cinco ganadores.
Este certamen lo convoca el Museo de Historia Natural de Londres -antes lo convocaba también la BBC-, y en esta edición se presentaron más de 38.000 imágenes de fotógrafos de 93 países. Aunque a Blanco le está yendo bien en los últimos años en concursos internacionales -solo en este pasado 2022 ganó un absoluto en Italia, fue premiado en Alemania, en el MonPhoto de Lloret de Mar con una fotografía del volcán de Cumbre Vieja (La Palma)...-, reconoce que el Wildlife Photographer of the Year es el concurso al que los fotógrafos de naturaleza les gusta especialmente presentar sus trabajos. De hecho, ya estuvo nominado para esta parte del concurso, que se produce después de que el jurado haya elegido las dos fotografías ganadoras: considera que hay otras que podía haber sido premiadas y, tras elegirlas, da la oportunidad de que el público decida con sus votos las cinco favoritas.
Que esta fotografía tomada en su pueblo haya llegado a Londres -ya ha sido proyectada en el Museo de Historia Natural- le ha hecho especial ilusión a Blanco (Corella, 25 de enero de 1977, 45 años), teniendo en cuenta la historia que hay detrás y que se remonta a la pandemia, a cuando el Ayuntamiento contrató al artista corellano Rafael González Ruiz para hacer un mural que representara la situación del confinamiento por el covid-19, con vecinos de un edificio asomados a ventanas y balcones - incluso hay una persiana bajada que recuerda a quienes murieron- y un par de gatos. Un mural que “da una vida especial a ese rincón”, en palabras del fotógrafo, con más de un centenar de premios en certámenes fotográficos nacionales e internacionales, uno de los cuatro fotógrafos españoles elegidos para el proyecto 'Objetivo Pura Vida' de la Embajada de España en Costa Rica y autor de varios libros de fotografía, naturaleza y viajes.
La cuestión es que el verano de 2021, sabiendo que en época de calor es fácil ver salamanquesas reptando por las paredes, se planteó esperar a ver si una de ellas se colocaba en un sitio que ofreciera una escena fotografiable, algo interesante. La salamanquesa es un pequeño reptil inofensivo muy típico de las noches de verano, muy común encontrarla buscando insectos en fachadas y paredes de edificios.
“Estuve sobre todo en la zona de los gatos, que parecía más natural, jugando a este efecto que hace como trampantojo. Porque la gente cree al principio que el gato es de verdad o que la salamanquesa también está pintada, un tiempo de retardo hasta que se comprende la foto”. Y es que, añade, “este tipo de fotos funcionan bien cuando hay un juego entre el autor y el espectador”.
No fue una fotografía que lograra en una única noche, sino que necesitó un trabajo previo, desde tener la idea hasta averiguar en varias visitas nocturnas sobre qué hora aparecían, por dónde caminaban... y esperar el momento en que la salamanquesa se colocara sobre el gato para lograr el efecto deseado: que el felino la mirara, parada a un centímetro de su cabeza.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora