Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Encuentros 72-22 

El filósofo alemán Hartmut Rosa propone la “resonancia” para combatir la alienación

El filósofo y sociólogo explicó ayer en Pamplona su diagnóstico de la sociedad actual: “Estamos siempre corriendo pero no llegamos a ningún sitio”

Ampliar Hartmut Rosa, junto a la también filósofa Georgina Rabassó
Hartmut Rosa, junto a la también filósofa Georgina RabassóJesús Caso
Publicado el 18/10/2022 a las 06:00
El filósofo y sociólogo alemán Hartmut Rosa abordó ayer por la tarde 'La cuestión de la tecnología' en un diálogo que mantuvo con el filósofo chino Yuk Hui, quien intervino por 'streaming'. Horas antes, Rosa expuso su análisis de la sociedad contemporánea, que vive sometida a una aceleración que crece sin cesar.
Rosa definió esta tendencia como “estabilización dinámica”: “Para mantener los sistemas sociales actuales, las pensiones, la sanidad… Tenemos que ir cada vez más rápido e innovar constantemente”, explicó. Para el pensador alemán, esta “lógica de crecer y acelerar para mantenernos donde estamos” también se ha implantado en China. “Es una sociedad capitalista que se basa en la competencia. En la cultura china, el crecimiento es muy importante”, resaltó.
La idea está muy presente en los discursos políticos. Como ejemplo de ello, Rosa rescató una frase de la nueva primera ministra británica, Liz Truss: “Necesitamos crecer, crecer, crecer”. Una consigna que también ha lanzado el nuevo Gobierno alemán, liderado por el socialdemócrata Olaf Scholz. Todos los mensajes insisten en la misma dinámica aceleradora: “Tenemos que producir más, consumir más... Estamos siempre corriendo, pero no llegamos a ningún sitio”, señaló Rosa.
AGRESIÓN Y RESONANCIA 
En su análisis social, el filósofo alemán expuso otra idea clave: “El modo dominante en nuestro mundo es el de la agresión”. Esta agresividad se manifiesta a varios niveles: “Somos agresivos con la naturaleza, a la que explotamos y contaminamos; cada vez hay más agresión entre los partidos políticos y somos cada vez más agresivos hacia nosotros mismos”.
Hartmut Rosa apeló a los problemas de salud mental, “como el agotamiento emocional o la depresión”, como un síntoma de esa agresividad: “En el mundo occidental los jóvenes nunca se sienten suficientemente guapos o inteligentes, siempre les falta algo”. A nivel general, el modo agresivo de actuar ha acabado dando lugar a una “alienación”, que Hartmut Rosa definió como “una manera errónea de estar en el mundo y de relacionarse con el mundo”.
El filósofo lo expresó con el siguiente ejemplo: “Una persona en estado de alienación puede tener mucho dinero, amigos, una casa muy bonita... Pero ha perdido la capacidad de sentirse conectada con lo que tiene”.
En los últimos años, Hartmut Rosa ha buscado un concepto contrario a la alienación: la “resonancia”, a la que definió como “otro modo de estar en el mundo que no se basa en la dominación o el control, sino en la escucha y la capacidad de dar una respuesta”. Según explicó, esa resonancia da comienzo “cuando algo —ya sea una idea, una música o una persona—, te mueve, te toca o te llama. Es como oír una llamada”. Tras dar respuesta a ese llamamiento, la persona experimenta una transformación: “Cuando estás en resonancia con algo, ese estado te cambia, ya no eres la misma persona”, aseguró Rosa.
El filósofo puso en relación este concepto de resonancia con las nuevas tecnologías: “Siempre las utilizamos con la esperanza de que nos van a dar una mayor resonancia, porque a través de ellas podemos acceder a partes del mundo desconocidas. El motor de todo eso es el anhelo que tenemos de conectarnos con el mundo”. Sin embargo, la tecnología también se puede convertir en un “obstáculo”.
En concreto, Rosa se refirió a los teléfonos inteligentes, “que se han convertido en el modo principal de interactuar con el mundo, pero en realidad es una manera muy reducida de hacerlo, porque la pantalla del móvil siempre es la misma superficie, lisa y sin contornos”. Por ello consideró que el uso de los teléfonos también está llevando a la alienación. Ante esta situación, invitó a “buscar el equilibrio” en el uso de las tecnologías.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora